Interrupción Legal del Embarazo, ¿sí o no?

Por M. en D. Joaquín R. Benítez V.

Desde hace un par de semana he visto como, en las redes sociales como Facebook o twitter, han aumentado los mensajes o notas en las que invitan a dar like o compartir si se está de acuerdo con la protección de la vida desde la concepción, derritiéndose en loas para los gobiernos de las Entidades Federativas, que han criminalizado la interrupción del embarazo en cualquier momento.

Anteriormente, las legislaciones penales de los Estados establecían que el aborto no sería punible en tres casos: 1. Cuando el feto tuviera alguna malformación; 2. Cuando se pusiera en peligro la vida de la madre y; 3. Cuando fuese producto de una violación. Ahora, los grupos ultraconservadores (súper sic) tanto de ciudadanos como de gobernantes están impulsando iniciativas para abrogar las tres causas de exclusión del delito de aborto y proteger con ello, la vida.

Se han satanizado leyes como la del Distrito Federal (y proyectos de otros Estados), que han permitido la interrupción legal del embarazo hasta las 12 semanas de gestación, argumentando que es un atentado contra la vida y los designios de un Dios; desde mi perspectiva no estoy no a favor ni en contra de la interrupción del embarazo, pero sí estoy a favor del Derecho de las mujeres a decidir sobre su cuerpo.

Son las mujeres las que deben decidir si interrumpen o no el embarazo, y a quienes sí lo decidan, no tienen ni deben ser criminalizadas, al final se debe respetar su decisión, pues se está decidiendo sobre su cuerpo y sobre su futuro, y sobre eso, cada quien piensa de maneras muy relativas y válidas, hay que recordar que cuando uno señala a alguien nosotros mismo nos señalamos con tres dedos.

Las Iglesias y los conservadores hablan de los designios de Dios, como si interpretaran las voluntad de esa deidad; “Dios ha muerto” y desde hace muchos siglos no ha vuelto a tener comunicación directa o indirecta con la humanidad, no se han preguntado ¿por qué?, ¿acaso ya todo está dicho?, así que el andar jugando al médium  en un asunto tan delicado no es la vía del convencimiento a aquellas mujeres que han optado por la interrupción legal del embarazo.

Aquellos que tan afanosamente se pronuncian por la protección de la vida desde su concepción, también deberían de preocuparse por la vida después de la concepción, nacimiento, desarrollo y culminación, por qué no se han preocupado porque se impulsen leyes que garanticen una vida diga a millones de mexicanos y con ello dejen de engrosar las filas de la pobreza y pobreza extrema.

¿Acaso, no es más inhumano dejar morir por desnutrición a miles de niños?, ¿No producirá la ira de Dios ver como se destinan a generaciones de seres humanos a la miseria generacional?, entonces, ¿no es hipocresía preocuparse sólo por la concepción y no por el resto de la vida de ese ser humano? Así que, es válida y respetable la opinión sobre la protección de la vida desde su concepción, pero de esas mismas maneras debe ser la decisión de la mujer a decidir sobre ese tema.

Las Iglesias han puesto el grito en cielo y señalado a las mujeres que acuden al Distrito Federal a practicarse un procedimiento de interrupción, pero esos hombres de Dios (súper sic) no dejan de ser sepulcros blanqueados, pues con ese mismo ahínco debería de condenar y llevar ante la justicia a cientos de curas o pastores pederastas; pero en lugar de ello, los ha protegido y creen que con la penitencia espiritual o con un “perdón” todo se arregla; ¿cuántos pederastas han pisado la cárcel?, si muchos son aliados del poder, tal y como se demostró con Marcial Maciel, que Dios lo tenga en los avernos.          Quizá los curas pederastas se oponen a la interrupción legal del embarazo porque se les estaría terminando la materia prima de sus felonías ¿o no?

Lo que se deben apoyar son leyes que tiendan a dar una mayor libertad al hombre, pero no la simulación que se vive en estos días, en los que la ley se tuerce a conveniencia y dejó de ser general para aplicarse o no de manera particular a cada caso en concreto. Depende de quién seas o quienes sean tusa familiares, se determinará sí se aplica o no la lye y en que grados.

________________________

jbenitezv_nos@hotmail.com (comentarios y sugerencias)

Comments

comentarios