¿Dónde Está el Fraccionamiento de la Policía? ¿Dónde Está el Dinero?

Por Ricardo Rojas Rodríguez

Zitácuaro.- Algo está mal, muy muy mal, cuando se pide a los regidores que autoricen (y ellos lo hacen) donar 3 terrenos propiedad del Ayuntamiento para construir el fraccionamiento para los policías. Lo malo es que ya la anterior administración gastó 10 millones de pesos en la compra de un predio para el m ismo fin. ¿Entonces?

Recordamos que al final de su mandato, el anterior exalcalde, Juan Carlos Campos Ponce, tenía conflictos con todo mundo. Y sus elementos de la policía no eran la excepción. Le reclamaban el que los recursos destinados a la seguridad no llegaran a ellos, no “aterrizaran”.

Y sí, pese al presupuesto millonario destinado por Campos a la Dirección de Seguridad Pública, los elementos no tenían uniformes, ni equipo en buenas condiciones. De hecho, las patrullas estaban sin llanta, sin gasolina, sin refacciones.

El mayor reclamo era el cumplimiento de la promesa de comprar un terreno para la construcción del fraccionamiento de la policía. Y el alcalde, cuando se vio acorralado, no le quedó más que acceder.

Claro, eligió un terreno que le convenía (propiedad suya, del extesorero Alfredo Kury y del actual presidente, Carlos Herrera Tello. Mucho se argumentó que el predio no era apto para fraccionamiento.

Pero fue un hecho que el terreno se pagó y que los 10 millones de pesos que costó salieron del Subsemun (Subsidio a la Seguridad Pública Municipal, un programa federal que hoy ya cambió de nombre).

En una ocasión, al verse enfrentado con furiosos elementos policíacos que protestaban por sus derechos, el entonces alcalde hasta les mostró los cheques con los que liquidaría el terreno y prometió entregar la escritura, antes de salir del cargo (por supuesto, no cumplió).

Cuando Carlos Herrera Tello tomó el cargo, confirmó que el terreno no era apto para el fraccionamiento; inclusive, de forma personal inició un proceso penal el contra del exalcalde para que le pagara su parte del predio, que nunca le liquidó.

Desconocemos en que haya terminado el proceso particular. Pero es un hecho que el problema nunca se solucionó para los policías. El dinero sí se erogó. ¿A quién se le pagó? No lo sabemos. Pero el terreno se compró.

Herrera Tello ya no habló del caso. Y no se sabe qué pasó con el dinero, si se regresó o no. Además, se supone que el Ayuntamiento tenía la posesión del predio que ya había liquidado.

Todo esto se debería de aclarar, de transparentar, antes de solicitar que el Ayuntamiento vuelva a destinar recursos municipales para el fraccionamiento que ya se pagó. ¿Qué va a pasar con el terreno y el dinero? Eso es lo que se debe de explicar.

Por cierto, tenemos conocimiento de que un miembro del Ayuntamiento ya le echó el ojo al terreno y piensa, como que no quiere la cosa, ocuparlo poco a poco, ya que está cerca de un rancho de su propiedad.

No es que estemos en contra de un fraccionamiento para los policías. Claro que, como empleados municipales que son, tienen derecho a que se les otorgue un terreno para que construyan sus viviendas. En especial cuando sabemos que el salario de un policía es bajo y apenas sirve para cubrir sus principales necesidades.

Pero no está bien que el cabildo, el Ayuntamiento, pretenda olvidarse de un recurso municipal que tanta falta hace y, simplemente, volver a gastar en algo que ya se pagó, sin hacer ningún esfuerzo por recuperar el dinero…

Y Crece la Deuda

Uno de los principales retos del gobernador Silvano Aureoles Conejo, al asumir el cargo, era dar certidumbre financiera al estado, luego de que la inmensa deuda que le heredaron sus antecesores prácticamente ahogaba la administración.

