La Precampaña de Silvano

Por Ricardo Rojas Rodríguez*Zitácuaro.- El gobernador Silvano Aureoles Conejo llevó a cabo una “intensa” gira de trabajo en Zitácuaro, el lunes. Sí, tan “intensa” que no hizo anuncios destacados, no inauguró grandes obras. No realizó nada importante, en realidad. ¿A qué vino, entonces? A placearse como parte de su pre precandidatura para la presidencia de la República.

Lo de “intensa” (aunque sin las comillas) fue el calificativo que el gobernador mismo le dio a su gira, a través de los boletines de la Coordinación de Comunicación Social de su gobierno. Pero ni fue “intensa” ni productiva para los zitacuarenses.

Vea usted: El primer punto de su gira fue una visita al mercado principal, Melchor Ocampo, para saludar a los locatarios y tomarse fotos con todos los que se acercaron. Según el boletín, escuchó sus necesidades y les refrendó su apoyo.

Es decir, sólo oyó a los locatarios, pero no prometió nada. ¿De qué les sirvió su visita a los comerciantes del mercado principal? (que ni enterados estaban, porque les cayó de sorpresa). De nada.

Después, Silvano fue a inaugurar una obra que, valga la redundancia, ya estaba inaugurada. La pista de atletismo fue puesta en marcha el pasado viernes, con las olimpiadas que organizaron profesores de educación física, con lo que se entregaba formalmente a los deportistas de Zitácuaro.

Entonces, ¿por qué vino Silvano a volverla a inaugurar? Porque necesitaba un pretexto para su “intensa gira” y no había ninguna otra obra disponible, porque la mayoría están inconclusas y les falta mucho para terminar.

Pero no importa, porque el gobernador, en calidad de aspirante a la candidatura presidencial de su partido, cumplió su cometido: saludó gente, les habló bonito y se sacó muchas fotos con todos los que quisieron.

Inclusive, entre las imágenes que compartió la Coordinación de Comunicación Social estatal estaban las de las beneficiarias de programas sociales, con cartulinas de agradecimiento a Silvano.

Destacó, inclusive, la cartulina de la encargada de la Oficina de Enlace con Relaciones Exteriores municipal, María Elena Rodríguez Contreras, que decía: “Sí vamos con Silvano Presidente”: más obvio no puede ser.

La última actividad de la “intensa gira de trabajo” consistió en asistir a la entrega de certificación a la planta de concreto y premezclados J&M, a la que Silvano le echó muchas flores, porque lograron que Cemex los reconociera.

Pero, ¿por qué Silvano asiste a un evento de una empresa particular? No es cualquier compañía, es una de las constructoras más beneficiadas por su gobierno y por el municipio.

Detrás de los “jóvenes empresarios” de J&M está José Antonio Garduño. Sí, aquel que encabezó el Sistema de Agua Potable, Alcantarillado y Saneamiento en la administración de Antonio Ixtláhuac Orihuela. Aquel que hizo del organismo operador su negocio particular.

Ese “empresario destacado” saqueó el organismo y provocó su declive, que después continuó Alejandro Bautista Suárez hasta dejar el sistema en ruinas por lo que hace un año hubo una grave escases del vital líquido en varias zonas de la ciudad.

Así es como funciona el sistema político y Silvano le ha agarrado el modo muy bien: las empresas que obtienen los contratos más jugosos no son las mejores sino las que reparten más. Con ellas, hasta el gobernador tiene detalles especiales como deshacerse en halagos.

Por cierto, Garduño era priista, al servicio de Antonio Ixtláhuac. ¿Acaso ya cambió de partido? Seguramente no dudaría en hacerlo si eso le conviene más, económicamente. Y, en ese caso, Silvano le ha perdonado todos sus pecados pasados.

