Realizan Policías Detención Ilegal de Joven Durante Desfile

Zitácuaro.- Fue ilegal la detención del joven acusado de aventar un huevo con harina, por parte de elementos de la Policía Municipal, al inicio del pasado desfile para celebrar el inicio de la Revolución Mexicana. Esta situación sólo puede explicarse como un caso más de abuso de autoridad.

El licenciado Joel Vera Terrazas indicó a este medio que el detenido no cometió ningún delito, ni falta administrativa. Esto último, porque no hay un reglamento que especifique que aventar un huevo con harina en la calle sea motivo de sanción y, mucho menos, de arresto.

Lo anterior señala que no hubo motivo para realizar la detención. Mucho menos, para entrar en el restaurante, sin autorización del dueño. El haberlo hecho es un caso de abuso de autoridad.

El aventar un huevo con harina, en el contexto de una celebración pública, como es un desfile, no era motivo de detención. Con mayor razón cuando no le pegó ni afectó a ninguna persona. Cayó sobre la patrulla y no hubo daños.

La forma en la que lo esposaron, como si fuera un peligroso delincuente, provocó que los policías violaran su libertad personal, lo que transgrede el artículo 1 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

El afectado está en todo su derecho de presentar una queja en la Comisión Estatal de Derechos Humanos. Asimismo, una denuncia penal en la Fiscalía Regional de Justicia, por ejercicio indebido de la función pública.

Para este caso podría aplicarse lo que señala el artículo 16 de la Constitución:

“Art. 16.- Nadie puede ser molestado en su persona, familia, domicilio, papeles o posesiones, sino en virtud de mandamiento escrito de la autoridad competente, que funde y motive la causa legal del procedimiento”.

Hay antecedentes legales. En Ciudad Juárez, el director de Derechos Humanos, Rogelio Alejandro Pinal, se expresó al respecto:

“Será necesario que los dueños de los negocios requieren de la presencia policiaca y autoricen la entrada de los elementos para realizar revisiones en sus instalaciones o también contar con una orden judicial porque de lo contrario se estaría violentando los Derechos Humanos”.

Agregó: “será necesario que se presente algún delito dentro de los negocios para que los agentes puedan ingresar incluso sin autorización”. Y, este no fue el caso, porque no hubo delito.

Comments

comentarios