Herrera e Ixtláhuac, de Precampañas y Golpes Bajos

Por Ricardo Rojas Rodríguez

Zitácuaro.- “Colgado” del hermano del gobernador, Antonio García Conejo, el alcalde con licencia, Carlos Herrera Tello, hace precampaña en Huetamo. El diputado Antonio Ixtláhuac Orihuela se destapa para la candidatura al senado por el PRI y recibe su primer “golpe bajo” en donde se le relaciona nada menos que con el líder criminal La Tuta.

Son tiempos políticos. Las precampañas han iniciado. Es momento de definiciones para los partidos, quienes en cuestión de días lanzarán a sus mejores perfiles; o, al menos, a los mejor posicionados o los que cuentan con mejores “padrinos”.

Por eso es momento de usar todo tipo de armas para debilitar al contrario y fortalecer la propia posibilidad. La política sucia, la clásica “democracia” mexicana, en todo su esplendor.

En el caso de Toño Ixtláhuac, tras meses de cálculos cree que tiene las canicas suficientes para jugar por la senaduría, como candidato de su partido, el PRI. Es el cargo más importante, a nivel estado, que se jugará en el próximo proceso electoral.

Sin embargo, como le sucede a todo político, su pasado ha regresado a atormentarlo. O, al menos, a ponerle alguna piedra en el camino, con la esperanza de quien hace el señalamiento, de verlo tropezar.

El problema de Ixtláhuac es que no sabe de dónde viene el ataque. De acuerdo a la publicación de Anonymus, el señalamiento lo hace el alcalde con licencia, Carlos Herrera Tello.

Sin embargo, aunque esto es posible, bien pudiera tratarse de “fuego amigo”. Es decir, algún ataque anónimo del propio PRI, de otro aspirante que lo ve como un estorbo para llegar a la candidatura al senador.

Lo malo para Ixtláhuac es que ahora que se ha abierto y expresado su decisión de registrarse como precandidato al senador, ha apostado en esta aspiración su capital político. Es decir, y si no le alcanza para esta posición, ¿qué hará?

¿Cuáles son las alternativas para Toño? ¿Buscar la reelección en la diputación federal? ¿O conformarse con el ‘regalo de consolación’ que le quiere dar el PRI estatal: la diputación local? Esto sería un paso atrás para su aspiración.

Decimos que esta acusación puede ser un golpe desde el mismo PRI, porque pelearse en este momento con Ixtláhuac es algo que no le conviene al alcalde con licencia, Carlos Herrera Tello.

Y es que ambos van en caminos distintos, no se estorban mutuamente y meterse en un pleito no le conviene a Herrera, por más que deteste al actual diputado federal. Esto, porque el munícipe de Zitácuaro está también involucrado en la carrera electoral y tiene una posición vulnerable.

Es decir, está en la vitrina política y es susceptible de ataques. En especial si le vuelven a recordar los señalamientos, nunca aclarados, que lo vinculan con las obras que sus empresas hicieron en la delegación Miguel Hidalgo, de la Ciudad de México.

Asimismo, como alcalde ha cometido algunos errores que podrían servir de argumento para este tipo de ataques, de golpes sucios, para desbalancearlo y para intentar influir en el electorado.

En Precampaña, Acompañado

Finalmente, después de pasar gran parte de su tiempo de licencia sin hacer grandes eventos, el pasado domingo Herrera acudió a Huetamo en plan proselitista. Pero no lo hizo solo. Se “colgó” de la figura de Antonio García Conejo, hermano del gobernador Silvano Aureoles Conejo y exalcalde de ese municipio.

Quizá Herrera prensó que necesitaba ayuda para penetrar entre los perredistas de Huetamo y quiso evitarse la fatiga y el desgaste económico de “convencer” a los simpatizantes de ese partido.

Y, bien por él. Pero lo cierto es que no podrá valerse del capital político de su amigo el gobernador y su familia para hacer campaña en el amplio distrito, porque ello no se traduciría, automáticamente, en votos. Si se confía de esa manera, la pasará muy mal el día de las votaciones.

