Reelección de Herrera, la “Charlotada” del año

Por Ricardo Rojas Rodríguez

Zitácuaro.- Sí. Todo parece indicar que con el argumento de que la gente se “enojó” con él porque se salió de la Presidencia y le pidió que regresara, el alcalde Carlos Herrera Tello utilizará todos los recursos materiales y humanos del Ayuntamiento para impulsar su reelección.

Lo mostró en la sesión de cabildo en la que notificó su regreso, misma que convirtió en una obra de teatro en la que él era el rey y los trabajadores de confianza y funcionarios hacían el papel del “pueblo” que clamaba su reelección.

No cabe duda de que Herrera vive en una realidad muy diferente, dentro de una burbuja en la que sólo quiere escuchar el canto de las sirenas y que el espejito del cuento de Blancanieves le diga que sí, que él es el presidente más bonito del mundo.

Todo esto sería muy gracioso y nos moriríamos de risa al relatarlo, si no fueran porque, en su aventura política, Herrera se juega nuestro futuro, el de nuestros próximos 3 años de vida.

La estrategia, como la comentamos en este medio, comenzó la semana pasada, con el anuncio de su reelección a su círculo cercano, mismo que se encargó de difundirla poco a poco.

Además, con la supuesta “encuesta” (que no se puede llamar así, porque no contó con la rigurosa metodología necesaria) para saber si los zitacuarenses querían a Herrera de regreso y, peor aún, por 3 años más.

Luego continuó este lunes, con el “circo” montado en la Casona de la Estación que, de edificio dedicado a la cultura y el arte, ha sido convertido por esta administración en sede de las “charlotadas” políticas del Ayuntamiento.

Ahí se pudo constatar que Herrera no tiene ningún recato para forzar a los trabajadores que le deben su trabajo, los de confianza, a asistir a sus eventos políticos y gritarle su “apoyo incondicional”.

Los empleados de confianza saben que, de forma permanente, están en la tablita: o hacen lo que se les pide o pierden su trabajo. Y en este municipio, en este tiempo de crisis, quedarse desempleado es una gran tragedia. Por ello es tan detestable el hecho de que abusen de la necesidad de la gente.

Como lo comentábamos en la anterior entrega, en la que ya le dábamos un adelanto de lo que iba a pasar esta semana, la estrategia es bien cómoda para Herrera: los recursos del Ayuntamiento, el presupuesto, los apoyos, los programas sociales y el personal estarán a su disposición para apuntalar su precampaña.

El argumento para todo esto no podría ser más “peregrino”: que día a día la gente le manifestaba su descontento con el que saliera de la presidencia: “Era un sentir general”. Y por ello decidió, nuevamente, “sacrificarse” para regresar a la alcaldía.

Más aún, el “sacrificio” incluyó renunciar a la precandidatura a la diputación federal y buscar la reelección a la alcaldía. ¡Qué barbaridad! No cabe duda de que Herrera es un santo.

Aun así, con todo y la ventaja que le da poder usar los recursos públicos, no tiene seguro el triunfo. En especial si el descontento de un importante sector de la población se refleja en las urnas.

Esto no quiere decir que tiene muchas posibilidades de perder. No. Por el contrario, para los demás aspirantes a la alcaldía, Herrera será el candidato a vencer. En especial porque irá en coalición con el PAN, el Verde Ecologista y el Movimiento Ciudadano.

Teóricamente, las estructuras de estos partidos (que salvo la del PAN, las demás son casi inexistentes) lo respaldarán. Los únicos que podrían hacerle competencia son el PRI y Morena, pero siempre y cuando cuenten con candidatos fuertes, con poder económico y presencia que contrarreste la inequidad en la que se desarrollará la contienda.

Veremos si la maquinaria silvanista basta para imponer a Herrera que, a diferencia de la anterior ocasión, ya no tiene expectativa que generar, porque ya mostró lo que podía hacer y a muchos nos ha decepcionado.

Por cierto, desde el “destape” anticipado de Herrera, la semana pasada, la que salió de la escena pública fue Rocío Beamonte Romero, a quien Silvano había enviado como su virtual candidata a la alcaldía, antes de que diera marcha atrás.

Sería interesante saber por qué el gobernador y verdadero mandamás en el PRD estatal cambió de opinión. No fue una simple ocurrencia, sino que debió de tener información que le hizo “bajar” a Rocío.

Es decir, debió de haber tenido en sus manos un análisis en el que Beamonte no garantizara el triunfo en la alcaldía, lo que ponía en peligro, no sólo su influencia política, sino que destaparía todo lo ocurrido en la alcaldía estos 3 años.

Una razón de peso debió de haber habido. Así que a Herrera no le quedó otra que “sacrificarse”. Pero él sabe (o debería saber) que la elección no es fácil, que habrá muchos factores que influyan y que corre el riesgo de sufrir una dolorosa derrota…

3 Aspirantes a la Local

Por cierto, la misma coalición PRD, PAN, Verde Ecologista y Movimiento Ciudadano respaldarán al candidato a la diputación local por este distrito. E igual que en el caso de la presidencia municipal, el partido de Silvano será el que defina al abanderado.

Esto es una mala noticia para la regidora panista, Mirna Merlos Ayón, quien soñaba con la candidatura a la diputación local, respaldada por el PRD, con lo que tenía mayores posibilidades. Ella es experta en aprovechar coyunturas políticas para colocarse en puestos claves, pero esta vez le falló. Lástima.

La candidatura a la local está muy peleada, porque se registraron 3 perredistas (o, más o menos) para pelear por la nominación: Crispín Duarte Soto, Carlos Hurtado Casado y Ulises Romero.

En el caso de Crispín Duarte Soto, vemos a la persona más académicamente preparada. De pasado priista, se sumó al PRD cuando Silvano comenzó en la política partidista y ganó la elección a la presidencia. Desde entonces ha militado en este partido.

Se le conoce por sus libros sobre historia y su paso en la docencia y cargos como el de Cronista Municipal. Actualmente es el titular de la Unidad Regional de la Secretaría de Educación en el Oriente.

Tiene la combinación adecuada de política, cultura y preparación académica. En un mundo ideal y democrático sería el mejor calificado para buscar la diputación local. Pero en nuestro sistema político pesan más otros factores, como el contar con un “padrino” poderoso.

El caso de Carlos Hurtado nos sorprende, por un lado; sin embargo, era esperable. Luego de su pleito y reconciliación con Carlos Herrera, se puso a trabajar políticamente, a través de una agrupación X.

Lo claro era que buscaba formar su estructura para él mismo. Con Carlos Herrera en la candidatura a la alcaldía, ambos podrían trabajar en conjunto (y beneficiarse de los recursos del Ayuntamiento) para impulsarse mutuamente. Pero, ¿qué tanto nos convendría a los ciudadanos que nos representara?

Ulises Romero ha trabajado en el archivo del gobierno del estado. Un cargo de medio nivel en el que fue colocado por su militancia silvanista. No obstante, se le relaciona más con el secretario de Gobierno, Adrián López Solís.

Sus posibilidades radican en que haya un reparto de posiciones y él salga beneficiado por esas oscuras negociaciones que en el PRD son algo común. Romero es muy bueno cuando de crear ambiente en las reuniones sociales se refiere. Pero quién sabe si sería un candidato atractivo para el electorado…

Estos días son decisivos para definir candidatos. No sólo para la dupla PRD-PAN, sino para todos los partidos. Es cosa de días para que todos den a conocer sus nombres y se vea claro cómo estará la contienda electoral próxima y cuáles serán las opciones que tendremos los zitacuarenses…

Comments

comentarios