Los Cómplices de Carlos Herrera

“La tiranía no se edifica sobre las virtudes de los totalitarios sino sobre las faltas de los demócratas”. Albert Camus (escritor francés). 

Por M. en D. Joaquín R. Benítez V.

La deplorable situación económica, administrativa, financiera y social por la que atraviesa Zitácuaro, no es responsabilidad exclusiva del alcalde Carlos Herrera Tello, para ello ha contado con la complicidad del Síndico y los Regidores, los cuales han avalado los antojos, ocurrencias y caprichos del presidente, pese a la inoperante y anquilosada administración (súper sic) que se ha efectuado en dos años y medio.

Sin embargo, la lealtad y levantamiento de manos por parte de Regidores y Síndico, no ha sido por el amor que se tiene al presidente y su proyecto (súper sic), ha sido originado por los beneficios en el reparto de las mieles del poder, pues es del conocimiento popular que Carlos Herrera, los ha cooptado a través de “cañonazos” de dinero (al puro estilo de Álvaro Obregón), así como con licencias para el funcionamiento de bares y restaurantes.

¿De que otra manera se puede explicar la actitud que en más de dos años han tomado los Regidores? Si se analiza detenidamente la actual administración, no ha habido una “oposición” al interior del Cabildo; los Regidores emanados del PRI, PAN, MORENA y PT, son los que más aplauden y se desviven por conseguir la gracia del munícipe; no cuestionan, no debaten, no exigen cuentas, se limitan a calentar la silla y levantar la mano.

En la memoria reciente de los zitacuarenses aún se recuerdan los nombres de Irma Ramírez del Valle, Maricela Contreras, Javier Jaramillo, Mary Carmen Bernal, Andrés Hernández Lindoro y María Elena Rodríguez, quienes en su momento representaron una real oposición en los gobiernos de Leopoldo Martínez, Antonio Ixtláhuac y Juan Carlos Campos; que si bien al final se impuso el “mayoriteo”, al menos dejaron constancia de la defensa de los intereses de los ciudadanos a quienes representaban.

Carlos Herrera, Salvador Martínez, Teresa Ruiz, Rocío Olivares, Alberta García,  María del Socorro de la Cruz, Patricia Ramírez, Candelaria Cambrón, Agustín Flores, J. Guadalupe Benítez, Fausto Pinello, Cuauhtémoc Valdez, Myrna Merlos y María Muñiz, son los responsables del estancamiento del municipio, ni siquiera intentaron cumplir sus compromisos de campaña, por ejemplo, el proyecto de la Presa del Bosque, el cual representaba un aliciente para el 50.9% de la población No Económicamente Activa (dato del INEGI).

Derivado de la bien pagada complacencia de los Regidores, se ha aprobado el endeudamiento (o refinanciamiento como pomposamente les gusta decir a los políticos) del municipio, lo cual origina el pago de millonarios intereses; deuda que no ha servido para ayudar al bolsillo de miles de zitacuarenses, que no ha producido empleos bien remunerados ni mucho menos ha incentivado la inversión.

Pareciera que los casi tres años de esta administración se dedicaron exclusivamente a un programa “enchulando tu calle”, y como no hacerlo, si la obra pública es la que deja grandes dividendos, ¿acaso creen que una parte de los millones que costó la remodelación de avenida Revolución, la salida a Toluca y la ciclopista, no fueron a parar a los bolsillos del Presidente y Regidores?, ¿Será casualidad que la obra de Av. Revolución fue adjudicada a la empresa Construcciones Michihuacan, S. A. de C. V., cuyo representante legal en 2016, lo era el Ing. Salvador Enríquez Mendoza (ex Director General del Instituto de la Vivienda del Estado de Michoacán)?

El cinismo de los políticos es tan grande, que a pesar de la nefasta administración, varios en el actual Ayuntamiento municipal aspiran a un cargo en las próximas elecciones de julio, volverán a darse su “baño de pueblo” para pedir el voto de los ciudadanos, con el argumento de que se gastaron millones de pesos en obras (intrascendentales) y cumplieron una que otra promesa de campaña.

¿En qué partido se puede confiar, cuando sus representantes en el Cabildo zitacuarense se arrodillaron ante los designios de su amo Carlos Herrera?, ¿Acaso los Regidores no obedecen a las plataformas políticas de los institutos políticos que los impulsaron?, ¿En alguna ocasión los comités municipales de los partidos políticos hicieron público su rechazo con el actuar de su(s) Regidor(es)? También los partidos políticos, tiene su cuota de responsabilidad en la situación de Zitácuaro, ante su omisión.

Queda claro que la única defensa al interior del Ayuntamiento fueron los intereses personales, ya se económicos o políticos, de alguna manera se tenía que recuperar lo invertido en campaña, y la mejor manera era permanecer callado, aplaudir y levantar la mano para aprobar todo cuanto quisiera el edil, así se resume esta administración, que pasó de la esperanza a la decepción y de la gallardía a la genuflexión.

jbenitezv_nos@hotmail.com (comentarios y sugerencias)

Comments

comentarios