Los Candidateables y su Declaración 3 de 3

Por Ricardo Rojas Rodríguez*Zitácuaro.- Ni Antonio Ixtláhuac Orihuela, diputado federal, ni Mary Carmen Bernal Martínez, legisladora local, han hecho públicas sus declaraciones patrimoniales; ambos son políticos vigentes y posibles candidatos en las elecciones del próximo año. Entonces, ¿Por qué no transparentan desde ya sus propiedades, sin quieren que la gente confíe en ellos?

El movimiento ciudadano 3 de 3, que inició desde antes del pasado proceso federal electoral, es un reclamo a nuestros políticos para que nos digan qué tienen, cuánto ganan y de dónde lo obtienen; Es decir, que le den cuentas a la gente a la que se supone que sirven.

Se trata de una solicitud normal, nada del otro mundo. Cuando una persona común solicita un empleo y llena una solicitud, entre la información que se le pide está esa: qué tiene, cuánto gasta, cuánto desea ganar, cuántas deudas tiene.

Es lógico, entonces, que, si un político quiere aspirar a un cargo de elección popular y quiere nuestro voto, nuestra confianza, que nos diga cuáles y cuántas son sus posesiones y de qué vive. ¿Por qué no lo entienden? ¿A qué le tienen miedo?

Dar a conocer públicamente la 3 de 3 (declaración patrimonial, de intereses y fiscal) no es obligatorio legalmente, porque los mismos diputados federales (entre los que se encuentra Antonio Ixtláhuac) se negaron a establecer este requisito en la ley.

Así que, si bien la ley no lo exige, si es una obligación moral, con los ciudadanos, que los políticos sean transparentes. En especial, debería de ser un requisito indispensable para quienes aspiran a ser candidatos en la elección de 2018, cuyo proceso ya por iniciar.

Tanto Antonio Ixtláhuac Orihuela, como Mary Carmen Bernal son candidateables, porque ambos son jóvenes y están vigentes en sus respectivos partidos. Es lógico que buscarán nuevos espacios cuando terminen sus encargos en los congresos federal y local.

Ixtláhuac se maneja como posible aspirante a la candidatura a la senaduría. Sería un paso lógico para uno de los pocos priistas que ganaron en las pasadas elecciones federales. Y él mismo ha emprendido la política como forma de vida.

Claro que la senaduría estaría peleada, porque los viejos y anquilosados liderazgos priistas michoacanos querrán esa candidatura, que será la cereza del pastel electoral del próximo año.

Ahí, Ixtláhuac tendrá mucha competencia de priistas. Y aunque no pueda obtener la candidatura a la senaduría, es casi seguro que tendrá una posición en el próximo proceso. Otro espacio deseable es el de la presidencia municipal de Zitácuaro, en donde no tendrá tanta competencia al interior de su partido, porque no hay mucha tela de donde cortar.

Como quiera que sea, Ixtláhuac ya hizo como que “la Virgen le habla”, en el pasado proceso electoral, en donde se la llevó de a muertito y no dio a conocer su 3 de 3. Ha vivido de la política toda su vida. No ha tenido un empleo que no haya sido como funcionario o servidor público.

Entonces, lo que tenga o no, lo ha obtenido de ahí. ¿Qué tiene? ¿Cómo vive? ¿Qué intereses tiene? Es algo que Antonio Ixtláhuac debe de dar a conocer públicamente, si quiere seguir vigente en este juego de la política.

Lo irónico es que si bien él no ha cumplido con la 3 de 3, otros compañeros diputados federales suyos sí lo han hecho, como Ivonne Ortega Pacheco, quien en el pasado fue gobernadora de Yucatán.

En este medio le hicimos la solicitud formal a Antonio Ixtláhuac Orihuela de presentar su 3 de 3, vía Twitter, desde la plataforma de esta organización. Esperamos respuesta positiva de nuestro diputado federal.

Igual sucede con Mary Carmen Bernal. Antes de ser nuestra diputada local fue regidora del Ayuntamiento. Es decir, ya ocupó antes un cargo de elección popular y desempeña otro.

Y, sin embargo, no ha hecho pública su declaración 3 de 3. ¿Por qué? Ella también podría tener un cargo de elección popular para el próximo proceso del año que entra, en el que están en juego las alcaldías y las diputaciones local y federal.