Tenía que aplicar un plan para racionar el gasto y destinar dinero a la inversión productiva y los programas, para que éstos no se volvieran a paralizar. Luego, tenía que investigar el origen de la deuda y fincar responsabilidades a quien haya cometido irregularidades.

Lo más importante era renegociar y hacer que la deuda disminuyera. Todo esto, sin pedir nuevos préstamos que incrementaran aún más la ya de por sí pesada carga financiera. Bueno, ya han pasado dos años y, la pregunta es: ¿Lo ha logrado? O, al menos, ¿se han dado pasos adelante?

Para responder esto, consultamos un artículo publicado en el portal Sin Embargo (http://www.sinembargo.mx/22-10-2017/3330618). En él se hace un análisis de la situación financiera en Michoacán, a dos años de la administración silvanista.

El resultado es que no sólo no se ha disminuido la deuda, sino que ha aumentado. Antes de que Silvano fuera gobernador, señala el medio, el débito representaba el 4.3 del Producto Interno Bruto (PIB).

Ahora, a dos años de gobierno, la deuda es el 4.6 del PIB; es decir, se incrementó en tres décimas; esto, traducido en hechos, representa una carga pesada. De tal forma que esta situación coloca a Michoacán en el semáforo rojo financiero y lo coloca como uno de los 10 estados más endeudados del país.

Para salir de este adeudo, señala Sin Embargo, cada michoacano debería de pagar 4 mil 500 pesos. Obviamente, esto ha provocado que varios programas se cancelen y acciones que se deberían realizar no se hagan.

El portal que mencionamos señala que lo que se ha tenido que cancelar son el pago de becas. Asimismo, el financiamiento de algunas instituciones. En este caso, de la Normal Rural de Tiripetío, a la que no se le da el dinero que se le debe, para su operación

Sí, se trata de esa escuela que tiene alumnos que protestan, cierran carreteras, calles de la capital del estado y secuestran vehículos. Pero, según el medio, los estudiantes tienen razón en reclamar, porque no se les da lo que les corresponde, aunque quizá la forma en la que lo hacen es lo que divide a la sociedad.

Además de la deuda y la falta de cobertura de programas, Sin embargo afirma que Silvano Aureoles cometió irregularidades con la aplicación del recurso que le envía la federación, de acuerdo a los resultados de la cuenta pública 2016.

Un análisis de la Auditoria Superior de la Federación (ASF) afirma que de los 3 mil 086 millones de pesos que se le mandaron a Silvano para aplicar en materia de salud, desvío 569 millones 867 mil pesos.

Pero no es todo, la ASF le observó la mala aplicación de recursos de casi todos los programas federales, por lo que se le ha exigido que aclare el destino del dinero o, en su caso, que los reintegre.

El medio que realizó este análisis señala que, con todo y estas irregularidades, Silvano Aureoles Conejo está muy a gusto con la grilla y aspira a ser candidato a la presidencia de la República…

Miranda, Preso

El viernes, sorpresivamente, la Procuraduría michoacana detuvo y encarceló a Luis Miranda Contreras, es tesorero del entonces gobernador Fausto Vallejo Figueroa. El arresto se dio por presunto desvío de recursos públicos.

Con ello, el gobernador Silvano se alzó como justiciero que castiga la corrupción (la anterior, no la suya) y amenazó a que habrá más arrestos, porque la lista de exfuncionarios señalados “es muy larga”.

Sin embargo, creemos que todo ello no es más que una cortina de humo. No es que Miranda, zitacuarense, para colmo nuestro, no haya “robado” el dinero que le dicen, sino porque es el clásico arresto publicitario, para decir que se hizo algo y luego dar carpetazo al asunto.

El problema, además, es que se le acusó por un delito no grave, lo que le da la posibilidad de salir pronto, bajo fianza y ya. Es decir, podría destinar una pequeña parte del dinero que se supone que desvío para librar la cárcel y ya, vivir tranquilo, como si no hubiera pasado nada (pero pasó)…

Comments

comentarios