Herrera También “Castigó” al Comercio Formal

Por Ricardo Rojas

Zitácuaro.- No sólo los trabajadores sindicalizados del Ayuntamiento son un sector que no está muy contento con el trato que Carlos Herrera Tello les dio como alcalde. Hay otros. Entre ellos, el de los comerciantes establecios.

No sólo han sido castigados por el crecimiento del comercio informal, tolerado por Herrera, además, han resultado afectados por la obra de la avenida Revolución, que provocó el quiebre económico de varios de ellos. Además, quienes no cerraron sí sufrieron un gran golpe en su economía al ver disminuidas sus ventas considerablemente.

Ahora, un grupo de comerciantes establecidos de la avenida Revolución volvió a expresar su inconformidad, porque el programa con el que les prometieron apoyo económico y en especie, para elevar sus ventas, se ha quedado sólo en palabras.

Dicen que no sólo no les han dado los 12 mil pesos en efectivo que el Ayuntamiento y el gobierno del estado les prometió en diciembre pasado, ante Rocío Beamonte, directora del DIF como testigo.

Al contrario, para darles los apoyos ahora les piden mil pesos. Por otro lado, les han solicitado copias de su credencial de elector. Esto, en estos momentos políticos les ha sonado demasiado raro. Y con razón.

Pero no sólo se trata de eso, sino que la administración de Herrera ha mantenido una relación bastante ríspida con los integrantes de la Cámara Nacional de Comercio de Zitácuaro.

Esto, al grado de negarles la renovación de las licencias municipales de funcionamiento, porque se han negado a pagar la “cooperación voluntaria” que la ley impide cobrar. Las cosas con los comerciantes establecidos difícilmente van a mejorar en los poco más de 2 meses que faltan para las elecciones.

Por otro lado, entendemos que, en estos días previos al inicio de las campañas para la alcaldía, Herrera ha buscado reunirse con diferentes sectores sociales para conocer cuáles son sus problemáticas principales.

El problema es que varios han sido convocados, no por su oficina de campaña, sino por el Ayuntamiento. Y esto puede representarle al candidato una posible llamada de atención o castigo, por parte de las autoridades electorales. Debería de tener más cuidado, para que luego no tenga dificultades innecesarias.

Además, un consejo: Debe de olvidarse de que es el presidente de Zitácuaro, porque, aunque legalmente lo es, en los hechos, ya no. Si no cambia su actitud “de autoridad” y se baja el nivel de los ciudadanos, para hablar con ellos de frente, con paciencia, también enfrentará dificultades con aquellos que se sientan agredidos…

Comments

comentarios