PRI Zitácuaro, Entre la División y el Chantaje de Campos Ponce

Por Ricardo Rojas Rodríguez

Zitácuaro.- ¿Qué hace el PRI municipal para parar el intento de reelección del alcalde Carlos Herrera Tello? Nada. El partido que aspira a “recuperar” la presidencia está igual o más dividido que hace 3 años, mientras que el dirigente municipal, Carlos Arriaga, se deja chantajear por el exalcalde Juan Carlos Campos Ponce, quien aspira a regresar.

Así es: la falta de unidad, trabajo y liderazgos fuertes tiene postrado al PRI. Ninguno de los que se manejan como posibles abanderados a la alcaldía tienen el capital político (ni económico) como para encabezar una candidatura con posibilidades de ganar.

Y, ciertamente, es el PRI el partido que podría dar la pelea, la batalla, porque Zitácuaro siempre ha sido su bastión, su reserva de votos. Pero no en las condiciones actuales, fracturado, dividido.

Su militancia se ha dejado enamorar por el canto de la sirena silvanista y aprovecha lo que le pueda sacar a la administración de Herrera, aunque sea a cambio de su voto. Así los acostumbró su partido.

Los analistas políticos de café señalan que el único priista que pudiera dar la batalla por la presidencia en Antonio Ixtláhuac Orihuela. Sin embargo, el actual diputado federal no está interesado en regresar a la presidencia (quizá por el trauma del “michoacanazo”).

Por el contrario, lo que busca con insistencia es la candidatura a la senaduría, pese a que hay añejos liderazgos priistas estatales que sienten tener más derecho y capital político para ello.

Ciertamente, en una eventual candidatura al senado, Ixtláhuac tendrá problema para que los priistas de diversas partes del estado lo identifiquen y se unan a su campaña. Pero el exalcalde siente que su carisma y su rebuscado lenguaje político le bastarán.

No obstante, cabe mencionar que algunos simpatizantes suyos se han pasado al lado de Herrera, ante la falta de cumplimiento de los compromisos que el diputado federal hizo con ellos.

Además, el lastre que arrastra Toño es el de su gente cercana, que más que ayudarle le hacen mucho daño y le alejan la gente. Esto es algo que Ixtláhuac tendrá que tomar en cuenta al momento de emprender una nueva campaña política.

Pero, como mencionábamos, el diputado no está interesado en la candidatura a la presidencia municipal. ¿Quién lo está? Hay muchos nombres, pero ninguno de ellos con el liderazgo suficiente para unir a los grupos y dar la batalla hacia afuera.

Ante este clima de incertidumbre de los priistas zitacuarenses, el que ha aprovechado la coyuntura es el nefasto exalcalde Juan Carlos Campos Ponce. Con todo y la amenaza de la inhabilitación del Congreso del Estado, está desesperado por volver a la arena política.

Claro que no le da vergüenza su pasado, con todas las evidencias que hay en su contra y las acusaciones del desmedido saqueo a los recursos de Zitácuaro. Por creer que la impunidad sobre sus acciones vencerá al final es que quiere regresar a algún cargo público en el que pueda operar a sus anchas.

En un país realmente democrático, un personaje como el expresidente Campos estaría totalmente marginado de cualquier participación política. Inclusive, vivía como apestado, como consecuencia de sus acciones. Es más ya estaría preso.

Pero en México no. Y menos en Michoacán, ni en Zitácuaro, donde los políticos roban alegremente y con las dos manos. Campos se ha presentado ante el priismo como un aspirante con posibilidades de triunfo.

Es más, tan quiere participar que hizo el examen que el PRI estatal hizo a todos los que quisieran participar en el próximo proceso electoral. Que él quiera no es sorprendente, lo que llama la atención es que el Comité Municipal del PRI le ha abierto el espacio

No sólo eso, sino que se ha convertido en su abogado defensor y, sin pruebas, afirma que las acusaciones sobre el exalcalde son producto de ataques políticos. Mal, muy malo. Poco favor le hace Arriaga al PRI si deja que se llene de lacras que lo único que hacen es que la gente confirme la vocación corrupta que tiene su partido.