Esa fue la “intensa gira de trabajo” que el gobernador realizó el pasado lunes a esta ciudad. Quizá fue productiva para él, porque vino a afianzar las alianzas que tiene con diversos grupos perredistas, con miras a su proyecto político personal. Pero para los ciudadanos no sirvió de nada…

Detalles

Por cierto, un curioso detalle fue que el alcalde Carlos Herrera no tomó parte del corte del listón de la pista de atletismo. Claro que ahí estuvo, pero se mantuvo a espaldas del gobernador, sólo como observador, mientras que Silvano, el secretario de Gobierno y dos jóvenes usaban las tijeras.

Durante ese mismo acto, Silvano habló de que construirá casas para las familias pobres y, claro, no dio detalles. Quedó como una promesa pendiente, al aire. También dijo que iba a dar becas a los deportistas y a las mujeres.

Claro que suena bonito el apoyar a diferentes sectores de la sociedad con apoyos económicos para que desarrollen mejor sus actividades. El problema es que el gobernador no cumple con las becas que ofrece.

Los cientos de jóvenes zitacuarenses, estudiantes de prepa y licenciatura que calificaron para la Beca Futuro no reciben a tiempo sus pagos. Algunos ya se desesperaron y han optado por ya no acudir a preguntar por el apoyo, porque sólo los traen a vueltas.

Así que la mayoría de los ofrecimientos sólo son promesas de político en campaña. Es decir, mentiras…

Silvanista en la Mira de la ASM

Carlos Paredes Correa encabezaba uno de los jóvenes liderazgos silvanistas en la región Oriente. Destacó al ganar la alcaldía de Tuxpan, la administración pasada, desde la que se posicionó aún más y obtuvo como premio la candidatura a la diputación federal.

Sin embargo, desde que pidió licencia al Ayuntamiento de Tuxpan para irse de campaña, la Auditoría Superior de Michoacán (ASM) dio a conocer observaciones en contra de Paredes por el presunto mal manejo de recursos públicos.

Carlos Paredes no ganó la diputación. Perdió la elección ante Antonio Ixtláhuac Orihuela, pero fue rescatado por su mentor, Silvano Aureoles, quien lo colocó como Vocal Ejecutivo del Centro Estatal para el Desarrollo Municipal.

Desde ese cargo, Paredes aprovecha para mantenerse vigente políticamente, con la mira en una nueva candidatura para las elecciones del año que entra, a fin de reconstruir su trunca carrera política.

Sin embargo, quizá sus planes se vean frustrados nuevamente, porque no ha solventado las observaciones que la ASM le hizo desde el 2013 y que tienen que ver con la no entrega de cuentas y con cuestionamientos sobre las obras que realizó como alcalde.

Tan sólo en lo referente a las obras, se le hicieron 30 observaciones económicas. De ellas, 24 tienen que ver con inconsistencias entre lo pagado y lo ejecutado. Es decir, algunos conceptos que se supone que fueron liquidados no se llevaron a cabo.

Hay insumos no justificados y algunos conceptos que se pagaron en exceso y defectos y vicios ocultos en algunas de las obras, que hasta la fecha no hay sido aclarados. Hay otras 6 observaciones que tienen que ver con otros detalles relacionados con las acciones ejecutadas.

Es decir, obras que no se terminaron o no se efectuaron y que fueron financiadas con recursos federales. También hubo inconsistencias en los procesos de licitación, falta de finiquito de las acciones o ausencia de acta de entrega-recepción.

Las mayores incidencias, según el informe de la ASM, tiene que ver con diferencias de volúmenes entre lo que se hizo y lo que se pagó. Además, la mala calidad de las mismas, que sugiere una falta de control del Ayuntamiento de Carlos Paredes.

El problema que enfrenta Paredes es que no ha aclarado las observaciones de la ASM. Y este pendiente está a punto de explotarle en las manos, lo que podría ser un impedimento para sus aspiraciones políticas.

Además, esta situación podría ponerlo convertirlo en una oveja negra dentro del grupo silvanista privilegiado, en donde la pelea por las candidaturas será feroz. Mal por Carlos Paredes…

Comments

comentarios