Los dos Años de Gobierno de Silvano

Por Ricardo Rojas Rodríguez*Zitácuaro.- Dos años han pasado desde que Silvano Aureoles Conejo asumió la gubernatura del estado y no hemos dejado atrás el Michoacán inseguro, endeudado, estancado y con problemas en materia educativa y de revueltas sociales.

En este segundo informe de gobierno, Aureoles trató de ser moderado, sin grandes aspavientos, debido al luto por las muertes provocadas en el país por los sismos (ese fue el argumento).

Sin embargo, la verdad es que coincido con aquellos que señalan que lo cierto es que no tenía mucho de que informar. No hay mucho de lo que se pueda presumir, en realidad, independientemente de los logros de ficción con los que llena sus boletines oficiales.

¿Más Seguridad?

El gobernador presumió de que se ha recuperado la gobernabilidad. Sin embargo, el mismo procurador del estado, Martín Godoy, reconoció que los fundadores de los Caballeros Templarios (ese grupo que dominó la entidad hace no mucho) han vuelto a operar.

Silvano dijo que, en materia de seguridad, un avance ha sido la instalación de miles de videocámaras de vigilancia en todo el estado. Efectivamente, lo ha hecho. En Zitácuaro los postes de las cámaras han sido un obstáculo en las reducidas banquetas.

Pero, ¿para qué han servido? El crimen organizado opera de forma sigilosa, pero aún está presente en casi todo el estado. Más allá de la guerra entre organizaciones, que provoca decenas de muertos cada mes, poco a poco retoman el control de “plazas” que ya se daban por liberadas.

¿Cuántos delincuentes, asesinos o ladrones han sido capturados gracias a la operación de las cámaras de vigilancia? En esta misma ciudad, estas instalaciones, por muy modernas que sean, no han marcado una diferencia.

Independientemente de la existencia del crimen organizado, en toda la región se ha disparado el número de robos. La ola es incontenible, porque la policía, en la que se gastan millones y millones de pesos, no hace nada para evitarlo.

De ahí se deriva otro grave problema de inseguridad que tiene Michoacán: la impunidad. Menos del 5 por ciento de los delitos que se cometen son castigados. En algunos rubros, como los homicidios, baja al uno por ciento. Es decir, sólo uno de 100 asesinados son resueltos con la detención y condena de los responsables.

No por ello, algunos municipios de Michoacán se encuentran entre los 50 más violentos de México: Zamora, Morelia, Lázaro Cárdenas, Uruapan y Apatzingán, en ese orden. ¿Estamos más seguros ahora que hace 2 años? ¿Silvano ha cumplido en esta materia?

¿Finanzas Sanas?

En materia financiera, Michoacán arrastra una deuda de más de 30 mil millones de pesos, si se toman en cuenta los créditos bancarios disponibles y los pagos pendientes a corto plazo, así como compromisos incumplidos.

No es novedad, esa fue la herencia de los pasados dos últimos gobiernos estatales, encabezados por el PRD y el PRI. Silvano lo sabía antes de asumir el cargo y se comprometió a resolver esta problemática.

¿Lo ha hecho? No. Presume de que ahora las finanzas están estables, que a Michoacán se le ha aumentado la calificación crediticia, que las instituciones ya confían en el estado. Pero, ¿eso nos sirve de algo?

En realidad, lo que Silvano ha hecho, en estos dos años, fue pedir al Congreso que le autorizara un nuevo crédito, para refinanciar la deuda. Y los diputados lo aprobaron (dicen que a cambio de una compensación).

Y sí, se ha renegociado la deuda, para que parezca que se debe menos. Lo cierto es que se debe lo mismo o un poco más que hace dos años, lo que se ha hecho es cambiar de acreedores. El gobernador afirma que eso ahorrará 170 millones al año, en pago de intereses… Pero eso es un decir, todavía no se ve nada claro.

Lo cierto es que el gobierno estatal todavía recorta planes, programas y obras por falta de recursos. Muchas acciones prometidas se han tenido que detener porque las finanzas estatales no lo permiten.

Se ha hecho más obra que en el pasado, sí. Silvano afirma que se han invertido 13 mil millones de pesos, en los dos últimos años, en infraestructura. Pero lo que no aclara es que la mayor parte de esta cantidad ha sido aportada por el gobierno federal.

Como sabemos, Aureoles es un aliado y amigo del presidente priista, Enrique Peña Nieto. Detrás de su triunfo electoral hubo una alianza con el mandatario y un compromiso de respaldarle, para que aparentara una estabilidad financiera que el estado está lejos de alcanzar.

En ese sentido, ¿qué pasará el próximo año, cuando la federación cierre las llaves del presupuesto para financiar las campañas de su partido y el apoyo al gobernador Silvano disminuya? El panorama no luce bien.

¿Mejor Educación?

La Máxima Casa de Estudios de la entidad, la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, no ha salido de su crisis económica, dado que el dinero que le aportan la federación y el estado es menor que sus gastos. Nuevamente tendrá problemas paga pagar aguinaldos, este fin de año y no se sabe cómo saldrá adelante.

Michoacán todavía sigue en los 3 últimos lugares en materia educativa del país. Muchos de los maestros han aceptado acogerse a la Reforma Educativa y se han evaluado; sin embargo, el magisterio “democrático” continúa con el control del sector.

Los adeudos que el gobierno del estado tiene con el magisterio y que no puede (o no quiere) pagar, todavía provocan protestas, marchas, tomas de carreteras y suspensión de clases en una parte importante de Michoacán.

Uno de los logros que Silvano presumió en su segundo informe, en materia educativa, fue la implementación de la Beca Futuro, que se otorga a jóvenes de prepa y universidad, para ayudarles económicamente.

Sí, es un apoyo importante, que serviría a los estudiantes… si se les entregara a tiempo. La intención es buena, pero los pagos nunca, nunca, llegan a tiempo. En algunas ocasiones, nunca.

Ante la protesta y burla de los jóvenes estudiantes, que circulan profusamente por las redes sociales, por la falta de pago de la beca, este viernes el secretario de Gobierno, Adrián López Solís, ha tenido que salir a pedir ante los medios que haya “comprensión debido a las complicaciones y atrasos que se han dado en los pagos”.

Si es un compromiso del gobernador, ¿entonces porque no se paga? López Solís da una explicación que nos deja a todos convencidos: “es un tema complejo por el recurso que implica” … ¿o no?

Conflictos Sociales

En estos dos años, los problemas sociales no se han resuelto. Los normalistas continúan con su protesta, que ya casi se ha hecho permanente. Las comunidades indígenas aún demandan solución a sus ancestrales demandas.

Transportistas, trabajadores sindicales del propio Poder Ejecutivo, empresarios de la construcción y en general, que son acreedores del gobierno del estado, al que éste se niega a pagarles…

Ellos, entre muchos más, tienen inconformidades que el gobierno del estado no atiende ni resuelve. La mejor solución que ha encontrado Silvano Aureoles Conejo ha sido la de utilizar su flamante policía, que es inútil para combatir la ola de crímenes, para reprimir a los manifestantes.

Con golpes trata de acallar la inconformidad. Y, claro, es una estrategia que no sólo no resuelve nada, sino que aumenta el enojo y hartazgo de la sociedad. Y los conflictos permanecen…

Y, por su fuera poco, el hecho de que el gobernador haya externado su deseo de contender por la candidatura a la Presidencia de la República, lo cual implicaría dejar el cargo en los próximos 2 meses, incrementa la inestabilidad de su administración…

Comments

comentarios