Silvano, Lacayo del PRI

Por Ricardo Rojas

Zitácuaro.- Podrá justificarlo como quiera, hablar de su “admiración” por José Antonio Meade Kuribreña. Pero lo cierto es que con el bandazo que Silvano Aureoles Conejo, gobernador del estado, dio el pasado sábado, al expresar abiertamente su apoyo al priista, lo muestra tal y como es: un lacayo del PRI.

En su hambre de poder, en su obsesión por ser gobernador, Aureoles se convirtió en lacayo del PRI y del presidente Enrique Peña Nieto desde que llegó a la diputación federal, en la anterior legislatura, en donde traicionó el ideal de la izquierda que decía representar.

Desde el inicio de la legislatura cumplió con las órdenes de su dueño al defender con ferocidad el cuestionado triunfo de Peña Nieto. Más adelante, fue un paladín de las Reformas Estructurales, cuyo beneficio más importante es para los grandes capitalistas del país y el extranjero, coludidos con la clase política priista.

Silvano fue recompensado con importantes posiciones al interior de la Cámara, misma que dirigió un tiempo, para después entregarle el manejo de los millonarios recursos de ese poder. Dinero que manejó a discreción, en función de sus intereses. Pero el premio mayor, el que se ganó a base de su servilismo, fue la gubernatura.

No obstante, todo tiene un costo. A Silvano le pasó lo que cuentan las historias antiguas que habla de personas que le venden su alma al diablo. Al principio disfrutan de riquezas, de lujos, de todos los placeres de la vida mundana.

Sin embargo, llega el momento en el que el diablo llega a cobrar todos los favores, el dinero, los lujos, las canonjías. Y eso le ocurrió a Silvano el pasado sábado: tuvo que entregar su alma a quien ahora es su dueño: Peña Nieto, el PRI.

No nos queda duda de ello. El respaldo de Aureoles a Meade no parece verdadero, sino forzado, exigido. Al hacerlo, si ponemos las cosas en la balanza, Silvano pierde más de lo que gana. Queda marcado, no sólo como traidor a su partido, a las alianzas que el PRD realizó para sobrevivir. También se exhibe como un fraude, un mentiroso.

Toda su carrera de luchador social que comenzó en la Universidad de Chapingo, en la que se enroló en movimientos estudiantiles para lograr arrancarle al gobierno beneficios para los que menos tienen, quedó en el olvido. Silvano les dio la espalda a sus propias convicciones, a cambio de poder, de dinero.

De aquel muchacho descalzo que trabajó en cientos de empleos para salir delante de la pobreza que amenazaba con engullirlo, no queda nada. Sólo es otro político mentiroso, y traicionero que sólo ve por sus propios intereses.

Debacle

Si bien es cierto que Silvano tiene el derecho de pronunciarse a favor de quien quiera, también lo es que su adhesión al priista golpea anímica y moralmente al PRD en el estado, a la coalición con el PAN y a los candidatos que respalda en la entidad.

No se trata de una declaratoria de un simple ciudadano. Silvano no sólo representa al pueblo michoacano en general, sino también es (era) uno de los principales líderes del PRD a nivel nacional.

Aureoles es (o era) el “dueño” del PRD en Michoacán. Su grupo era el mayoritario, de tal forma que pudo imponer a sus principales allegados a las principales candidaturas de la coalición en el estado.

No olvidemos que su hermano, Antonio García Conejo, es el candidato a la senaduría, en la primera posición. Es decir, que, si no gana, pero queda en segundo lugar, igual tiene asegurada su curul en la cámara alta, por 6 años. Pues bien, este bandazo de Silvano le pega a su consanguíneo de forma directa.

Los efectos en contra de García Conejo han sido inmediatos: el PAN se deslindó de él y pidió su destitución de cargo. No se ha podido, porque legalmente es complicado y se tienen que poner de acuerdo los partidos, para este cambio.

Pero, de entrada, los panistas ya se deslindaron de Toño García, quien marcha en solitario, sin el respaldo del albiazul, que podría hacerle a él lo que su hermano le hizo a la coalición.

También está en duda la dirigencia estatal del PRD, encabezada por un incondicional de Aureoles, quien de inmediato comenzó a justificar la traición de Silvano, con argumentos infantiles. Es decir, ¿a quién quieren verle la cara?