Lo de Campos como precandidato a algo, a algún cargo cualquiera, es una burla, no sólo para los militantes del PRI, sino también para todos los zitacuarenses. ¿Esos son los “cuadros” con los que el tricolor se presentará a las elecciones?

¿Y Morena?

El partido de Andrés Manuel López Obrador, Morena, se ha convertido en un receptor de perredistas y de ciudadanos que realmente creen que su líder propone una alternativa de cambio en México.

Por lo tanto, en esta elección se jugará su futuro y viene fuerte en las encuestas, a nivel federal. Así las cosas, se cree que el efecto Andrés Manuel arrastrará a los candidatos de este partido, quienes tendrían posibilidades de obtener triunfos a nivel local.

Sin embargo, en el distrito y en el municipio, Morena todavía no ha definido sus candidaturas. Esto, pese a que hace meses que hicieron un sondeo para analizar los perfiles que podrían representar a este partido.

Se espera, en especial, que se dé a conocer el candidato a la presidencia municipal. Se sabe que la pelea está entre dos mujeres: Mary Carmen Bernal Martínez, diputada local por el PT, partido que ha hecho una estrecha alianza con Morena.

Bernal tiene la ventaja de haber ganado la pasada elección, con la que obtuvo su curul en el Congreso del Estado, y desde entonces no ha dejado de hacer recorridos y tener contacto con la gente.

Sin embargo, Morena tiene una segunda carta en la persona de Rosa María Salinas, empresaria de la construcción, quien fue invitada por algunos militantes del partido de Andrés Manuel a participar y está muy interesada.

En cuestión de días se definirá quien de las dos será la candidata a la alcaldía; o bien, si es que hay una tercera opción. De ahí se derivarán, también los abanderados a la diputación local y a la federal.

Ciclismo, Adeudos y Precandidatura

Hartos de la falta de cumplimiento del gobierno estatal para liquidar los adeudos pendientes, los maestros han tomado la decisión de paralizar escuelas y oficinas de Rentas del Gobierno del estado. La medida parece no afectar a Silvano, quien está como si nada.

Y es que son tantas las personas a las que debe el gobierno del estado, que quizá ya se acostumbró a que le cobren y ya ni se molesta en pagar. Así que mejor aplica aquello de: “Debo, no niego; pago, no tengo”.

Pero no es el único que debe. Nos llegó un documento firmado por el presidente de la Federación Mexicana de Ciclismo, Edgardo Hernández Chagoya, con fecha de 15 de diciembre de 2017.

En él, el federativo se dirige al gobernador Silvano Aureoles Conejo y le reclama el hecho de que no se hayan pagado los premios en efectivo prometidos en la Vuelta Ciclista Michoacán 2017.

Resulta que la competencia, organizada por José Guadalupe Benítez, en su calidad de titular de la Asociación Michoacana de Ciclismo, y el municipio de Zitácuaro, se realizó del 18 al 22 de octubre de 2017. Se prometió a los ganadores que se les daría un premio en efectivo de 200 mil pesos.

Sin embargo, hasta el 15 de diciembre; es decir, casi más de 2 meses después, todavía no se les entregaba el dinero a los ganadores. En la carta, el dirigente de la Federación Mexicana de Atletismo pedía la intervención del gobernador.

Esto, porque afirmaba que se había dirigido en varias ocasiones a José Guadalupe Benítez y al municipio de Zitácuaro para que cubrieran la premiación, sin resultado. Se desconoce si ya se pagó el premio, pero es posible que no.

Aun así, José Guadalupe Benítez Gómez, actual regidor del Ayuntamiento, aspira a la candidatura del PRD a la diputación local. Y, claro, Carlos Herrera busca la reelección a la Presidencia…

Comments

comentarios