Guerra Entre Herrera y Salinas, y Polo se Rezaga

Por Ricardo Rojas

Zitácuaro.- De las supuestas encuestas que se han dado a conocer esta semana, ciertas o no, algo podemos rescatar: si el candidato del PRI no se avispa, le podría pasar lo que a su similar a nivel nacional, Meade: quedarse como espectador, en el tercer lugar, mientras se desarrolla una pelea entre sólo 2.

Claro que en estos tiempos políticos en los que casi todo se vale, difundir encuestas de las que no se conoce si rigor metodológico ni su margen de error, es también una forma de hacer política. Se trata, por supuesto, de mostrar una supuesta fortaleza.

Por ello, en uno de los sondeos aparece como inminente ganador el alcalde con licencia, Carlos Herrera Tello, con una ventaja que parece inalcanzable: 61% de preferencias, a 44 puntos del candidato del PRI, Leopoldo Martínez Morales, y 47 arriba de la abanderada de Morena y PT, Rosa María Salinas Téllez.

Según esta encuesta, la elección estaría ya decidida, los demás aspirantes no tendrían nada que hacer, porque la ventaja que de Herrera sería inalcanzable. Pero el panorama cambió al darse a conocer una nueva encuesta, en la que los resultados serían totalmente diferentes.

En este nuevo sondeo, la candidata Salinas está 10 puntos arriba de Carlos Herrera y Polo Martínez muy abajo, en tercer lugar. Otra encuesta que aparentemente habría hecho el PT también da el mismo porcentaje de ventaja a su candidata.

Independientemente de la validez de estos ejercicios (aunque los que ponen a Rosa María Salinas afirman que sí tienen una metodología válida, pese a que no la dan a conocer) los propios candidatos podrían sacar algunas conclusiones valiosas de los mismos.

Carlos Herrera Tello, el alcalde con licencia que aspira a la reelección, debe de estar consciente de que la elección no será tan fácil como él pensaba. Sus obras, su mega-inversión, los acuerdos con algunos grupos sociales, no le garantizan el triunfo solo porque sí.

Tiene que hacer mucho trabajo y hacer campaña como si el resultado de la encuesta que lo pone en segundo lugar fuera totalmente cierto. Es decir, picar piedra. Para ello requeriría una forma diferente de trabajar, porque el esquema que le dio el triunfo hace 3 años no le va a servir en esta ocasión.

Hace 3 años el contexto político de Zitácuaro y del estado era diferente. Inclusive, la actitud del hoy alcalde era diferente, porque a pesar del gran apoyo que Silvano Aureoles y su gente tenían, se sabía en desventaja en el proceso.

En la primera campaña se mostraba sencillo, accesible, y ahora se comporta en los eventos como el alcalde que llega a encabezar un acto de inauguración de una obra o que se reúne con un grupo para escuchar sus peticiones y darle un apoyo.

De hecho, a nivel nacional el PRD, su partido, está en una crisis de identidad tan grave que está en juego su propio futuro. El PAN no es un aliado confiable para Herrera, porque un grupo de militantes simulan que lo apoyan, para hablar mal de él a sus espaldas.

Respecto al tercer partido que lo apoya, Movimiento Ciudadano, poco se puede decir de él, porque su influencia en Zitácuaro es casi nula, así como el número de votos que le podrá aportar.

En el caso de la candidata de Morena-PT, Rosa María Salinas Téllez, ella es beneficiaria del impulso que el movimiento de Andrés Manuel López Obrador tiene a nivel nacional. Sin muchos los políticos de otros partidos los que se han subido al “barco” del tabasqueño, porque saben que su campaña seguramente sería la ganadora.

Salinas demostró en sus eventos de arranque de campaña que tiene arrastre, más por el factor López Obrador que por sí misma. Sin embargo, la candidata no ha aprovechado plenamente esta ventaja que tiene.

