Sembró Terror en Ciudad Hidalgo, Mando Policíaco Detenido

Zitácuaro.- Leonardo Guevara de Ita, director de Seguridad Pública de Ciudad Hidalgo, quien fue detenido este lunes, acusado de violación, sembraba el terror en esa población; en especial, contra los grupos que se oponían al alcalde Rubén Padilla Soto.

Opositores, ciudadanos, todos recibían mensajes de amenazas o la visita de pistoleros con pasamontañas que trataban de “convencerlos” de que no protestaran y acataran las órdenes del alcalde. Todo ello apuntaba a Guevara de Ita.

Pero el caso de la mujer violada de forma tumultuaria por 6 policías de Hidalgo, incluido el director, fue el que hizo le hizo caer, junto con su subdirector y 4 elementos; entre ellos, 2 mujeres.

De acuerdo a la queja que la afectada y su esposo presentaron en la Comisión Estatal de Derechos Humanos, el 6 de diciembre del año pasado, no sólo fue detenida ilegalmente y violada, sino que las agresiones siguieron.

Una vez liberada, luego de su ultraje, afirmó que las agresiones contra ella y su esposo continuaron, de parte de los elementos policíacos. Parecía ya una situación personal en su contra.

La Comisión Estatal de Derechos Humanos, al comprobar las violaciones a sus garantías, emitió una recomendación, el pasado 15 de agosto de este año, bajo el expediente 060/2017. En ella pidió que se diera vista al encargado de Asuntos Internos de la Secretaría de Seguridad Pública, para que investigada a Leonardo Guevara y su corporación.

Eran tantas las evidencias, que finalmente la Fiscalía Regional obtuvo orden de aprehensión en su contra y de 5 elementos policíacos más, que se cumplimentaron el pasado lunes.

Incidentes

No eran las únicas quejas que pesaban sobre Guevara de Ita, quien sembró el terror en el municipio de Hidalgo; en especial, contra opositores al alcalde. Su principal objetivo fue el dirigente del Movimiento Antochista y los integrantes de esta agrupación.

El pasado 7 de enero de este año, comerciantes del mercado Emiliano Zapata, quienes serían reubicados a las afueras de Hidalgo, pero se oponían a ello, fueron “visitados” por 7 hombres armados con el rostro cubierto.

Los comerciantes hacían guardias para evitar el desalojo. A las 3 de la mañana llegaron los presuntos sicarios, quienes comenzaron a gritarles groserías y, luego de encañonarlos les advirtieron: “Quiten sus pinches mantas, y tengan diálogo con el presidente”. Luego se retiraron.

Curiosamente, la presidencia los había convocado a un diálogo ese día. Los comerciantes llegaron temerosos de ser agredidos nuevamente. Un mes después, el 10 de febrero, en la madrugada, sujetos balearon la camioneta Nissan 2008 del dirigente del Movimiento Antorchista, Víctor Gaytán Reyes.

La unidad estaba estacionada afuera de su casa. La camioneta recibió 87 balazos. Los pistoleros colocaron una cartulina que involucraba a Gaytán en actividades de narcotráfico.

10 minutos después, sin ser llamado, llegaron policías encabezados por Leonardo Guevara de Ita. Dijo que lo había llamado el director del Colegio de Bachilleres, quien se encontraba ahí y desmintió lo mencionado por el jefe policíaco.

Previamente, Víctor Gaytán había recibido un mensaje telefónico de Guevara, quien le advertía: “no andes solo”. Además, incluyó imágenes de un sujeto barbudo. Esto fue tomado por el líder antorchista como una amenaza, que fue reforzada por el ataque a su camioneta.

Desde entonces existe la demanda de destitución del alcalde Padilla y de investigación en contra de Guevara de Ita, que no ha tenido eco en las autoridades. La tensión sigue hasta la actualidad.

Pero de Leonardo Guevara se sabe poco. Sólo que estuvo en el ejército y ganó el grado de capitán. Asimismo, que fue acusado, por policías estatales de Morelia, de torturar a un detenido, en 2013, cuando todavía estaba en la milicia.

En una nota escrita por la extinta Agencia Esquema, del 2 de agosto del 2013, policías mencionan que un grupo de militares se introdujeron a las instalaciones de la Secretaría de Seguridad Pública de Michoacán, con un detenido que tenía el rostro cubierto.

Adentro, torturaron al sujeto por aproximadamente 20 minutos. Los policías pidieron al mando, quien era Leonardo Guevara, que registrara en el libro el ingreso del detenido. Pero éste hizo caso omiso.

Por el contrario, luego de torturarlo lo volvieron a sacar, no sin antes advertir a los policías que no dijeran nada. Para reforzar la amenaza, algunos de los policías que presenciaron los hechos recibieron llamadas telefónicas para amagarlos.

Hoy, Leonardo Guevara de Ita está detenido, acusado de violación tumultuaria, aunque será el juez el que definirá si es sometido a proceso o no.

Comments

comentarios