Search
Saturday 25 February 2017
  • :
  • :

Quien Enseña…

Quien Enseña…

Por Lic. M. Joel Vera Terrazas, vera_abogados@yahoo.com.mx*El escándalo en la secundaria Nicolás Romero 1 de Zitácuaro, donde trabajador es señalado por la relación sentimental con una menor alumna de la institución. Historia que trae recuerdos de otros casos y las autoridades y las complicidades tapaban todo.

Es así que, la intención de la progenitora no permitió que la relación generara daños más en la victima, solo psicoemocionales; sin embargo, la menor no es la responsable de tan grave situación permitida por los directivos, ya que el responsable es el pervertido victimario que tiene el poder mental para frenar situaciones de esta naturaleza.

En virtud de que los padres dejan en guarda y custodia a los alumnos para que se generen las condiciones de seguridad, y desarrollo del interés superior del menor, más no así para abusar. Y, gracias a la comisión de derechos humanos fue que salieron a la luz pública las perversidades de quienes educan a la niñez.

Ahora, resulta que el victimario es familiar de un líder sindical, quien dice que van echar andar la maquinaria magisterial para defenderlo. Claro está, que por eso los directivos fueron omisos en sus funciones, ya que el lacayismo y la impunidad tiene más peso, que el interés superior del menor. ¡Caray!

El analfabetismo pretendió linchar a la menor de ser la responsable de lo que sucedió, cuando el victimario le lleva 30 años de edad, e inclusive la capacidad de manipulación la tiene más desarrollada y en él estaba contener la situación.

Grave está que quienes están enseñado la “congruencia” son los que violentan los valores, qué están formando, más allá de las sanciones penales del infractor, debe salir también el director de ese plantel, en virtud de que por omisión trasgredió los derechos humanos, ya que la víctima, ante la dilación y la falta de interés, tuvo que acudir a la Visitaduría de Derechos Humanos para hacer prevalecer el interés del menor.

Cierto es, que hubo una duplicidad de violaciones a los derechos humanos, por lo tanto, la CEDH, tuvo que entrarle al asunto, en virtud de que no hubo respuesta a la madre de la menor. ¡grave, grave!

E inclusive, en un comunicado estructurado por mentes perversas intentaron censurar el derecho fundamental de la libertad de expresión, con autoritarismo puro que los caracteriza, con radicalismo, exhortan a medios de comunicación y al pueblo a no fijar ninguna postura y que se abstenga de emitir comentarios que afecten a las partes en conflicto. Claro está que la única víctima es la menor de edad.

Esto, no es más que bajeza y falta de profesionalismo de quienes dicen educando con el ejemplo, dice Eduardo Galeano: en la escuela el plomo aprende flotar y corcho a hundirse, las víboras aprenden a volar y las nubes arrastrase por los caminos. Por ello, se alimentan la falta de escrúpulos y el canibalismo humano. ¿No creen?

Discurso Leguleyo…

Este domingo pasado se festejó el centenario de la constitución política. Todas las autoridades en los tres niveles de gobierno generaron sus espectáculos de nuestra máxima ley en el país, en algunos casos, quienes vanagloriaban han traicionado a los principios básicos de la constitución.

Es más, hablaron con probidad de la legalidad y estado de derecho con una desfachatez utilizaron el lenguaje de honestidad y respeto a los derechos del hombre. Discursos de que han cumplido y respetado y si no que el pueblo me lo demanda. ¡Así, los asesinos de México dicen ser prócer del respeto al contrato social! ¡Caray!

Que cinismo de los empleados públicos cuando el país se desmorona por la falta de respeto y aplicación de la carta magna, el fin es distraer a la población ya que en la práctica no se aplica.

Luego, de unas reformas estructurales en la constitución no hay nada que festejar, si no salir de la zona cómoda para iniciar las luchas en las calles, la indignación es tal que la sociedad, ya no participa en eventos de esta naturaleza, el pueblo tiene hambre, ocupa atención médica, ocupa empleo para mantener a sus familias, por lo tanto  la decenas de derogaciones no son más que la protección de intereses.

Y, todavía hay quienes dicen que lo mejor es hacer otra constitución. No, cuando su problema es que no se aplica y se aparta la autoridad del deber. Cierto es, que la carta magna ha sido reformada infinidad de veces por nuestros empleados. Sin embargo, desde mi observador se necesita un rediseño de hábitos del legislador y ejecutor de la norma. ¡No creen!

 

Señal Bohemia…

 

Por donde quiera que vaya,

En la tierra, en el sol, en el fuego

Esta frágil

¡Ah!

Vivir, en el otoño.

Comments

comentarios