Anécdotas Sesenteras de Artistas y Grupos de Rock

Por Julio Antonio Rojas Rodríguez*No hay una década más añorada y rememorada como la de los 60. Toda la cultura de esa década prolífica como pocas, el arte, el cine y sobre todo la música se han revivido una y otra vez.

¿Qué amante del buen rock no desearía tener una máquina del tiempo y retroceder hasta los sesenta para asistir a un concierto de The Doors, Velvet Underground o de The Sonics in situ?

Yo nací en los 60, de lo que me siento particularmente orgulloso. Recordar es volver a vivir y la música es el mejor vehículo para las dos cosas: recordar lo bueno y gozar la vida con una buena melodía.

Es por ello,      que ahora, escribiré un recuento de algunas anécdotas musicales de esta gloriosa década:

Comenzamos comentando que Mike Nesmith, miembro de los geniales Monkees, es hoy en día un hombre de fortuna, y no precisamente por sus habilidades musicales, sino porque heredó la fortuna de su madre, inventora del famoso producto corrector Tippex.

El exitoso último Lp de Simon & Garfunkel, Bridge Over Troubled Water, iba a tener en principio 12 canciones. Pero con la última hubo discrepancias, Paul Simon quería grabar una cancion llamada Cuba si, Nixon, no, mientras que Art Garfunkel quería grabar una coral de Bach. Al final no se pusieron de acuerdo y dijeron: “A la mierda, el Lp se queda en 11 canciones”.

Los Hollies grabaron en 1965 el sencillo Yes I Wil; en el primer Lp de los Monkees de 1966, aparecía el tema versionado por los Monkees, pero con el título I’ll Be True to You; años mas tarde, Davy Jones da un concierto y canta I’ll Be True You. Al día siguiente, los periódicos ponen: “Davy Jones cantando un tema de los Hollies” y Davy jones no sabía que esa canción la habían grabado los Hollies; Al final, su mujer le dijo que si y Davy Jones dice: “No me extraña que los Hollies la grabaran… es un buen tema”.

Antes de que Creedence Clearwater Revival se convirtieran en el mejor grupo de musica rock campirana de la historia, sus componentes habian formado un grupo de garage llamado The Golliwogs, con temas tan recomendables como Fight Fire, You Better Get Better Get It o Walking on the Water, que luego versionarían ya como la Creedence Clearwater Revival.

Los Kinks, para promocionar en 1966 su tema Dead End Street, grabaron un videoclip, en el cual se vestían de luto, cargando un ataud por las calles de Londres; la televisión lo consideró de muy mal gusto y no emitió.

A finales de los 60’s, Mike Love tenía en los aviones una habitación especial para la meditación; pero Dennis Wilson, muchas veces se llevaba a sus conquistas a la misma habitación, y no precisamente para meditar con ellas, con el consiguiente enfado de Love.

La esposa de Harry Vanda, de los Easybeats, se suicidó semanas antes de que el grupo australiano hiciera su primera gira por Inglaterra. A pesar de este trágico suceso, Vanda acudió con sus compañeros a la gira.

El primer sencillo de los Animals, Baby let me Take you Home, era una canción que su manager Mickie Most les indujo a grabar; Al grupo, esa tema no les gustaba nada por considerarla demasiado “pop” y de hecho siempre rehusaban tocarla en vivo.

The Turtles eran el grupo favorito de la esposa del presidente norteamericano Richard Nixon, incluso llegaron a tocar en la Casa Blanca para ella.

En los primeros conciertos de The Who, sus componentes no deseaban que los recintos se llenaran de las típicas fans histéricas gritando delante del escenario (como las de los Beatles); por ello salían a escena fumando tampones, y en vez de cantar My Generation lo cambiaban por My Masturbation, y tocaban Prostitute en lugar de Substitute.

En 1969, la casa de George Harrison fue objeto de una redada por parte de la Policía antinarcóticos, que buscaba marihuana; George llamó a un asesor del grupo para preguntarle que podía hacer. El le dijo que si tenía algún sobre con mariahuana lo dijera y asunto arreglado; pero la policía no encontró ningún sobre, encontró una bota de montar repleta de hierba.

Una cosa tienen en común los siguientes temas: Don’t twice it’s Allright, de los Four Seasons; Sunny Afternoon, de los Kinks, y Twist & Shout, de los Beatles. Y es que la grabación no fue nada fácil para sus respectivos cantantes, Frankie Valli, Ray Davies y John Lennon. Los dos primeros con unos resfriados impresionantes, y Lennon con la garganta destrozada después de una aterradora sesión de grabación.

Esto lo comentó el genial Graham Nash, de los Hollies, sobre su éxito Carrie Anne: “Recuerdo que sacamos la canción Carrie Anne, que en un principio iba a titularse Marianne, la escribimos sobre Marianne Faithfull, pero no tuvimos las suficientes agallas de ponerle ese título, así que al final la titulamos Carrie Anne, un nombre totalmente inventado que nunca habíamos oído antes”.

Siguiendo con Graham Nash, esto comentó respecto a los Kinks: “Los Kinks hacían cosas como darle patadas a tus amplificadores o cortarte los cables en el escenario, te los cortaban con alicates, estaban totalmente tronados, pero cuando les oías cosas como You Really Got Me sabías que estaban destinados para el éxito y la fama”.

“Pueden ser famosos, pero cuatro monos chillones no van a seguir usando un apellido prestigioso sin permiso”; esta frase pasará a la historia de la música rock, y la dijo la condesa Eva Von Zeppelin, que llevó a juicio a los Led Zeppelin. Al final, el grupo ganó el juicio, pero aconsejados por sus asesores, decidieron tocar como The Nobs en Dinamarca.

En los años 60, el sargento de policía Norman Pilcher se convirtió en un verdadero perseguidor de las personas que consumían drogas, en especial de los astros del rock; en 1966 detiene a Donovan; en 1967 a Mick Jagger y Keith Richards; en 1968 a John Lennon y en 1969 a George Harrison.

En una gira americana de los Led Zeppelin, estos se destramparon completamente; primero, el baterista Bonham, en la habitación del hotel tuvo relaciones sexuales con una chica usando pescado, mientras un amigo de la banda filmaba en video el acto; otro detalle curioso de esa gira fue que el mismo Bonham, con una máquina de afeitar le afeitaba el vello púbico a otra chica; esto acarreó el enfado del cantante Robert Plant, la razón fue obvia: la maquina de afeitar era suya.

En la última gira de los Beatles por Estados Unidos, en el verano de 1966, un promotor de conciertos llevó al camerino donde se encontraban, un enorme pastel como obsequio para la banda. John Lennon, al ver el tamaño del pastel le preguntó si había una chica dentro. Al contestarle que no, la respuesta de Lennon fue tajante: “Entonces no queremos nada de ese jodido pastel”.

Comments

comentarios