Zitácuaro es una Ciudad Segura… Sólo en los Discursos

Por Ricardo Rojas

Zitácuaro.- El pasado jueves, luego de entregar apoyos a microemprendedores, el alcalde Carlos Herrera Tello dijo que Zitácuaro “tiene un crecimiento comercial hasta de un 4 por ciento, derivado de las condiciones de seguridad que hoy se viven en esta ciudad”. ¿En qué municipio vive el munícipe? Aquí los ladrones “trabajan” con toda libertad. Es falso.

Y tan falso es que en Zitácuaro hay condiciones de seguridad, que habitantes del barrio de San Juan, hartos de sufrir de robos, mientras la policía sólo se burla de ellos, estallaron y le lanzaron un ultimátum al presidente. ¿Escuchará, atenderá o sólo se hará como que la Virgen le habla?

Son más de 100 millones de pesos que el Ayuntamiento destina al rubro de Seguridad Pública. Con este dinero se paga el salario de los policías, se compran unidades, armas, uniformes, equipo y se paga la gasolina de las patrullas.

Pero se trata de una corporación que no sirve, no porque no pueda, sino porque no quiere. Es dinero desperdiciado, tirado a la basura, porque no da los resultados que se esperan de tan grande inversión.

El barrio de San Juan no es el único en donde los vecinos se han tratado de organizar. El pasado miércoles, cuando el gobernador Silvano Aureoles Conejo acudió a la calle Pueblita, por el rumbo de la estación, una vecina se acercó para entregarle un escrito.

La intención era comunicarle por escrito (para que esté enterado, porque tal parece que sus asesores y sus colaboradores le mienten) que en esta ciudad se vive un clima de inseguridad y la ciudadanía está a merced de los ladrones y asaltantes.

Concretamente, la vecina intentaba decirle por escrito la crítica situación que se vive en el rumbo de la Estación. Todo ello, para pedirle ayuda, que intervenga, que haga algo, porque la policía municipal y el Ayuntamiento no oyen, no ven.

Pero no pudo. Al saber de qué se trataba, le obstaculizaron que llegara con el gobernador (entre ellos, el síndico, Salvador Martínez del Río). La mujer no pudo hacerle llegar su queja, su demanda, su petición desesperada de ayuda al gobernador.

Y, quizá por eso el gobernador ignora la situación en que vivimos los zitacuarenses. Las cifras que le presentan, la información que le hacen llegar, habla de un municipio muy diferente, que no es este.

Es por ello que el propio Silvano, en su mensaje en el último punto de su gira del miércoles, en la tenencia de Francisco Serrato, dijo: “en el estado han disminuido considerablemente los índices delictivos y es esta región ejemplo claro de ello, por lo mismo solicitó no quitar la lupa para mantener la paz y la tranquilidad en Zitácuaro”.

¿En serio? ¿De qué se trata? Lo malo es que mientras más se niegue el problema, menos se atiende. Es decir, ¿para qué revisar la política de seguridad en Zitácuaro, si en esta región han ‘disminuido considerablemente’ los índices delictivos”.

Carlos Herrera, en el mencionado mensaje que dio el pasado miércoles, que mencionamos al principio de esta entrega, afirmó que las “condiciones de seguridad” que se viven en la ciudad ha propiciado que 6 empresas nacionales y trasnacionales soliciten licencias municipales para operar en la ciudad.

No dudamos que eso ocurra, pero la diferencia es que estas empresas, por lo grande que son, cuentan con sus propios elementos de seguridad. Además, si son víctima de robo no perderán nada, porque cuentan con seguros que les reponen lo hurtado. Los ciudadanos no. Nosotros dependemos de una policía que no sirve.

Como se han dado las cosas en el municipio, a lo largo de la presente administración, todo pareciera indicar que la policía se manda sola, que el alcalde ni puede, ni quiere controlarla.

El alcalde sabe de la problemática de la inseguridad y de que sus policías no sirven. Y es que, aunque en público afirmen que el municipio de Zitácuaro goza de un clima de seguridad, en corto sabe que no es así. No es tonto y sabe que las estadísticas que le presentan son falsas.