Es una política vigente, joven y con un camino largo que recorrer por delante. Es necesario que sea transparente ante los ciudadanos a los que posiblemente el próximo año vaya a pedirles el voto. A ella también le hicimos la solicitud formal, vía Twitter y también esperamos respuesta positiva.

Además, de ella, los ciudadanos que aspiran a cargos el próximo año, y que ya comenzaron a realizar trabajo y dejarse ver, también deben de comenzar por hacer públicas sus posesiones. No se necesita ser político o tener un cargo para “subir” su 3 de 3 a la plataforma.

Ese debería de ser uno de los primeros movimientos, en busca de una posible candidatura, sea por un partido, o por la vía independiente. Y nos referimos, concretamente, a personas como Mario Vallejo Estévez, quien ya fue diputado federal.

Ahora, Vallejo, quien fue perredista, realiza actividades a través de los Comités del Cambio Verdadero de Morena. Partido en el que encabeza al menos un grupo. Y no creemos que la actividad que realiza sea sólo porque es una buena persona.

Es obvio que, llegado el momento, buscará pelear alguna posición y que aprovechará la influencia de Andrés Manuel López Obrador, quien será el candidato de Morena a la presidencia de la república, para ganar la elección.

Mario debe de presentar también su 3 de 3. Así sabremos cuáles son sus propiedades, posesiones e ingresos promedio. Y podrá, con toda transparencia, pedir el voto a los electores.

Este medio también hizo la invitación formal a Pascual Sigala Páez, diputado local e integrante cercano del grupo de Silvano Aureoles, quien el próximo año también buscará una nueva posición.

A pesar de que gran parte de su vida ha vivido de los cargos públicos, no ha presentado su 3 de 3. Ese es el requisito mínimo que los ciudadanos debemos de poner a los políticos que vendrán a vendernos maravillas, en las elecciones, y buscar el voto…

35 Años de Saqueo Hídrico

El Sistema Cutzamala cumplió, en los primeros días de mayo, 35 años de funcionamiento. Durante estas 3 décadas y media ha enviado 20 metros cúbicos de agua por segundo a la Ciudad de México, su área metropolitana y Toluca.

20 metros cúbicos por segundo es una cantidad enorme de agua que de forma permanente, las 24 horas del día, todo el año, sale de nuestra región para saciar un poco la sed de los capitalinos.

A cambio de ello, ni el Oriente de Michoacán ni el Occidente del Estado de México, de donde sale el agua, hemos recibido ningún beneficio. El agua se produce en nuestros bosques y proviene de nuestras lluvias. Y se va así, como si no la necesitáramos.

Inclusive, el exigir a la federación que pague, aunque sea de forma simbólica, el agua que se llevan, ha sido argumento de discursos políticos. El propio gobernador Silvano Aureoles Conejo prometió, en campaña, que pelearía por esos recursos.

También cuando fue alcalde de Zitácuaro, al inicio de este milenio, prometió que exigiría un pago por el agua que se va a la Ciudad de México. Pero no se ha hecho nada. Al menos, no hay ni un documento que ampare que se ha hecho una gestión o un reclamo por ese vital líquido.

En Zitácuaro hemos agotado el agua de los manantiales que suministraban agua a la zona urbana y se han perforado 5 pozos para surtir a la ciudad. En la actualidad se perforan 2 más, para obtener el volumen creciente que exige la población.

Y todo ello tiene un costo. Tanto la perforación, como la extracción, el mantenimiento y la distribución. Y somos los ciudadanos los que pagamos, a pesar de que pudiéramos obtener agua a bajo costo, de la que se lleva a la Ciudad de México.

En Zitácuaro no estamos tan mal como las comunidades mazahuas del Estado de México a las que les prohíben obtener agua de sus manantiales, porque pertenece al Sistema Cutzamala. Ellos tienen que padecer sed, cuando tienen el recurso a la mano, pero se les impide usarlo.

Son 35 años y serán más, porque el gobierno federal invierte miles de millones de pesos en rehabilitar la red, para que el agua continúe su viaje ininterrumpido a la gran ciudad. Y, mientras, aquí los problemas de abasto avanzan. Esa es una injusticia más…

Comments

comentarios