Siembran el Terror en Ocampo Sobrinos del Alcalde

Ocampo.- Con el apoyo del alcalde de Ocampo, Juan Manuel Miranda Mora, sus sobrinos siembran el terror entre los habitantes del municipio, con la seguridad de que los elementos de la Policía no harán nada en su contra.

Ello ha llevado a algunos de los afectados por las agresiones de los familiares del edil a interponer denuncias penales, en busca de que la Procuraduría General de Justicia en el estado no esté por debajo del poder del alcalde.

De acuerdo al expediente penal 10323/UATP/ZIT/2017, Wendy Miranda Miranda busca que la Fiscalía castigue a los familiares del presidente de Ocampo, y al propio munícipe, por la protección que brinda a sus sobrinos.

Ella relata que el pasado 14 de abril se encontraba en la casa de su hermana Deborah Isamar, junto con su esposo, Omar Reyna Hernández, además de amigos y familiares. Estaban en una convivencia.

De repente, sin pedir permiso, entra César Miranda López, sobrino el alcalde. La excusa era buscar a su esposa, que él sabía que no se encontraba en ese lugar. Wendy señala que al expresar su inconformidad por la forma en la que entró en esa casa, sin permiso, el invasor le comenzó a gritar groserías.

Cuando su esposo intervino a defenderla, César comenzó a golpearlo. Como su marido se defendió, entró Antonio Martínez Domínguez a la vivienda, a ayudar a agredir a su cónyuge.

Los asistentes al convivio lograron separarlos y trataron de que las cosas regresaran a la normalidad. Pero poco después, César y Antonio llegaron en compañía de Diego Miranda López y Dilan Zamudio Pantoja. Los tres primeros son sobrinos del alcalde y el cuarto, un amigo de ellos.

Tiraron la puerta para acceder a la casa y todos se le fueron a su esposo, agrega Wendy. Ella trató de intervenir e intentaron golpearla, pero la hermana de uno de los agresores la defendió.

Llamaron a la policía y los elementos se llevaron a los agresores. Su esposo estaba muy golpeado, por lo que lo iban a llevar a recibir atención médica. Pero antes fueron a la presidencia, porque ahí es donde está la cárcel preventiva.

Pero cuando llegaron, los policías ya habían dejado salir a los rijosos, por orden del presidente Juan Manuel Miranda Mora. Ello, a pesar de que el nuevo sistema penal señala que los detenidos deben de ser puestos a disposición del Ministerio Público.

Afirma la víctima que el alcalde ha repartido las principales posiciones del Ayuntamiento entre sus familiares. Algunos, inclusive, cobran sin trabajar. Por ello hay inconformidad entre los habitantes del municipio y han empezado un movimiento en su contra.

En este caso, Wendy pide al fiscal que investigue los hechos y que ordene la detención de los agresores, ya que hay testigos y evidencias de lo que hicieron. Asimismo, en su caso, aplique sanción al alcalde, por ordenar la liberación de los detenidos.

Comments

comentarios