Estaba Deprimido e Intentó Matar a su Familia y Suicidarse

Zitácuaro.- Motivado por la depresión y la falta de recursos económicos, un padre de familia intentó matar a sus dos hijos, a su esposa y a él mismo, en un cerro de la comunidad de El Granjeno, tenencia de Curungueo.

No obstante, los menores lograron escapar y pedir ayudar, por lo que elementos del Cuerpo de Bomberos de Zitácuaro auxiliaron a los dos adultos y los dos niños y los trasladaron para que recibieran atención médica.

De acuerdo al reporte de la corporación, la llamada de auxilio tuvo lugar aproximadamente a las 2 y 20 minutos de la tarde, de este martes 5 de junio. Al llegar a El Granjeno, observaron a dos niños tirados sobre una brecha.

Eran una niña de 6 años, de nombre Yamilé, y su hermano, Saúl, de 8. La menor presentaba efectos de intoxicación, tras haber ingerido veneno para cucarachas. El niño, además de haber tomado de la misma sustancia tenía dos heridas producidas por un cuchillo, aun costado del esternón.

De acuerdo a lo que el niño comentó, su padre fue quien les intentó asesinar. Además, a él le dio una mordida en la caja toráxica. Ambos fueron estabilizados y llevados a recibir atención médica en la ambulancia 05.

Otro grupo de bomberos caminó hacia la cima del cerro cercano, con el fin de localizar a los padres. Finalmente los encontraron. El varón, de nombre Saúl, de 30 años de edad, había ingerido veneno y se había provocado 13 heridas penetrantes, de aproximadamente medio centímetro, en el abdomen.

La mujer, de nombre Laura, de 29 años, también presentaba intoxicación por ingerir veneno y 3 heridas de arma blanca, de medio centímetro, en el abdomen. Ambos son trasladados a un nosocomio, en la unidad 07 de Bomberos.

El padre de familia explicó que toda la familia subió al cerro. La intención era matarlos, ya que él padece de depresión porque hace unos días le dijeron que estaba enfermo del corazón.

Además, no tiene trabajo y nadie los apoya, por lo que hace varios días no había comido nada, porque no tienen dinero. Los niños dijeron que ellos no querían morir, por lo que se negaban a ingerir el veneno.

Por ello, el padre le abrió la boca a la niña y le echó el veneno. Al niño, además, lo acuchilló. No obstante, los dos menores bajaron como pudieron del cerro, para pedir ayuda. Sus padres ya no los siguieron, porque no podían caminar.

Los hechos se pusieron del conocimiento de las autoridades competentes, mismas que determinarán cómo proceder. Los bomberos atendieron la emergencia con las unidades 05, 07 y 012, con 10 elementos a bordo.

Comments

comentarios