Silvano y su Informe sin Datos Relevantes

Ricardo Rojas Rodríguez*Zitácuaro.- No informó, porque sólo dio los datos que le convenían, para mostrarse como el gran líder político, gestor y benefactor que presume ser. Pero el informe de Silvano Aureoles Conejo seguramente cumplió su objetivo: mostrar que tiene la suficiente fuerza, poder de convocatoria y recursos económicos para ir por la gubernatura de Michoacán.

Un político triunfador, “líder nato”, un “legislador responsable”. No hubo datos duros, estadísticas y números que sirvieran para hacer un análisis real del trabajo de Silvano como diputado.

No. La intención era poner en la mente de todos que el diputado es lo que Michoacán necesita. Queda totalmente claro en el título del boletín del informe que su oficina de prensa remitió a numerosos medios estatales, como inserción pagada: “Con orgullo michoacano, vamos por un mejor gobierno y una mejor ciudadanía”.

Sí, mostró poder de convocatoria para traer a Zitácuaro a los principales líderes de las fracciones parlamentarias representadas en la Cámara de diputados, encabezados por el influyente coordinador del PRI, Manlio Fabio Beltrones (con quien Silvano ha pactado muchos de los acuerdos para respaldar al presidente Peña Nieto).

No estuvo el dirigente estatal del PRD, Carlos Torres Piña (o, si estuvo, pasó totalmente desapercibido). Pero no hacía falta, porque asistió el presidente nacional del partido, Carlos Navarrete, tan cuestionado por su entreguismo con el PRI, pero gran aliado de Silvano, quien seguramente será factor para asegurarle la candidatura.

Además, cientos y cientos de asistentes. Muchos, por supuesto, asistieron voluntariamente, ya sea porque simpatizan con Silvano, porque quieren quedar bien con él, o porque fueron por curiosidad.

Pero la mayoría fueron acarreados desde diversas comunidades, y traídos en camiones que desde temprano arribaron al Centro de Convenciones. El dinero no importó, sino dejar en claro el gran poder de convocatoria.

¿Cuál fue el costo de esta exhibición de “fuerza” de Silvano? Ese debería ser un dato que se debió de haber incluido en el informe, y decir de dónde salió el recurso, porque no creemos que del bolsillo (del generoso aguinaldo que está por recibir) del diputado. Alguien lo pagó y seguramente seremos los ciudadanos.

El acarreo incluyó comida para todos. En el estacionamiento del Centro de Convenciones se repartieron las carnitas para los más humildes. Hubo tal cantidad que alcanzó hasta para llevar.

Lo curioso es que hasta para esto hubo clases. Los invitados de medio nivel fueron invitados a comer a otro lado, y los VIP celebraron en privado, con Silvano, con comida y bebida fina.

Cualquier semejanza de las formas, el despilfarro y los modos del informe legislativo de Silvano Aureoles con las del viejo PRI no son mera coincidencia. El diputado es el más priísta de todos los perredistas.

Los Presentes y los Ausentes

En la política, la forma es fondo. Por ello enfatizamos la presencia de Manlio Fabio Beltrones, hombre de confianza del presidente Enrique Peña Nieto, quien desde el principio fue el encargado de “amansar” y “amoldar” a Silvano, hasta que respondió a los intereses del PRI y del ejecutivo.

Claro, el diputado “perredista” no puso mucha resistencia, porque a cambio recibió privilegios y cargos importantes, que le dieron acceso al manejo del dinero de la Cámara, con el que Silvano ha financiado su pre-precampaña a la gubernatura. La presidencia de Beltrones es una muestra de la gratitud que se le tiene por los servicios prestados.

Asimismo, estuvo el dirigente nacional del PRD, también para brindar su respaldo a quien ha sido factor para que Los Chuchos se afiancen en el dominio del partido, ahora convertido en un satélite el PRI.

Cabe recordar que Silvano es líder del grupo Foro Nuevo Sol, uno de los que han respaldado incondicionalmente a la camarilla que es dueña del PRD. Por eso Aureoles podrá decir que lamenta la salida de Cárdenas del partido, pero lo cierto es que si así fuera, hubiera atendido el llamado del “líder moral” de reestructurar la dirigencia. Pero no.

