Festejan Zitacuarenses el Aniversario de la Revolución

  • Sin embargo, el problema fue la actuación de la policía al detener a un joven

Zitácuaro.- En un ambiente festivo, así celebró Zitácuaro el aniversario del inicio de la Revolución Mexicana, con reconocimiento a la deportista más querida por los ciudadanos y con un desfile agotador que duró más que la Cuaresma.

A las 9 de la mañana, ya unos contingentes escolares aguardaban el inicio del acto cívico oficial, en el que Fátima Anahí Híjar Marín, la ciclista juvenil que ha alcanzado la mejor posición en su categoría, a nivel nacional y ha ido a competir al extranjero, fue galardonada.

Junto con ella se entregaron reconocimientos al marchista olímpico, Ever Palma, y el veterano triatleta Simplicio García. Pero Fátima fue la que se llevó los aplausos. Con su carrera en ascenso y con el nivel que ha alcanzado, al irse a entrenar a un equipo guanajuatense, los zitacuarenses tienen las esperanzas puestas en ella.

Y fue la propia deportista la que tuvo a su cargo el discurso oficial. Es decir, una joven deportista, con un mensaje fresco, en lugar de las intervenciones políticas de costumbre.

Después, a las 11 de la mañana comenzó el desfile deportivo, en el que participaron escuelas de los niveles medio superior y superior. Más de 2 horas de marchas, tablas rítmicas, bailes y pirámides.

Aunque el clima ayudó, porque, aunque hubo sol, los rayos no quemaron y ni se ensañaron con los zitacuarenses. La temperatura no subió de 24 grados, así que la insolación no fue un problema.

Los zitacuarenses, ya descansados por el puente revolucionario, acudieron en gran número y con entusiasmo, celebraron el paso de sus amigos, hermanos o hijos, en los contingentes escolares.

El comentario, al ver que el desfile no terminaba, fue el que ahora ya hay muchas instituciones de bachillerato y licenciatura. Inclusive, algunas de las que no se sabía. Y todas buscaban lucirse, así que llevaban varios contingentes: unos con pirámides, otros con tablas y otros con información de sus carreras.

Así que el paso se prolongaba y prolongaba. Pero el ambiente fue de tranquilidad, con uno que otro huevo con confeti y harina, sobre los marchistas, que provocaba risas y rompía con la monotonía.

Abuso de Autoridad

El prietito en el arroz lo pusieron los policías, quienes se molestaron cuando un joven arrojó un huevo con harina y cayó encima de una patrulla. Como el travieso se encontraba en un bar, una decena de elementos se introdujeron en el negocio, sin pedir permiso, y lo sacaron esposado.

Lo anterior, provocó molestia entre los ciudadanos, pero los policías igual arrastraron al joven, detenido. Luego ya no se les volvió a ver a los elementos del orden. Pese a que los huevos de harina no pararon.

Más de 2 horas y cuarto duró el desfile, con la participación de la Asociación de Charros al final, como de costumbre. Luego, la gente se dispersó y saturó las angostas calles del centro. El día revolucionario no había terminado y sobraba todavía tiempo para festejar.

Comments

comentarios