Search
Saturday 25 February 2017
  • :
  • :

La Feria de Zitácuaro, de Más a Menos

La Feria de Zitácuaro, de Más a Menos

Por Ricardo Rojas Rodríguez*Zitácuaro.- En contra de lo que dicen las cifras oficiales, los comentarios de los ciudadanos y de quienes adquirieron espacios en la feria para vender diversos productos y hacer negocio, la feria que recién terminó el domingo dejó mucho que desear.

Inclusive, en comparación con la del año pasado, organizada por la misma administración municipal y el mismo titular de patronato, hubo menos asistencia. La gente no se sintió atraída porque los eventos no fueron tan llamativos.

Y es que la feria cayó en un bache, porque presenta lo mismo de siempre, lo ya visto y que a la mayoría de la población le aburre: algunos stands de comida, dependencias municipales, los mismos juegos mecánicos. Nada nuevo.

De hecho, hasta los artistas del palenque fueron menos atractivos, con excepción de Napoleón y Flans. De hecho, ni baile de feria hubo. El Teatro del Pueblo hubo días en los que no presentaba a nadie. Así, ¿para que ir?

Las cifras que daban los boletines oficiales hablaban de miles de asistentes a diario. Pero en los hechos, salvo los fines de semana, los demás días era poca, muy poca la presencia de visitantes.

El año pasado, la expectativa de que el festejo regresaba a sus fechas tradicionales, y el hecho de que una nueva administración organizaba la feria, atrajo la atención. La gente tenía deseos de confiar que las cosas iban a cambiar para bien.

Pero no. Este año, pese a la experiencia de Pedro Ricardo Muñoz, quien también organizó la feria del año pasado, el evento no mejoró. Por el contrario, todo parece indicar que vino a menos.

Además, parece que la feria perdió su identidad, no sabe qué es. Y es que la tradición histórica liberal de la fiesta hablaba de conmemorar la promulgación de la Constitución de 1857 (y después también la de 1917, que este año cumplió un siglo).

Pero no, esta feria no tuvo que ver con la Constitución, porque prácticamente nada hizo referencia a ello, ni siquiera en los marginales eventos culturales que se hacían en los últimos años.

Se le llama Monarca. Seguramente en relación a la mariposa que cada año viene a hibernar a la región Oriente. Pero, además del nombre, ¿qué eventos, actividades o imágenes de la feria tuvieron que ver con el lepidóptero? ¿Entonces?

¿Qué caracteriza a nuestra feria? No la corrida de toros, que no hubo; tampoco la exposición ganadera, que tampoco se dio; mucho menos el palenque, con unos pocos artistas de “medio pelo”. ¿Los juegos mecánicos? No, tampoco, porque son los mismos de siempre, sin novedades y caros para la mayoría de los zitacuarenses.

No hubo baile de feria, no un buen Teatro del Pueblo, que también dejó mucho que desear. ¿Qué actividad caracterizó la fiesta de Zitácuaro? No. Es difícil dar una respuesta a esta cuestión.

En fin. La feria se acabó. Generalmente, la organización del evento medio paraliza a la administración municipal, porque algunas dependencias, personal y funcionarios están concentrados en algunas actividades.

Pero ahora que terminó, inclusive la atención de la Opinión Pública se concentrará de lleno, otra vez, en la diaria realidad. Y el Ayuntamiento tendrá que redoblar el paso, porque comenzará a sentir, nuevamente, la presión social; en especial por las obras pendientes de concluir, como la de la avenida Revolución.

Sin embargo, todavía está pendiente también que el patronato entregue las cuentas de la feria. Es decir, cuánto entró, cuánto salió, cuánto se ganó o cuánto se perdió. Ojalá y que haya claridad, porque hay duda del dinero del erario que se destinó a la organización del evento, del que nadie parece saber nada. En fin. Esperemos…

Conciencia Ecológica

En la anterior entrega destacamos la falta de responsabilidad ecológica de partidos, de intereses económicos y de las propias autoridades. No todo es malo, hay buenos ejemplos que nos dan los propios habitantes del medio rural. Veamos:

¿Qué tienen en común San Juan Zitácuaro, Carpinteros y Donaciano Ojeda? Además de ser consideradas comunidades indígenas y de que se encuentran dentro del municipio de Zitácuaro, también se trata de localidades que en diversos momentos han gozado del reconocimiento nacional por la conservación y restauración de sus bosques.

