Alcanzan Violencia y Crimen Nuevos Límites en Zitácuaro

Una de varias personas que han sido atendidas luego de sufrir un robo con violencia

Zitácuaro.- El índice de violencia y criminalidad en Zitácuaro ha llegado a un nuevo límite, en el último mes, con la aparición de grupos que asaltan a transeúntes en el centro de la ciudad, con conocimiento de los elementos policíacos quienes, sin embargo, no han hecho nada para detener a estos criminales.

Sin embargo, no son los únicos casos. Las noticias de hechos de violencia y robo se multiplican sin freno, lo que indica que no sólo se trata de una banda criminal, sino de varias; inclusive, algunos ladrones “solitarios”.

Aunado a ello, las corporaciones policíacas han anunciado como un gran éxito la detención de El Kilo, a quien nombran como “jefe de plaza” de un grupo criminal en Zitácuaro, cuando las autoridades negaban que existieran este tipo de organización en el municipio. Esta noticia desmiente esa afirmación.

En redes sociales se ha denunciado la existencia de al menos dos mujeres que se dedican a asaltar a féminas en el centro de la ciudad. La denunciante dijo que cuando acudió a la policía a denunciar, le mencionaron que no era la única víctima, sino que ya sumaban varios casos. Pero no se les ha detenido.

Por otro lado, un grupo de jóvenes en motocicleta se han dedicado a buscar transeúntes descuidados, a quienes arrebatan bolsos u objetos de valor, para luego huir en el vehículo.

Los asesinatos ya no son algo raro. El pasado martes, a las 10 de la noche, un civil fue ejecutado a balazos por un grupo de pistoleros, frente a ciudadanos que estaba en un puesto de tacos, en la esquina de Cuauhtémoc y Benito Juárez.

Ese mismo día, después de las dos de la tarde, fue asaltado un carnicero, en su puesto ubicado en la colonia Independencia, de La Joya. Un solitario sujeto, armado con una pistola, le exigió el dinero de la venta. Como se negó, le golpeó con la cacha y, finalmente, se llevó el efectivo.

Los ciudadanos en solitario, así como los comerciantes y los taxistas se han convertido en víctimas de ladrones que no dudan en usar la violencia para lograr sus fines, mientras que los patrullajes de la policía no logran garantizar la seguridad.

Comments

comentarios