Inicio de Campañas Municipales: Retos y Posibilidades

Por Ricardo Rojas

Zitácuaro.- Finalmente, comenzó la lucha por el voto para llegar a la alcaldía y el manejo de multimillonarios recursos que ello significa. Será la madre de todas las elecciones municipales en la historia de Zitácuaro. Los intereses en juego son muchos y veremos qué tanto están dispuestos a hacer los aspirantes para ganar.

De entrada, es una cuestión de ego para el PRD, para Silvano Aureoles Conejo, el gobernador, y para el alcalde que buscará la reelección, Carlos Herrera Tello. El mandatario ha dicho en muchas ocasiones que Zitácuaro es su segunda tierra. Además, considera que de aquí a Huetamo es su bastión, casi casi de su propiedad.

En ese sentido, no conciben una derrota en la elección municipal. Sería una tragedia, un desastre, no para el PRD, sino para el capital político del propio Silvano, quien ya no sabemos en qué partido militará después de la elección.

Carlos Herrera, quien había sido enviado, primero, a contender por la diputación federal, luego fue “regresado” a disputar nuevamente la presidencia municipal, porque no había, en el “grupo” un candidato lo suficientemente fuerte para conservar este espacio.

Desde nuestro punto de vista, vemos a Herrera muy confiado, muy seguro de su triunfo. Pero nosotros no creemos que la elección vaya a ser tan fácil para él, ni con el apoyo (a medias) del PAN de Zitácuaro.

El problema del alcalde con licencia es que está rodeado de gente servicial, que sólo le habla maravillas de su trabajo y no le dejan ver cuál es el punto de vista de ciudadanos que se sienten decepcionados por su desempeño.

No obstante, a pesar de esta situación, es claro que el alcalde Herrera partirá como el candidato a vencer. Es inteligente y tiene verbo. Además, se supone que tiene operadores políticos eficaces de su lado, que buscarán implementar estrategias para asegurar el triunfo.

Es importante que nosotros, como ciudadanos, analicemos lo que propone, lo que puede o no hacer, por la experiencia que ya tenemos con su gobierno previo, así como vigilar que no se intenten mecanismos de compra de voto y utilización de recursos oficiales.

Debido a que el triunfo en Zitácuaro es una cuestión de orgullo para el grupo político que está detrás suyo, Herrera tendrá una presión extra de entregar buenos resultados, y él mismo lo sabe.

Veremos cómo inicia y cómo es su desempeño como candidato. Definitivamente es el que parte como favorito; es el que estará en la mira de sus oponentes. Ya veremos, también, cuál es la estrategia de ellos para contrarrestar esta situación.

Con el orgullo herido del PRI, producto de las derrotas, las traiciones y la salida de numerosos militantes, quienes han ido a buscar futuro político en otras organizaciones, Leopoldo Martínez Morales buscará “rescatar” la presidencia de Zitácuaro para su partido.

Polo comienza con un partido desorganizado, dividido y señalado de ser el más corrupto, por lo que es el más repudiado por la ciudadanía, a nivel nacional. De hecho, el candidato no contará con el apoyo de todos los grupos que integran el tricolor a nivel municipal.

Muchos de los liderazgos tricolores no se ven representados ni incluidos en la planilla de Martínez Morales. De hecho, hay rumores de que los seguidores de Ascención Orihuela han recibido instrucciones de apoyar a otros candidatos, “por debajo del agua”.

De hecho, eso se ha visto reflejado, ya, en las campañas de los candidatos a la diputación federal. No obstante, Polo partirá con la base que significa el voto duro de los priistas que, pase lo que pase, van a la casilla y marcan el logotipo tricolor.

En Zitácuaro, este número se ubica, aproximadamente, en poco más de 10 mil. Esto, obviamente, no le alcanza para ganar la elección, si acaso para colocar a dos regidores en el próximo cabildo.