La difusión de su campaña es nula. No se conocen propuestas, no ofertas. En los eventos que tuvo el primer día lució más cuando se puso a bailar, que cuando habló. No ha hecho presencia en redes sociales, en donde le han puesto una gran tunda al relacionarla insistentemente como comparsa del exalcalde Juan Carlos Campos Ponce.

A través de falsas capturas de pantalla de WhatsApp, el nefasto y corrupto exalcalde le da “instrucciones”. También se le acusa a Salinas de haber sido beneficiada como proveedora de material de construcción de la administración de Campos.

Las acusaciones han sido tan insistentes que hasta se montó una página de Facebook falsa de la candidata de Morena en la que expresa con orgullo su alianza con el exalcalde. Lo preocupante de esto es que Salinas no ha dicho nada.

Es cierto que no se puede contestar todos los señalamientos que se hacen, pero ante tantas acusaciones ya se hace urgente un deslinde público de la abanderada de Morena-PT… Claro, a menos que no pueda hacerlo.

Tan mal está su política de comunicación que, simplemente, no existe. Sus actividades, su discurso, sus propuestas no trascienden más allá del espacio en donde se pronuncian, en corto. No hay difusión, no hay contacto con los ciudadanos que no tendrán contacto con ella. Mal.

En el caso de Leopoldo Martínez es que su campaña se queda, poco a poco, estancada. Ante la situación por la que pasa su partido, ante el alejamiento de varios grupos priista, el abanderado tendría que redoblar el trabajo… Pero no… Al menos no en la primera semana de campaña.

Hasta el momento, la campaña de Polo ha sido de bajo perfil, cuando se requiere de todo lo contrario. Quizá el problema sea la falta de experiencia de su equipo de campaña, compuesto por jóvenes que tiene más entusiasmo que conocimiento.

Por cierto, a diferencia de lo que pasa en las otras campañas, en la del PRI todo parece indicar que le han dado la espalda a su candidata a la diputación federal, Sonia Rivas Espitia.

La exalcaldesa sustituta realiza su campaña aparte y no aparece (o no es invitada) a los eventos en donde participan el candidato a alcalde, Leopoldo Martínez; a la diputación local, Catalina Argüello, y hasta el aspirante a la senaduría, Antonio Ixtláhuac Orihuela.

Es decir, parece que ni hasta en su propio partido, con su gente, quieren a Sonia Rivas Espitia…

Señalamientos Contra Ibarra

Hemos tenido la oportunidad de tratar, en el pasado, al ahora candidato a la diputación federal por la coalición PRD-PAN-MC, Elías Ibarra Torres, y parece una persona sencilla y bien intencionada.

Como diputado local siempre cuestionó la política de la entonces Secretaría de Salud estatal y denunció desvíos de recursos que debían de destinarse a este sector, pero que se “esfumaba”, sin rastro.

Por eso ahora nos sorprende que haya señalamientos de trabajadores por honorarios en la propia Secretaría de Salud, en los que denuncian presiones para obligarlos a votar por Elías Ibarra. De lo contrario, podrían ser despedidos o no tomados en cuenta para la entrega de bases.

Creemos que Elías desconoce esta situación, que personal de la dependencia que encabezaba hasta antes de ser candidato realiza. Pero ahora que ha comenzado a trascender esta situación ilegal, debería de actuar en consecuencia; es decir, castigar a quienes presionan a trabajadores de la Secretaría de Salud para votar por él y deslindarse.

Ojalá lo haga y que, como debe de ser, se gane el voto a través de trabajo electoral, de sus propuestas, de su mensaje y de la confianza que genere en el electorado.

Por cierto, Ibarra parece haber reconocido que los electores de Zitácuaro y la zona norte del distrito no lo conocen, lo que podría afectarle el día de las votaciones, como le pasó a su partido hace 3 años.

Así que ha pasado más tiempo en campaña en el municipio de Zitácuaro y sus alrededores, zona en donde, al parecer, le lleva ventaja la candidata de Morena-PT-PES, Mary Carmen Bernal. A ella le corresponde hacer lo contrario: trabajar más en la Tierra Caliente, en donde Ibarra es más conocido…

Comments

comentarios