La Deuda que no es Deuda

Por Ricardo Rojas Rodríguez*Zitácuaro.- En la nota principal de la edición pasada publicamos una nota en la que informamos sobre el crédito que el Ayuntamiento adquirirá por 85 millones de pesos. Esto es, se recibirá un préstamo, que se tendrá que pagar, lo que se traduce en una deuda. Sin embargo, el tesorero municipal dice que no, que esto es mentira.

La información la compartimos también con el diario estatal, Cambio de Michoacán. Ahí el tesorero, Bernardo Razo Dorantes, envió una aclaración en donde señala que el cabildo no aprobó ningún endeudamiento, y mucho menos por la cantidad referida.

Reconoce que se van a recibir 85 millones de pesos, como un “adelanto” de participaciones federales, vía el Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos S.N.C. (BANOBRAS), para la ejecución de obras en comunidades marginadas del municipio (esto último también lo mencionamos en nuestra nota).

Otra “aclaración” que hace es que los 11 regidores que asistieron a la sesión en la que se aprobó el crédito-que-no-será-crédito, votaron a favor, sin hacer ninguna anotación en contra. Y señaló que las actas podían ser consultadas en la Secretaría del Ayuntamiento.

Entonces, en resumen, el tesorero dice que no se va a pedir ningún crédito, que no se va a endeudar al Ayuntamiento con 85 millones de pesos, garantizados con las futuras participaciones federales.

También, señala que lo que pasará es que el municipio recibirá dinero de BANOBRAS, y que ningún regidor anotó ninguna inconformidad en el acta de la sesión en la que se trató este tema. Es decir, la información que publicó Primer Plano es falsa.

Veamos qué es lo que dice el acta el cabildo, que es un documento oficial, en el que este medio basó la información que se publicó en la edición anterior (cuya imagen compartimos en este espacio, para mayor aclaración).

El acta del 27 de enero dice que los regidores, que ya habían autorizado, en diciembre de 2015, el contratar un crédito, del que se modificaba la cantidad, para quedar en 85 millones de pesos.

Dicha acta nunca menciona que el dinero se los va a proporcionar BANOBRAS, ni que será un adelanto de participaciones. Lo que se discute es un CRÉDITO. Y se aclara que se “contratará” con una institución de crédito “o integrante del sistema financiero que ofrezca las mejores condiciones de mercado”.

Y se reitera: “un crédito, a tasa fija, hasta por la cantidad de $85,499,246 (OCHENTA Y CINCO MILLONES CUATROCIENTOS NOVENTA Y NUEVE MIL DOSCIENTOS CUARENTA Y SEIS 00/100 M.N.)”.

En el acta, que fue lo que aprobaron los regidores, se habla claramente de un crédito. Y no de BANOBRAS, sino con otra institución. Y tan es un préstamo que el Ayuntamiento va a pedir, que se reconoce que habrá una tasa de interés.

Obvio, como en todo préstamo, se tendrá que pagar un rédito por el dinero que se recibirá. Entonces, ¿es o no una deuda que adquirirá el Ayuntamiento? Se podrá decir de otra forma, con florecitas, pero a final de cuentas eso es. ¿O no?

Es cierto que se garantizará con las participaciones federales que el municipio recibirá este año y lo que le resta del 2018. Inclusive, hay la intención de liquidarlo antes de que termine la administración. Eso también lo mencionamos en la nota

También señalamos que el dinero se utilizará para realizar obras de infraestructura en comunidades pobres. Pero de que es una deuda, lo es. Inclusive, creemos que esta medida es en respuesta a la baja de participaciones y apoyos estatales y federales, a consecuencia de la crisis por la que atraviesa el país.

Entonces, el alcalde Carlos Herrera Tello quiere continuar con el ritmo de obras que realizó el año pasado, cuando el gobernador Silvano Aureoles le abrió la llave de los recursos extraordinarios, que ya se agotaron.

Por otro lado, respecto a que ningún regidor hizo anotaciones de inconformidad en el acta, como señaló el tesorero, no es así. El documento al que nosotros tuvimos acceso (y que le compartimos en esta entrega, se ve claramente como hay una inconformidad escrita a puño y letra, a un lado de la firma.

Si así son las cosas, ¿para qué negarlas? La transparencia se trata de decir qué y cómo se hacen las acciones al interior de la administración pública, que se maneja con nuestro dinero. Lo que sí se debe de tener cuidado es en utilizar bien ese dinero y, sí, pagarlo, para no heredar una pesada carga a la administración que sigue…

El “Destape” de Silvano

A Silvano Aureoles Conejo le agarraron las prisas, con eso de la desbandada de perredistas que amenazan con dejar casi vacío al ya de por sí decadente PRD, y se vio obligado a “destaparse” como aspirante a la candidatura de su partido a la presidencia de la República, mucho antes de lo que hubiera deseado.

Sí. Falta poco menos de año y medio para las elecciones y al menos casi un año para que se definan los candidatos a la presidencia. Pero el coordinador del PRD en el Senado madrugó a su propio partido al declarar abiertamente que apoyará a Andrés Manuel López Obrador y no al abanderado de su partido.

Fue como un balde de agua fría al PRD y al propio Silvano, que ya hace semanas había comenzado a operar para que las tribus de ese partido, a nivel nacional, le diera su apoyo. Tuvo que acelerarse y, creemos, cometió un error.

Cierto que se sabe que los Chuchos ya contemplaban la posibilidad de apoyar a Silvano a cambio, claro, de no quedarse fuera de la jugada. Pero la mayoría de los perredistas; inclusive, en el estado, vieron mal el “destape” de Silvano.

Ahora que ya abrió la boca, al gobernador no lo queda más remedio que acelerar la negociación para hacerse con la candidatura. Pero mientras más fuerte se haga como aspirante a la presidencia, más débil será como mandatario, porque muchos sectores sociales lo verán como el que ya se va, por lo que acuerde ya no lo va a cumplir.

Muchas versiones se han desatado, a raíz del destape. Los priistas en el Congreso lo acusan de que meterá mano en el presupuesto estatal, para fortalecer su pre-precandidatura. La senadora panista, Luisa María Calderón, hermana del expresidente Felipe y cuñada de la aspirante de Acción Nacional, también a la candidatura, ya hizo declaraciones fuertes.

Dijo que el destape le fue ordenado por el presidente Enrique Peña Nieto, con quien se habría comprometido a lanzarse como candidato del PRD, para quitarle votos y apoyo a Andrés Manuel López Obrador.

Como sea, Silvano quedó en evidencia, nuevamente. Afirmó que terminaría su mandato como gobernador, porque eso era más importante que su carrera política. Pero antes de cumplir siquiera media administración, ya ha planteado su salida.

No es novedad, sino lo mismo de siempre: lo hizo como diputado federal, para ser alcalde de Zitácuaro. Y luego dejó este cargo, para irse de funcionario estatal. Luego, como senador, dejó dos veces el cargo para disputar elecciones que perdió.

Y para ser gobernador dejó la diputación federal. Es decir, nunca cumple, le importa más su carrera política y por eso salta de un cargo a otro…

Comments

comentarios