Precampaña de “Billetazos”, y Panistas Herreristas

Por Ricardo Rojas

Zitácuaro.- Todo parece indicar que la estrategia de Carlos Herrera Tello para ganar la reelección es mantener cautivo, amenazado, forzado, el voto rural, a base de billetazos que, obviamente, no saldrán de su bolsillo, sino del de todos los zitacuarenses.

Esto, luego de analizar ese programa de obras 2018, que no ha dado a conocer públicamente, como marca la ley (se debe de publicar en estrados, al menos lo que corresponde al fondo III), pero que destina cantidades de dinero nunca antes vista a acciones en las tenencias.

Carlos Herrera ha mantenido un férreo control en los jefes de tenencia. Les ha dado un salario mayor al que recibían anteriormente, para mantener su “lealtad” y, hasta les compró una camioneta, para su transporte.

Pero estas canonjías no son gratuitas, a cambio deberán de convertirse en operadores políticos en sus comunidades, a fin de controlar y guiar el voto a su favor. Por ello, el prometer inversiones millonarias, en obras diversas en el medio rural, para “convencer” a sus habitantes de que deben volver a elegirlo.

Y, por ello se ha apresurado a iniciar algunas de las obras prometidas, para tratar de “demostrar” su “compromiso” con las comunidades. Aunque, el hecho de que haya prometido obras e iniciado algunas no quiere decir que, finalmente, las vaya a hacer.

Obvio, es una buena estrategia, para controlar el voto que es más dócil, de gente que es posible “convencer” y comprar a base de dádivas y billetazos. Bien por Herrera. Lo malo es que para ello no utiliza sus propios recursos, sino el de todos los zitacuarenses. Y eso no está bien, es un abuso del encargo que hace 3 años le dimos para servir, no servirse.

Así, mientras Carlos Herrera se despacha con la cuchara grande y se adelanta a las campañas, los demás candidatos, sus rivales, aún no han, ni siquiera, comenzado a planear cómo harán su trabajo en busca de voto…

Panistas Herreristas

Quienes mostraron que es más fácil cambiar de camiseta de lo que se hubiera creído, son los panistas. Si bien es cierto que la alianza firmada a nivel nacional los obligará a apoyar al candidato del PRD, en Zitácuaro, han mostrado una actitud que raya en el servilismo. Lamentable.

Así lo mostraron al tenderse como alfombra al paso de Silvano Aureoles y el propio Carlos Herrera, en la gira de trabajo que realizó el gobernador en Zitácuaro. Los panistas, que no tenían ninguna obligación de hacerlo, se sumaron a la gira y mostraron su simpatía por los políticos perredistas a quienes antes del acuerdo odiaban.

¡Qué fácil cambiaron de camino y mostraron el cobre! Obvio, este servilismo no es gratuito, sino que buscan quedar bien ubicado en la repartición de los cargos de la planilla que acompañará a Carlos Herrera en la reelección.

El cargo más importante que los panistas recibirán será la candidatura a la sindicatura. Y quien está más que apuntada es la actual regidora Mirna Merlos Ayón. Es más, siente que se lo merece, que el cargo le corresponde.

Y, ¿eso por qué? Por su esforzado trabajo de levantar la mano para aprobar cada iniciativa que el alcalde Carlos Herrera ha propuesto en el cabildo, en donde se ha mostrado más perredista que los mismos regidores de ese partido.

No será la primera vez que Mirna aprovecha una coyuntura para obtener un cargo. Lo hizo hace 3 años, cuando “ganó” la primera regiduría del PAN, lo que la llevó, de forma automática, al cabildo.

Recordemos que Mirna traicionó al grupo en el que trabajaba, porque no la colocó en la posición que quería, para irse con la contra. Luego, cuando aseguró la posición, dejó sólo al candidato a la alcaldía de su partido.

Ahora, como regidora, sólo ha actuado de acuerdo son sus intereses personales. Y no hay duda de que lo hará, de concretar su candidatura a la sindicatura: utilizará a los panistas que siguen ciegamente las disposiciones de su partido, para luego hacerlos a un lado, como basura. Qué lamentable…

Acto a la Mujer, Desairado

Una de las banderas políticas de Carlos Herrera es la equidad de género y la protección a las mujeres. Sin embargo, esta postura no deja de ser sólo una fachada, porque su Instituto de la Mujer Zitacuarense (IMZ) ha sido entregado como una prebenda política al político Saúl Rodríguez Contreras y desde entonces no ha servido para nada.

Así, los programas en pro de las mujeres podrán ser muchos, pero no sirven, no funcionan y no avanzan, porque la titular de esa dependencia, Nubia Esquivel, no tiene interés en realizar su trabajo. Al fin y al cabo, le pagan como si de verdad realizara su labor.

Esto se ha visto reflejado, también, en la tradicional celebración del Día Internacional de la Mujer. En anteriores administraciones, esta fecha era motivo para realizar un sinnúmero de actividades, como conferencias, talleres y pláticas dirigidas a las féminas de todo el municipio. Todo era organizado por el respectivo IMZ.

Ahora ya no se hace nada (Claro, para qué, si es más cómodo llevársela de a muertito). Las cosas llegaron al grado de que se les “olvidó” que había que elegir a la Mujer Zitacuarense del año.

Y, hasta la mera hora, de forma apresurada, se hicieron propuestas y se eligió. Obvio, hay que reconocer que hay muchas mujeres con méritos y la elección de este año fue acertada, una chiripada.

Pero tan improvisado fue el evento, que el Centro de Convenciones, que se viste de gala para este evento simbólico, lucía casi vacío. Las propias mujeres no tuvieron interés en asistir y la actividad casi pasó desapercibida. Mal, muy mal.

¿Cuándo va a tomar la administración municipal en serio las políticas dirigidas a fortalecer la equidad de género y empoderamiento de las mujeres?

Ay, Polito

Una de las principales y urgentes acciones que el candidato del PRI a la presidencia municipal debería de hacer -de acuerdo a nuestro punto de vista- es deslindarse del exalcalde Juan Carlos Campos Ponce y alejarse lo más que pueda de tan nefasto personaje.

Eso, con el fin de no “contaminarse” de la imagen de corrupción y deshonestidad que emana Campos Ponce por todos los poros. Pero no. Hace todo lo contrario. ¿Qué pensará?

Pareciera que Polito viviera en otro planeta y no viera la mala imagen que arrastra su partido, que es el sinónimo de la corrupción, de la deshonestidad, de lo peor de lo peor. Y todo por personajes como Campos Ponce.

Bueno, pues resulta que el exalcalde, en su afán de “demostrar” que todavía tiene músculo político organizó un festejo para las mujeres y, el “invitado especial” (según dijo Campos en su Facebook) fue Leopoldo Martínez.

¿Acaso necesita Polito del apoyo de Campos, para salir adelante? Esta aparición en el evento del exalcalde le restará votos al candidato priista, en lugar de sumársele. Y, si se descuida otro poco, es capaz de que el edil le come el mandado y lo manipula como marioneta.

Y es que Campos no se ha resignado a no participar en esta elección, producto de la inhabilitación de la que es objeto, por sus malas acciones al frente de la presidencia. Y, como no pudo ser candidato, parecerá que quiere manipular a Polito.

Esto es lo peor que pudo realizar el abanderado del PRI. Y todavía no comienza la campaña. Muy mal. Con un “coordinador de campaña” como Juan Carlos Campos, ya puede despedirse de cualquier posibilidad de pelear por la alcaldía…

Comments

comentarios