Informe Presidencial

Por M. en D. Joaquín R. Benítez V.*El jueves 1° de septiembre, el presidente Enrique Peña Nieto, rendirá su cuarto informe del estado que guarda la administración de su gobierno, por la mañana enviará su versión escrita ante el H. Congreso de la Unión reunido en sesión solemne y convertido en mera oficialía de partes; por la noche, hará una mesa de preguntas y respuestas con 33 jóvenes emprendedores [seguramente seleccionados a modo para que el mandatario pueda lucirse o por lo menos no ser cuestionado en los temas torales del país].

¿Qué situaciones positivas puede informar el ejecutivo federal?, cuando la economía está en plena rescisión, tan es así que las calificadoras internacionales Moody´s y Standar & Poor´s bajaron las calificación de deuda de México a negativa, lo que significa una llamada de atención para los inversionistas del riesgo que corren al ingresar o mantener su capital en el país, ello aunado al exorbitante crecimiento de la deuda pública, la cual en cuatro años aumentando en más del 10% algo así como 5 billones de pesos.

Al pésimo comportamiento de la economía mexicana se suman los fracasos de las reformas energética, hacendaria, fiscal y educativa, las cuales no han sido el motor que detone la reactivación del país en sus diferentes aristas, por el contrario, han agudizado los problemas económicos de las familias, desde el aumento de las gasolinas y la electricidad hasta los millones perdidos por los bloqueos de la CNTE.

En el tema de la seguridad, tampoco hay datos halagadores, por el contrario, los índices de delincuencia han aumentado, sobre todo la de alto impacto, el vacío de poder en las instituciones de seguridad, encabezadas por advenedizos o neófitos, no han podido frenar el alza delincuencial, lo que se suma a una fallida estrategia de seguridad que en el pasado mostró sus resultados negativos [la fallida guerra al crimen organizado].

Respecto al tema de derechos humanos, también está reprobado el peñanietismo, aún no se aclara el paradero de los 43 normalistas, no existen enjuiciados por el caso Tlatlaya, tampoco existen avances de la investigación de Nochixtlán y para rematar la CNDH acaba de rendir su informe del caso Tanhuato en el cual también hubo ejecuciones por parte de la policía federal, en resumen, tampoco hay nada informar.

“Lo bueno, casi no se cuenta; pero cuenta mucho”, es el slogan del cuarto informe de gobierno, pero cómo se va a contar algo bueno cuando esta administración federal ha ido de error en error, la Casa Blanca y de Malinalco, el pago de impuestos de un departamento de lujo por posibles contratistas de gobierno, el plagio de una tesis de licenciatura, la venganza en contra de Carmen Aristegui, entre muchos más.

Coincido en que lo bueno también debe contarse, empero, cuál es lo bueno, no sólo basta dar cifras de apoyos de los programa sociales, los cuales únicamente sirven para paliar los estragos de la crisis económica por la que atraviesa el país, en donde el crecimiento apenas araña el 2%; cifra que Peña y Videgaray criticaron acremente antes de tomar las riendas de la nación, ahora con dificultades se acercan a ese número.

Desafortunadamente aún restan dos años de gobierno de Enrique Peña, en los cuales se espera no exista un deterioro social, político y económico, pues el daño infringido en estos cuatros años no podrán revertirse en dos, aunado a que el último año de gobierno estará prácticamente perdido, pues toda la atención será para dirigir las actividades y esfuerzos de la sucesión presidencial para que el PRI siga siendo el titular del ejecutivo federal.

El desinforme de Peña Nieto, no podrá ser todo un ritual egocentrista al que estaba acostumbrado el sistema presidencial mexicano, ya no se puede vanagloriar de su gestión cuando en los hechos, se vive, respira y se sueña un halo de ingobernabilidad, inseguridad, desempleo, recisión económica, violación de derechos humanos, corrupción institucional y su pacto de protección cíclica, enriquecimiento desmedido de funcionarios públicos y todas esas circunstancias que hacen de este gobierno, uno de los peores de la historia reciente.

_____________________

[email protected] (comentarios y sugerencias).

Comments

comentarios