El Porqué de no ser Regidor en la Actual Administración

Por M. en D. Joaquín R. Benítez Vera.

“La política debería de ser el instrumento para lograr el bienestar de la sociedad y el engrandecimiento de los pueblos, sin embargo, la han pervertido con el objeto de cumplir las ambiciones e intereses de unos pocos” Joaquín R. Benítez Vera.

 

Hace un par de días, varios medios de comunicación, dieron la noticia de que el Presidente Municipal de Zitácuaro (Carlos Herrera), cuatro regidores (Agustín Flores, Mirna Merlos, Cuauhtémoc Valdés y Patricia Ramírez) así como dos jefes de tenencia, pidieron licencia ante el Cuerpo Edilicio, a efecto de satisfacer sus nuevas ambiciones políticas para reelegirse, en algunos casos, o buscar una nueva posición, en otros.

Hace casi tres años, quien escribe estas líneas, participé como suplente de Regidor del C. Agustín Flores García; sumándome a un proyecto que en su momento creí el más viable en cuanto a las propuestas, así como en la inclusión de diversos sectores sociales; la planilla que en ese entonces contendería, representaba una oportunidad de mejorar las condiciones del municipio y reivindicar el servicio público, tan denigrado por Juan Carlos Campos Ponce.

Con la solicitud de licencia de Agustín Flores, legalmente el suscrito debería de asumir la Regiduría, sin embargo, no puedo hacerlo ante la farsa imperante en la actual administración municipal y por las razones que a continuación les expongo:

  • No puedo ser Regidor pues la actual administración municipal ha incumplido con las promesas de campaña planteadas hace tres años, si bien, algunas (muy pocas) están en vías de cumplirse, aún no son una realidad (la certificación del aguacate), otras ni siquiera se han comenzado (el proyecto de la presa del Bosque).
  • No seré Regidor pues no pretendo ser aval de las complicidades que Agustín Flores García, tejió al interior de la administración municipal; ni de las conductas servilistas que lo caracterizaron en estos tres años, ¿qué intereses lo motivaron a levantar la mano, en cada sesión de Cabildo, a favor de los designios y caprichos del presidente municipal?, ¿cómo suplir a una persona que se convirtió en “más de lo mismo”, y dejó de ser una verdadera y razonada oposición?, ¿cómo suplir a quien le ganó la ambición y los cañonazos de “beneficios”, en detrimento de la representación del pueblo?, ¿dónde quedó la máxima de “todo el poder al pueblo”?
  • De aceptar, dejaría de ser congruente con mi forma de pensar y sentir, durante estos tres años he criticado abiertamente a la administración municipal, misma que dejó de atender los problemas prioritarios de los zitacuarenses, como la inseguridad, la falta de empleo, la falta de inversiones, el endeudamiento público, etc., si bien se invirtió en la imagen urbana, ello no es primordial ante la grave situación por la cual atraviesa el municipio.
  • En caso de protestar como Regidor, estaría dando el espaldarazo a los vicios imperantes en los procesos internos para la selección de candidatos de los partidos políticos, en los cuales se les da mayor valor al pago de favores, a los compadrazgos e inclusive a la venta de espacios, que a seleccionar a los ciudadanos con valores, integridad, capacidad, congruencia y sobre todo comprometidos con la verdadera transformación del añejo sistema.
  • No puedo ser Regidor de esta administración, la cual presuma de transparente, “histórica” y única, pero que tiene un tufo de putrefacción desde el momento en el cual no rinde cuentas a los ciudadanos, se esconden las cifras de los gastos públicos y las “puertas que iban a estar abiertas” permanecieron cerradas durante tres años.
  • No puedo ser Regidor pues me convertiría en uno más del montón, otro de los que han pasado por el Cabildo de Zitácuaro sin pena ni gloria, de esos cuyos nombres se perdieron con el paso del tiempo y cuyo mayor logro fue levantar la mano, agachar la cabeza y cobrar cada quincena; no puedo convertirme en títere de los intereses ajenos y esclavo de las decisiones copulares de ciertos políticos.

Aunque sencillas, para mí son de gran peso las razones transcritas, me queda claro que la evolución del sistema político debe hacerse desde dentro, pero no emulando los mismos vicios que se quieren cambiar; no prestándome a la simulación de pretender un cambio, cuando la mentira fue una constante de esta administración, inclusive desde la campaña electoral que ganó.

Considero que he contribuido más a la democracia de este municipio, desde estás sencillas líneas escritas cada ocho días; no necesito satisfacer la vanidad de decir “fui Regidor”, o la ambición de contar con unas monedas, no puedo renunciar a mi ideología ni tampoco a buscar el verdadero cambio en la situación del municipio, del Estado y del país.

Es ingenuo pensar que desde una posición como la Regiduría (la cual  ambicionan y pelean muchos), se puede dar una verdadera transformación, es sólo una arista de todo lo que debemos realizar si queremos salir de la situación en la cual se encuentra el municipio de Zitácuaro, por eso, como ciudadanos debemos exigir a nuestras autoridades cumplir sus promesas y castigarlos en cada elección, ello ante la ausencia de la revocación de mandato.

Por esas y otras razones, no puedo ser Regidor de Zitácuaro…

jbenitezv_nos@hotmail.com (comentarios y sugerencias).

Comments

comentarios