Continúa Inconclusa la Principal Obra de Carlos Herrera

Zitácuaro.- A más de un año y dos meses y medio de haberse iniciado, la modernización de la avenida Revolución parece no tener fin. La obra sigue inclusa y, pese a que oficialmente está abierta al tráfico, todavía se obstruye la circulación para realizar trabajos pendientes, lo que provoca embotellamientos y dolores de cabeza a automovilistas y ciudadanos.

Sólo son detalles los que faltan… Pero no se terminan. La fecha que el propio alcalde Carlos Herrera Tello se dio para concluir al 100 por ciento los trabajos fue el 31 de julio. Han pasado más de 4 meses y todavía no hay para cuando concluir.

Esta semana, nuevamente la vialidad fue cerrada, el pleno día y horas “pico”, para llevar a cabo acciones de balizamientos que volvieron a recordar a los ciudadanos los dolores de cabeza que sufrieron los últimos meses de 2016 y casi todo el 2017.

Tal como la fecha de terminación definitiva, también se desconoce cuál ha sido la inversión total de recursos para realizar esta, la más grande obra de la presente administración municipal. Se habla de más de 200 millones de pesos, pero la cantidad exacta no se ha dado a conocer.

En tramo entre Miguel Carrillo y Leandro Valle es el que más avance registra. Está casi terminado… Pero sólo casi. Porque aún están pendientes los “detalles” que han impedido su inauguración oficial; entre ellos, el balizamiento, que esta semana provocó el cierre parcial de la vialidad.

Sin embargo, mientras más tarda la terminación de la obra, algunas de las instalaciones que se colocaron ya han comenzado a deteriorarse. Ese es el caso de la iluminación que se colocó en las protecciones que se instalaron en los costados de la ciclopista.

En cada cuadra, al menos el 20 por ciento de ellos ya no enciende. Esto es, mientras se concluye la obra no se le ha dado mantenimiento y ya comienza a registrar estragos del uso y abuso de la misma.

Pero el que todavía está muy retrasado es el último tramo de la obra, el que comprende desde la calle Miguel Carrillo a la salida a Morelia. En este caso, la repavimentación debió de haberse hecho de concreto y sólo se tendió una carpeta de asfalto en algunos tramos, no en todos.

Tampoco se ha trabajado en las banquetas, en el camellón, ni en los señalamientos. Este tramo está muy lejos, todavía, de concluir. De tiempo en tiempo, los trabajos se abandonan y luego se retoman, sin que se conozca la razón. Sin una fecha definitiva y segura de su terminación, la obra corre el riesgo de volverse eterna.

Comments

comentarios