Pero, ¿entonces qué pasa? Porqué sigue, al frente de la policía César Iván Marín Jaimes, que ya una vez fue despedido de este cargo, en esta misma administración municipal, cuando murieron 2 personas en los separos, mientras estaban en resguardo de la propia corporación.

Y, sin embargo, con estos antecedentes, meses después lo vuelve a contratar. Y lo mantiene en el cargo, a pesar de que ya demostró que es un inútil para brindar seguridad a los ciudadanos. Y sí, por el contrario, continúa con sus actitudes prepotentes y soberbias.

¿Acaso alguien de “muy arriba” que tiene más poder que el propio presidente, le impuso a César Iván y lo sostiene ahí aún en contra de la voluntad del alcalde? Es que no se puede explicar de otra manera que, así como están las cosas, con la delincuencia desatada, Marín Jaimes esté como si nada, muerto de la risa por la problemática de los ciudadanos.

¿Qué pasa, presidente? ¿Tendremos los ciudadanos que buscar justicia por nuestra propia mano, al ver como la delincuencia se apropia de nuestro patrimonio inútilmente? ¿O acaso espera a que haya algún muerto, ya sea de parte de la gente o de los ladrones, para actuar? Las cosas no están bien…

Silvano sí se va

Ya es un hecho. El propio gobernador, Silvano Aureoles Conejo, dio a conocer que el 12 de diciembre (quizá escogió esa fecha porque es muy guadalupano) se irá de la gubernatura, para iniciar su nueva aventura política, en busca de la candidatura a la presidencia de la República, por parte del Frente Ciudadano por México.

Dejará un tiradero, pero eso no le importa. Ya hizo sus cuentas y, al parecer, cree que le alcanza. Silvano ha sido beneficiado por los sucesos que han ocurrido recientemente en el país.

Por un lado, su principal rival en el PRD y quien está muy por encima de él en las encuestas, Miguel Ángel Mancera, recibió un muy fuerte golpe, como resultado de su complicidad con compañías constructoras que edificaron edificios endebles. Los sismos los tiraron y, de paso, desmoronaron la imagen que aún conservaba el jefe de Gobierno.

Lo mismo sucedió con su otro rival perredista, Graco Ramírez, gobernador de Morelos. Su cuestionadísima gestión en el gobierno, con cientos de acusaciones de corrupción y su también pésima actuación en los sismos que afectaron su estado, prácticamente lo han borrado de la carrera por la candidatura.

El Frente lo conformará el PRD con el PAN, y recientemente, Silvano ha pagado espacios en noticieros nacionales (con dinero del erario, por su puesto, ya que su fortuna es intocable) para hacer declaraciones rimbombantes respecto a la elección del candidato de la coalición.

También le beneficia, directamente, la salida de Margarita Zavala del PAN. Ella era la mejor posicionada de todos los aspirantes del frente y, ante una eventual elección abierta para el candidato, hubiera ganado de calle.

Ahora, son su salida, Silvano calcula (así lo declaró en el noticiero de TV Azteca) que sus rivales para la candidatura del Frente Ciudadano sólo serán Ricardo Anaya (dirigente panista) y Rafael Moreno Valle (exgobernador de Puebla).

Estos dos personajes tienen una cola larguísima (Creemos que Silvano calcula que es más grande que la suya) y en la posible elección interna saldrían muchas cosas a la luz. Y en esto de la “guerra sucia” sabemos que nuestro gobernador es líder.

Bueno, pues es un hecho de que Silvano se va en dos meses más. Esto generará movimientos en el gabinete y, también, en el municipio de Zitácuaro. Con seguridad, varios funcionarios estatales serán cambiados o también renunciarán, para buscar candidaturas para la elección de 2018.

Entonces, es cosa de semanas para que se dé una desbandada en el gobierno estatal. En el municipio de Zitácuaro también sucederá. Carlos Herrera aspira a la candidatura a la diputación federal. Es posible que se la den.

Pero también se le manejaba como posible sustituto de Silvano en el gobierno del estado. Cualquiera que sea el motivo, Herrera dejará también la presidencia a final de año. Y con él, quizá parte de su gente saldrá de la administración, para acompañar al hoy alcalde a la campaña o al gobierno. La cosa es asegurar el próximo cargo…

Comments

comentarios