10 mil votos es sólo la mita del camino, necesita otros 10 mil para ganar. ¿De dónde los sacará? Necesita convencer a ciudadanos sin partidos, de que él es la solución para Zitácuaro. Claro que como empresario y ciudadano tiene buena imagen. Pero ¿será suficiente?

Además, le tiene que arrancar un gran porcentaje de votos al me dio rural, que anteriormente era la principal reserva de votos del PRI, pero ahora se reparten entre PRD y Morena. Difícil elección tendrá Polo. Quizá la más difícil que haya enfrentado su partido, en Zitácuaro…

Una protagonista, también, será la candidata de Morena-PT, Rosa María Salinas Téllez. Tan es así que la “guerra sucia” que se ha desplegado en redes sociales está dirigida a ella. Un día sí y otro también, los memes que se publican en las páginas de Facebook de Zitácuaro la acusan de estar aliado a Juan Carlos Campos Ponce, el demonio en persona.

Hasta el momento, Salinas no ha respondido, dicen integrantes de su equipo, porque no ha querido caer en provocaciones. Indican que estas acusaciones sin sustento vienen del equipo de Carlos Herrera, en donde están preocupados por el apoyo que han logrado sumar, hasta el momento, sin siquiera haber iniciado campaña.

Claro que lo que a Rosa María le beneficiará enormemente será el impulso que Morena tiene, a nivel nacional, con la figura de Andrés Manuel López Obrador. Aunque El Peje despierta el odio de un importante sector de la sociedad, especialmente del que teme perder sus privilegios, un grupo más numeroso es el que lo apoya incondicionalmente.

Y, esa realidad que se registra a nivel nacional se refleja en el municipio de Zitácuaro, en la región y en el estado. Además, Rosa María Salinas ha logrado conjuntar un grupo de seguidores que va más allá de los tradicionales militantes de Morena y que tiene orígenes diversos: panistas, perredistas y hasta priistas.

De hecho, la propia candidata era, hasta hace unos meses, militante del PAN, partido que la encandiló hace 3 años para ser candidato y luego le dio la espalda, por intereses particulares.

Pero fue hasta que se le manejaba como posible candidata de Morena cuando renunció al PAN. Con ello se llevó un grupo de militantes y quizá arrastre votos de los ciudadanos de la zona urbana que acostumbran a votar por Acción Nacional en las boletas.

Salinas no se ha quedado tranquila, al igual que los demás candidatos, en las últimas semanas ha intensificado sus reuniones privadas con diversos grupos y presume contar con apoyo de algunos sectores que generalmente no se decantan por la izquierda.

No sabemos cuánto apoyo logrará, pero sí es un hecho que será una candidata competitiva, que superará con mucho los 3 mil votos que Morena obtuvo hace 3 años. Si se toma eso como base, todavía deberá de conseguir al menos otros 17 mil sufragios para poder ganar. ¿Lo logrará?

Uno que debuta como candidato es Jorge Miguel García Gallegos, quien fue funcionario municipal en la administración de Juan Carlos Campos Ponce. Hay quien dice que el exalcalde está atrás de él.

García Gallegos llega como abanderado del Partido Verde Ecologista de México, organización que tiene un capital político de votos de entre mil 500 y 2 mil, generalmente, en el municipio.

Lo curioso es que su propaganda de campaña lo promociona como el Shulo. Es decir, el chulo. De hecho, cuando era funcionario, algunas secretarias y empleadas le dedicaban constantes miradas y sonrisas, porque, efectivamente, les parecía atractivo.

Y ese es su principal activo político. De inicio, esto le ha servido para contar con un grupo de simpatizantes, especialmente mujeres, quienes le envían mensajes en su página de Facebook de apoyo y se comprometen a ayudarle a conseguir votos.

Sin embargo, si bien el explotar el atractivo físico le podría acarrear una cantidad de votos, no será suficiente para ganar una elección, en un contexto altamente competitivo, como el de la actualidad. Pero ya veremos…

Comments

comentarios