Martín García Avilés, el líder perredista, pende de un hilo, porque la segunda tribu más importante del PRD, ADN, ya se apresta a tomar el control del partido, con el respaldo de la dirigencia nacional, para evitar que Silvano le haga más daño.

A nivel nacional no ha habido duda en los líderes del PRD, no sólo han repudiado la actitud del gobernador, sino que han iniciado un procedimiento en su contra. La meta sería la expulsión. Y, claro, esa sería la sanción más adecuada para una traición de esa naturaleza.

Creemos que la decisión de externar el respaldo a Meade no fue voluntaria de Silvano, como mencionamos líneas arriba, porque representa su fin político dentro del PRD, además del daño que le ha hecho a la candidatura de su propio hermano, como dijimos.

Pero era un plan ya orquestado por Peña Nieto y el PRI. Desde hace un año que lo hemos dicho: cuando Silvano intentaba ser el candidato a la presidencia de la República, mencionábamos que sabía que no tenía posibilidades de triunfo reales, pero sí era útil para el sistema.

Si Aureoles lograba la candidatura, pronosticábamos que en medio de la campaña declinaría a favor de que fuera abanderado del PRI, para fortalecerlo en una posible disputa con Andrés Manuel López Obrador.

Pero las cosas no le salieron a Silvano y al PRI como las planearon. Sin embargo, sí lo obligaron a cumplir lo pactado, a fin de intentar, desesperadamente, darle aire a su pésimo candidato, José Antonio Meade, y afectar al candidato de la coalición, Ricardo Anaya.

Sin embargo, no hubo ningún efecto real en el proceso electoral: Meade no levanta, ni con grúa, mientras que Anaya se consolida como el rival con más posibilidades de disputar la elección a López Obrador.

No hubo beneficio, pero sí daño: a Silvano, a su liderazgo, al PRD Michoacano y al nacional, así como a su propio grupo político. El partido, que en esta elección tuvo que aliarse al PAN para sobrevivir, ha recibido un tiro de gracia de parte de Aureoles…

Gandallas

La tercera ley de Newton no falla: “a toda acción le corresponde una reacción de igual magnitud y en sentido contrario”.

Y la declaratoria de Silvano de sumarse con el enemigo propició que el panismo michoacano implementara una rápida y gandallezca reacción para aprovechar al máximo el tropiezo del mandatario.

El líder del PAN en Michoacán, José Manuel Hinojosa Pérez, demostró que es maestro en eso de “hacer leña del árbol caído” y de inmediato se lanzó a cazar posiciones y cargos, ante el estupor de los perredistas, que aún no reaccionaban.

Así, horas después el Twitter de Aureoles, Hinojosa y compañía exigían que le retiraran al hermano de Silvano la candidatura al senado para entregársela (claro está) a un panista. ¡Qué tiernos!

De la misma forma se pusieron exigentes con el alcalde con licencia de Zitácuaro y candidato a la reelección, para que les entregara más posiciones a los panistas del grupo de Mirna Merlos, incondicional de Hinojosa.

Como en la negociación a Acción Nacional sólo le tocó una regiduría y la sindicatura, además de una suplencia, exigían que ésta última se convirtiera en otra posición en el cabildo.

La intención es darles posiciones a Marko Cortés, quien en esta ocasión se quedó sin cargo, fuera del presupuesto, por lo que intentan lanzarlo al senado. Y a Roberto Correa, en Zitácuaro, para reforzar la guardia de Mirna.

Pero no. La actitud gandalla del PAN parece que no prosperará. Si bien es cierto que la posición de Silvano, con un pie fuera del PRD, implicaría cambios, también lo es que las posiciones se repartieron a los partidos a nivel nacional.

Cualquier movimiento debe de ser aprobado por las 3 dirigencias nacionales de la coalición. Y, por ejemplo, en caso de que se “baje” a García Conejo, la posición debería de ser ocupada por otro perredista.

Las consecuencias del Tuit de Silvano continuarán y provocarán otro tipo de reacciones. Estaremos al tanto de ellas para comentarlas en este espacio…

Comments

comentarios