Ahora, la cuestión para Herrera es: ¿qué sigue? Es decir, realizará mega actos y proselitismo en todos los municipios del distrito o se volverá a sentar a esperar a que transcurra el tiempo.

Por lo pronto, tendrá que decidir qué hará el 15 de enero, cuando se le vence su solicitud de permiso que presentó ante el cabildo de Zitácuaro para ausentarse un mes de la alcaldía.

Como lo mencionamos en la anterior entrega, lo ideal para los ciudadanos es que pida la licencia definitiva y se dedique a su campaña, de tiempo completo y no continúe esa confusión de quién manda en la presidencia.

Un alcalde sustituto tendrá poder de decisión para fijar el rumbo de la administración y no como ahora, que el síndico Salvador Martínez, manda, pero no, porque los funcionarios no le hacen caso… En fin.

Independientes

El pasado lunes venció el plazo para el registro de candidatos independientes para participar en las elecciones a la diputación local y las alcaldías michoacanas. A pesar de que esta figura de aspirante ciudadano sin partido ha sido muy requerida por la ciudadanía, en anteriores ocasiones, al menos en Zitácuaro hubo poca respuesta.

Sólo un ciudadano presentó solicitud para la candidatura independiente a la diputación local. Nadie a la alcaldía. Se trata del experredista Javier Jaramillo Serrato, quien deberá reunir los requisitos para poder participar en la contienda.

A Jaramillo le corresponderá, en lo que resta de enero y 6 días de febrero, de recibir el visto bueno del Instituto Electoral de Michoacán, reunir firmas del 2 por ciento del padrón electoral.

Es decir, tendrá que reunir al menos unas 3 mil firmas, de ciudadanos de los 3 municipios del distrito local electoral. Y, de lograrlo, enfrentar a los candidatos de los partidos tradicionales y convocar a los ciudadanos a votar por él. Ya veremos qué pasa.

La pregunta es: ¿por qué no hubo registros para la candidatura independiente a la alcaldía de Zitácuaro? ¿Acaso no hay ciudadanos que quieran ser alcaldes de su ciudad? Claro que los hay, lo que no hay es el dinero que se necesitaría para enfrentar una elección de tal magnitud.

Y es que, seamos sinceros: los topes de gastos de campaña que se imponen a candidatos son una burla. Todo mundo los viola y tomo mundo lo sabe, menos el Instituto Electoral de Michoacán.

La candidatura a la alcaldía no se puede ganar si no se reparten miles de despensas, de dádivas y apoyos diversos. Se habla de una “inversión” de millones de pesos. Al menos unos 20, que después se “recuperarán” del propio presupuesto de la alcaldía.

Ninguno de los ciudadanos puede hacer una inversión de ese tipo, sin echar mano del dinero público. Si alguien tiene posibilidad de hacerlo es la aspirante del PRD, Rocío Beamonte Romero.

Ella, preferida del gobernador Silvano Aureoles Conejo, quien se prevé que la apoyará totalmente con todo, será la enemiga a vencer. Ella ya ha comenzado a andar el camino, con el uso de recursos y actos públicos para hacer presencia en todos los actos municipales importantes.

Quizá por ello, los zitacuarenses prefirieron no perder el tiempo y meterse en una contienda casi imposible, en donde el poder y los recursos del estado están de un solo lado, lamentablemente.

Gracias, Bomberos

Los bomberos de Zitácuaro lo volvieron a hacer: reunieron juguetes para apoyar a quienes más lo necesitan: los niños pobres del municipio. Con el respaldo social que tiene esta institución, por su trabajo desinteresado, pudieron juntar una buena cantidad de regalos que repartieron el pasado fin de semana.

Tal y como lo hicieron durante los pasados sismos, cuando juntaron ayuda y acudieron a socorrer a quienes estaban en condiciones de desamparo, ahora lo hicieron con los niños. Por su trabajo incansable, gracias a los bomberos de Zitácuaro.

Comments

comentarios