En los últimos años, cada vez un mayor número de comunidades o de pobladores se han interesado por el cuidado del medio ambiente. Si bien se hace aprovechamiento de los recursos naturales, también se ha buscado tener un aprovechamiento sustentable, que permita obtener un beneficio, pero sin generar un desequilibrio ambiental.

Sabemos que no siempre es así. Podemos mencionar, a nivel local, muchos ejemplos. Pero en esta ocasión se trata de reconocer la labor de quienes sí hacen algo en pro de su entorno, de conservar los recursos naturales con que cuentan.

Estas comunidades han iniciado acciones, desde vigilancia forestal, labores de remediación, hasta manifestaciones para exigir se cuide, se evite y sancione el daño, la sobreexplotación o saqueo de recursos.

Y aunque las comunidades mencionadas son las que han participado en las convocatorias nacionales, también hay quienes solo se han dedicado a buscar la forma de contrarrestar el daño causado, no por ellos, pero intentan contribuir de alguna manera.

En ese caso está Nicolás Romero, que el pasado lunes fue considerada ejemplo a nivel nacional. Así lo dijo la representante de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp) de visita en el municipio.

¿Por qué?

A manera de reconocimiento por la conservación y rescate de sus bosques con la plantación de 10 mil plantas de oyamel, en el mes de mayo del año pasado. Esta acción fue realizada en dicha tenencia gracias a la donación de la empresa holandesa Land Life Company de cocoons, una nueva tecnología para la plantación.

Se trató de la reforestación de una zona devastada por los incendios o porque la tierra fértil fue arrasada por la lluvia, lo que complicaba la plantación de los árboles de manera común.

Nueve meses después, directivos de la empresa, autoridades ambientales, prensa nacional y habitantes del lugar dieron testimonio de la supervivencia del 90 por ciento de los árboles plantados con esta tecnología.

Los cocoons permiten que los árboles y las plantas crezcan en condiciones áridas, como este caso, y su costo es hasta diez veces más barato que la plantación tradicional.

Este lunes, en Toma de Agua se dio la culminación a este proyecto para el que la tenencia fue seleccionada, por lo que acudieron directivos de la empresa, acompañados de representantes de medios de comunicación nacionales. Lo notorio fue el segundo desplante del gobierno municipal a la empresa y al proyecto.

Cierto, como lo hemos dicho en diversas ocasiones, que las acciones en beneficio del medio ambiente tienden a no ser populares. Así, las únicas ocasiones que a los gobiernos se les ve involucrados, para tomarse la foto, es en las jornadas de reforestación, lo cual ni siquiera ocurrió al inicio del proyecto y al concluir tampoco.

¿Reestructurar Para Pagar más?

Se supone que la reestructuración de la deuda que planteó el gobernador Silvano Aureoles Conejo al Congreso, en diciembre pasado, era para aliviar la carga al erario del estado. Sin embargo, todo parece indicar que no.

Los diputados habían sido reacios a analizar la propuesta. Se hacían del rogar, por aquello de que cada que se reestructura, se les da a los legisladores un “estímulo” para que voten a favor.

Pero este martes que se realizó la reunión para analizar la reestructura, el resultado es que si se hace la renegociación, como lo plantea el gobernador, en lugar de pagar 24.5 mil millones de pesos de capital e intereses, se crecería a 36 mil millones de pesos. Buen negocio, ¿no?

En teoría la propuesta de reestructura plantea bajar la tasa de interés actual. Pero a cambio de ello, el plazo se ampliaría, lo que en realidad haría crecer la deuda 11.5 mil millones de pesos, sólo de intereses.

¿Qué significa? Que se pagaría la deuda al estilo Elektra: pagos chiquitos, pero un interés gigantesco. ¿A quién le conviene esto? A los michoacanos no. Quizá a Silvano, porque reciba una “gratificación” de las instituciones bancarias por regalarles dinero. ¿Se aprobará esta leonina reestructuración? Veremos…

Comments

comentarios