Enfrentan Mariposas Monarca Grave Infección que Podría Acabar con Ellas

Zitácuaro.- La mariposa monarca enfrenta una grave infección que amenaza con diezmar a su población, ya de por sí reducida por problemas de tala ilegal en México, y abuso de pesticidas en Estados Unidos.

Moisés Acosta Acosta, propietario del mariposario Papalotzin, y ecologista abocado a la protección de la mariposa, dio a conocer el resultado de los estudios que se hicieron en monarcas que llegaron la temporada pasada a la región.

Indicó que al ver que algunos lepidópteros presentaban protuberancias en sus alas, abdomen y cabezas, se encendieron las alarmas y varios ecologistas -incluido él- se abocaron a investigar.

Ahora ya se sabe que se trata de un parásito conocido como OE (Elektroscirrha Ophryocystis), que invade las plantas de asclepia, que son el único alimento de las mariposas monarcas.

Cuando el insecto ingiere una planta contaminada, lo que hace es, no sólo desarrollar el parásito, sino propagarlo a otras asclepias, a través de las esporas de sus alas, lo que provoca que otros lepidópteros también contraigan la enfermedad.

En Estados Unidos es donde se han localizado muchas mariposas que tienen el parásito, lo que ha provocado alarma, porque la enfermedad ha tendido a extenderse con rapidez.

Acosta indicó que en reproducciones masivas realizadas por organizaciones ecologistas estadounidense se descubrió que las larvas eran alimentadas con asclepias contaminadas.

De esas larvas nacían mariposas que luego eran liberadas, para que se incrementara el número de monarcas, pero también aumento el parásito y las posibilidades de contaminar más plantas y más lepidópteros.

Ahora ya se han comenzado a tomar medidas para eliminar el parásito de las plantas con las que se alimentan a las larvas. Las asclepias que son utilizadas primero se desinfectan con cloro.

Moisés Acosta dijo que, en la pasada temporada, en los bosques michoacanos se observó una “contaminación tremenda” de monarcas. Y, ahora se han organizado para realizar monitoreos cuando las mariposas regresen y determinar el nivel de gravedad de la enfermedad.

El entrevistado indicó que las larvas que son alimentadas con planta contaminada se tornan negras y se hinchan, hasta morir. En el caso de las pupas, las crisálidas se inflan y la mariposa en su interior muere.

Cuando, a pesar de la contaminación, la mariposa logra formarse, nace con la enfermedad y la transmite. Por eso, dijo que hay mucha preocupación, porque aún no hay una cura para ello.

Comments

comentarios