Continúa Sara Dikman con su Viaje Monarca de Concientización

Zitácuaro.- El ánimo de seguir con su viaje, pese al cansancio de la larga travesía de casi 4 meses en bicicleta, y la tristeza al ver que las autoridades de Canadá han podado las plantas de asclepia en las que las monarcas han posado huevecillos, acompañan a Sara Dikman en su viaje de casi 10 mil kilómetros por la ruta de lepidóptero.

El viaje comenzó a finales de marzo, en Zitácuaro, precisamente cuando las mariposas emprendían su retorno al norte. Dykman, quien pasó el invierno en la región Oriente de Michoacán alojada en casas de ejidatarios de los santuarios, “descubrió” y aprendió más de la monarca.

Fue entonces cuando tomó la decisión de realizar el viaje junto con la mariposa, a Canadá y de regreso, otra vez, en noviembre, a México. No se trata de viaje de diversión, sino de concientización, porque a su paso habla en escuelas, con organizaciones y gobiernos sobre la necesidad de cuidar a la mariposa, que actualmente está en riesgo.

A finales de junio cruzó la frontera de Estados Unidos y Canadá, por el lago Hurón, en la provincia de Ontario, como lo hacen las monarcas.

Comenzó entonces su recorrido por las zonas en donde las mariposas viajeras se reproducen y preparan su retorno a México, tras un viaje de entre 4 y 5 mil kilómetros. El recorrido la llevó a la provincia de Quebec, tras pasar por la capital, Ottawa.

Sin embargo, en su recorrido por la zona de lagos ha visto, con tristeza, cómo las autoridades han podado las asclepias que crecen de forma silvestre a los lados de la carretera. Esta planta es donde las monarcas ponen sus huevecillos y de las que también se alimentan.

La investigadora trató de recoger y trasplantar los huevos en plantas todavía en pie. Sin embargo, con tristeza vio que es una labor titánica, porque se trata de miles de ellos. Esto, afirma, la invadió de tristeza, al grado de distraerse y perder una de las mochilas que carga en su bicicleta, en donde llevaba sus utensilios de cocina y su alimento.

Afortunadamente, en su viaje han sido varias las personas que le han tendido la mano, como una mujer que, al verla triste, cansada y hambrienta, le dio de comer y la llevó en su auto, de regreso sobre la ruta, hasta encontrar su mochila.

Sara Dykman ha platicado con habitantes de estas provincias para que hablen con sus autoridades y les pidan que tengan cuidado al realiza la poda de plantas, porque, aunque su intención es buena, dañan la reproducción de mariposas monarca.

El Día de Canadá, coincidió su recorrido por la capital, en donde las celebraciones con miles de fuegos artificiales en el cielo le dieron luz para continuar con su pedalear, de noche, en medio del ambiente festivo.

Finalmente, ha llegado al río San Lorenzo, en donde cruzará de nuevo a Estados Unidos para llegar a Nueva York y realizar actividades en pro de la monarca. En agosto retornará nuevamente a Canada, pero más al sur, para llegar a Montreal y emprender, junto con las mariposas, el viaje de regreso a los bosques michoacanos.

Comments

comentarios