Por ello está tan confiado Silvano de obtener la candidatura de su partido: tiene los recursos, la estructura y el apoyo de la dirigencia nacional del PRD. Las “tribus” en Michoacán podrán vociferar lo que quieran, pero lo cierto es que la decisión ya está tomada.

La pregunta no es si Silvano será el candidato del PRD, sino si podrá ganar la gubernatura. La ventaja que tiene ahora es que el PRI nacional no lo vería con malos ojos, dadas las alianzas que ha tejido durante todos estos años. ¿Le alcanzará? Depende de nosotros, los michoacanos.

Además de las presencias, hubo notables ausencias: No vino el gobernador, Salvador Jara Guerrero. Si bien envió en su representación al secretario de gobierno, Jaime Darío Oseguera, es claro que el mandatario no quiso avalar, con su presencia, a Silvano.

Tampoco estuvo presente el comisionado Alfredo Castillo, quien es la persona con más poder en el estado, más aún que el gobernador. En este caso, ni siquiera mandó a alguien que asistiera en su representación. ¿Es una señal?

Otra ausencia notable fue la del senador Ascención Orihuela Bárcenas. A pesar de pertenecer a otro partido, su presencia era obligada por ser un evento en su tierra y por la investidura de Silvano, no como perredista, sino como presidente de la Cámara.

Lo curioso es que Chon suena como posible candidato a gobernador por el PRI. De haberse juntado, hubieran estado frente a frente quienes podrían ser rivales en la contienda por el control de Michoacán.

Otro dato relevante fue que, en representación del senador estuvo presente el ex alcalde Antonio Ixtláhuac Orihuela, cuya presencia fue festejada por numerosos asistentes, pese a que la mayoría eran perredistas (al menos, simpatizantes), lo que muestra la aceptación que tiene todavía entre algunos zitacuarenses.

Por cierto, ¿el que Chon haya enviado a su sobrino es un mensaje? Es decir, ¿lo mandó a un evento político como su representante, porque considera respaldar sus aspiraciones políticas? Es posible.

En fin. El informe de Silvano fue una prueba superada, un escalón más en su ambición de llegar a la gubernatura. Pero, ¿qué nos dejó a nosotros, como ciudadanos zitacuarenses? Nada, en realidad. No fue trascendente.

Al menos lo sería si tuviéramos acceso al informe real, a lo que hizo o no, como líder del Congreso. Del análisis de los números podríamos formarnos una idea real de qué tan buen representante nuestro ha sido y compararlo con sus antecesores y dejar un precedente para sus sucesores.

Pero no, “informar” no era el objetivo de este evento. Sólo hacer grilla…

Campos, Rechazo

En el punto más bajo de su administración, el alcalde Juan Carlos Campos Ponce cometió el error, no sólo de presentarse en el informe de Silvano Aureoles, sino de hacer uso de la palabra.

No se trató de un escenario a modo como los que está acostumbrado, como cuando acude a las inauguraciones de obras y reparte despensas o cobijas a la gente, a cambio de que le aplaudan.

Se expuso a un público adverso, que no dudó en mostrarle el repudio a su trabajo y lo abucheó, tanto a su llegada al Centro de Convenciones, como al hacer uso del micrófono. Sin embargo, lo peor de todo es que ni esta situación le ha servido para reflexionar sobre su situación, el desgaste y el rechazo que su actuación le ha valido.

Por el contrario, no deja de victimizarse, de decirse atacado y de afirmar que quienes lo critican y señalan lo hacen sin pruebas. “Nunca me han comprobado nada”, es su defensa preferida, aunque a estas alturas parece que ni él mismo se la cree.

Y es que, en un arranque de cordura, decidió cancelar su evento masivo de informe de gobierno. No quiere exponerse a una muestra de rechazo (también masivo). Así que con la excusa de no despilfarrar dinero (como si le importara tanto), prefirió cambiar la lectura de su “mensaje” a la seguridad del auditorio municipal.

Se trata de un escenario en donde podrá controlar el acceso de los asistentes, para sólo permitir la presencia de quienes le aplaudirán todo lo que diga. Es un escenario más chico, mínimo, pero más seguro…

Comments

comentarios