Retorna Dykman, Tras Acompañar a la Monarca por Norteamérica

Zitácuaro.- Fueron 9 meses de viaje a través de Norteamérica y más de 16 mil kilómetros recorridos en bicicleta. Y, esta semana, Sara Dykman, la bióloga estadounidense que acompañó a la monarca a su regreso a Canadá y Estados Unidos, volvió a Zitácuaro, junto con la mariposa, como lo prometió.

Un grupo de ciclistas esperaron a la investigadora en San Felipe, para realizar con ella el recorrido en el último tramo, para llegar a Zitácuaro. Este es el final de su recorrido por desiertos, bosques, montes, ríos y playas a lo largo de México, Estados Unidos y el sur de Canadá.

Al cruzar los límites de Michoacán, Sara posteó: “¡Llegué a los santuarios del monarca! Fue una sensación increíble ver a tantas monarcas en un solo lugar y saber que podría haberlos conocido en el camino”.

Dykman se ha ganado el cariño de habitantes de los santuarios de la monarca, campesinos y ejidatarios con quienes convivió la temporada pasada y ahora reencuentra. Pero también de un grupo de ecologistas zitacuarenses, como Moisés Acosta, quien le dio cobijo y ahora la recibe nuevamente con cariño.

El recibimiento no podría haber sido más cálido: “Bienvenida a Zitácuaro, Michoacán Sara Dykman un gusto enorme tenerte con nosotros, eres una gran persona y adelante con tus proyectos, aquí estamos tus amig@s”.

Durante su viaje en solitario, Sara conoció la soledad, pero también la solidaridad de la gente sencilla, que vive en cientos y cientos de comunidades que son parte de la ruta de la mariposa monarca. En muchas ocasiones, sin conocerla, le abrieron su casa y su corazón.

¿Para qué realizar este viaje? Ella lo mencionó a lo largo de su viaje: “Para generar mayor conciencia entre la población”. Recordó que hay problemas que dañan a la mariposa, como los pesticidas en Estados Unidos y, en México, los pocos lugares para que hiberne.

Reconoció que, por el hecho de viajar en su bicicleta, mucha gente la llamaba “rara, por hacer lo que me hace feliz”. Pero dijo que ella disfrutó de los animales, los colores y desea que el medio ambiente se conserve para las futuras generaciones.

A lo largo de su viaje tuvo mucho contacto con los niños, quienes la comprendían mejor que los adultos. A ellos les enseñó que hay muchas maneras de vivir y que hay muchas cosas importantes en la vida.

También les dejó con consejo: “Conseguir sus sueños y compartir el mundo con los animales. Pero, sobre todo, disfrutar el mundo”.

Comments

comentarios