Incumple Herrera Promesa de Mejorar el Mercado Principal

Zitácuaro.- A 15 días de que acordó implementar acciones para mejorar el mercado Melchor Ocampo, el entonces alcalde Carlos Herrera Tello no ha incumplido con lo prometido y se está en espera de que esta promesa no se quede en palabras.

Locatarios del mercado señalaron lo anterior preocupados por el estado en el que se encuentra el mercado, luego de más de 65 años de su fundación. El tiempo no ha pasado en vano y los problemas se acumulan, al grado de que es urgente una rehabilitación integral, a fondo.

Locatarios del mercado principal, como se le conoce en la ciudad y que es el principal sitio de abasto, no sólo de zitacuarenses, sino de habitantes de los municipios vecinos, indican que el deterioro es cada vez mayor.

Hace más de 15 días, las autoridades municipales tuvieron una reunión con los locatarios, quienes les señalaron los problemas que enfrentan. Se señaló el drenaje, la proliferación de plagas, principalmente ratas, y las inundaciones que se sufren en

temporada de lluvias.

De todo se tomó nota y, posteriormente, personal del Ayuntamiento acudieron a verificar las áreas más deterioradas. Se esperaba que se realizaran trabajos de rehabilitación, pero ha pasado el tiempo y no pasó nada. No se tienen noticias de qué pasará.

Precisamente el desazolve fue uno de los compromisos concretos de Herrera, quien ha dejado el cargo, para buscar la reelección, lo que preocupa a los locatarios puesto que esto retrasará cumplir con la promesa.

Sin embargo, los comerciantes indican que urge rehabilitar el drenaje completo del mercado. Apuntan que cuando se construyó, no se introducían tubos para desalojar las aguas negras, sino que se hacían una especie de zanjas.

Pero esto ha quedado rebasado por el tiempo y la cantidad de agua que se debe desalojar. El resultado es que el azolve y los taponamientos son constantes. Aunque el Ayuntamiento hace estos trabajos cada dos o 3 años, los mismos locatarios tienen que hacerlo, por sí mismos, de forma constante. Y, aún ahí, el problema sigue.

En temporada de lluvias, el agua que cae en el techo del mercado se estanca, porque la tubería para desalojarla está tapada y/o rota. Este líquido se pudre y produce mal olor y es un foco de infección.

Además, hay personas que arrojan basura al techo. Algunos locatarios que se quedan hasta noche en el mercado a consumir bebidas embriagantes arrojan bolsas con orina, que tapan la tubería.

Por lo mismo viejo del mercado, algunos pasillos sufren hundimientos. Lo mismo pasa con algunas paredes, que están fracturadas. El edificio construido con aportación de los mismos ciudadanos, en la primera mitad del siglo pasado, requiere de una rehabilitación completa, antes de que sus muchos problemas acaben con él.

Y, mientras esta rehabilitación llega, se ve con preocupación el incumplimiento que el alcalde realizó con los locatarios, quienes tendrán que enfrentar la próxima temporada de lluvias con el drenaje colapsado.

Comments

comentarios