Ponen “Jóvenes” de la Tercera Edad el Entusiasmo al Desfile

Zitácuaro.- Los “jóvenes” de la tercera edad, a través de sus agrupaciones de baile, fueron los que más entusiasmo le pusieron a su participación en el desfile con el que esta ciudad celebra su fiesta grande del año. Pese a que fue un día soleado, con algo de calor, pero no mucho, los adultos mayores lucieron incansables durante todo el recorrido.

Así, la Constitución es la excusa de los zitacuarenses para hacer fiesta, aunque la Carta Magna no se mencione para nada. Y el desfile no fue la excepción: contingentes, colores, música, bailes, pero ninguna referencia a la fecha cívica que da motivo para la feria.

El único evento en donde se menciona la referencia festiva de la Constitución fue en el acto cívico oficial; claro, ya sería el colmo si no se hablaba de nuestra Carta Fundamental.

Fue el secretario del Gobierno, Adrián López Solís, quien tuvo a su cargo el discurso oficial, en el que mencionó que la Constitución “es la forma en la que un pueblo determina su presente y su futuro”.

El acto se realizó en la plaza central, a las 9 de la mañana. Después, la fiesta continuó. Lo que siguió fue el desfile, uno de los eventos más esperados por los zitacuarenses. No obstante, no hubo la asistencia masiva de otros años, porque había zonas de la avenida Revolución, por donde transcurrió la parada, con poca asistencia.

La base del desfile fueron los alumnos de secundaria del municipio. Y ellos no contribuyeron a la variedad, porque sólo marcharon y llevaron sus bandas de guerra. Se esperaba que los contingentes invitados dieran ese toque de música y color.

Pero no. Los grupos invitados foráneos, que en otras ocasiones traen orquestas musicales y bastoneras, ahora fueron solamente bandas de guerra, exclusivamente. Por ello, se apreció la participación de los “jóvenes” adultos mayores, quienes zapatearon y disfrutaron su propia participación, al ritmo de la música.

Algunas preparatorias que participaron, también llevaron tablas rítmicas que rompían la monotonía del paso corto, los tambores y las cornetas. Tras una hora y media todo se acabó

Como el día era soleado y no hacía fría, al término del desfile la gente inundó la avenida principal y las calles del Primer Cuadro para dar la vuelta al centro y comprar algo. Y, quien sabe, el día invitaba a estar fuera de casa, por lo que la visita a la feria sería buena idea. Porque era tiempo de fiesta, la de la Constitución, aunque casi nadie lo sabe.

Comments

comentarios