Se Convierten Remedios Orgánicos en Esperanza Enfermos Crónicos

Zitácuaro.- La artemisa y otras hierbas medicinales que producen los agricultores orgánicos de Zitácuaro se han convertido en una esperanza para las personas que no encuentran en los médicos y en las farmacias una cura para sus males.

Además, es una alternativa para quienes no cuentan con dinero para cubrir los honorarios de los doctores y comprar muchas de las medicinas que les recetan y que se salen de sus modestos presupuestos.

Por ello, cada día son más las personas que se acercan al puesto que Gerardo Rodríguez García, representante de los productores orgánicos, tiene en el mercado principal. Ahí vende y reparte su compuesto hecho con artemisa y proporciona gotas de una mezcla de otras yerbas medicinales.

Una señora, de nombre Valentina, de aspecto humilde, se acerca y saca dos botellas de refresco vacías de su bolsa de tela. La entrega a Gerardo García y él se las llena con su compuesto y se las regresa.

Ella comenta al reportero que padece de artritis y que hace un mes casi había perdido la movilidad de los dedos de sus manos. Además, la enfermedad comenzaba a paralizarle una pierna y caminaba con dificultad.

Ahora, después de tomar el remedio, ha recobrado el movimiento de los dedos y camina bien. “Todavía me falta, mire. Pero ya casi las muevo bien. Antes no podía sostener nada”, muestra. Y menciona que no había ido al doctor, porque no tiene dinero para tratamientos.

Y comenta que le recomendó a su hermana, para que lo tome. Se acerca otra mujer ya grande que dice que tiene problemas de circulación y que luego de tomar el extracto se ha sentido mejor. Ella lo recomendó a un taxista que conoce, quien también está mal y no se cura, a pesar de que ha ideo al doctor varias veces.

Gerardo García comenta que el termo en donde lleva a su puesto el remedio ya no le alcanza. Antes duraba varios días, pero ahora ya no, porque ya son muchos los que le piden; ahora tendrá que preparar más.

Indica que el remedio está hecho con un extracto de las hojas de la artemisia, la misma planta por la que le dieron el premio nobel de medicina a una médica que la usaba para curar la malaria.

Agrega que en el gotero prepara una mezcla de chancapiedra, prunela y artemisia. Él mismo reconoce que los beneficios que la gente dice sentir parecen increíbles; por ello busca documentar la recuperación, para tener fundamentos de los efectos reales de estos remedios naturales.

Comments

comentarios