Vive la Navidad Eternamente en Tlalpujahua

Tlalpujahua.- En Tlalpujahua es Navidad todo el año gracias a las diestras manos de los artesanos que han hecho de esta actividad una de las principales fuentes de ingresos de la población.

Desde hace 40 años, los habitantes de este pueblo mágico han ido perfeccionando la técnica de las esferas a mano y las encuentras para todos los gustos y los bolsillos.

Cada artesano, de los alrededor de 500 que viven en Tlalpujahua, es capaz de hacer hasta 300 esferas cada día, teniendo su principal nivel de producción los meses de agosto, septiembre y octubre.

Las esferas más tradicionales son las redondas de vidrio soplado y para la confección de cada una intervienen alrededor de siete personas. El primer paso es calentar el vidrio para obtener una masa tipo chicle, que se moldea con manos y boca para lograr la forma de la esfera.

Las experimentadas manos de don José, quien tiene 26 años de experiencia en el oficio, muestran la acción del soplete que no ha perdonado dedos ni uñas al momento de crear los populares adornos.

De un tubo de vidrio de unos 150 centímetros, el experto saca entre seis y siete esferas redondas y las corta para que se vayan enfriando. Pero don José no solo sopla esferas redondas, también las hace cuadradas, planas, alargadas y de las formas que se te ocurran, dependiendo la demanda del mercado.

El vidrio soplado incluso puede tomar forma de frutas como peras, manzanas, guayabas, mangos y demás. El siguiente paso es colorear el vidrio transparente para darle una nueva vista.

El siguiente paso es colorear el vidrio transparente para darle una nueva vista. Una vez que se tienen las esferas de colores, una tercera persona interviene para decorarla con pintura, diamantina y figuritas.

El trabajo es muy meticuloso, pero para la experimentada doña Ángeles toma apenas dos minutos dibujar copos de nieve, grecas, cintillos y cualquier cosa que se te ocurra.

Ya decoradas, una cuarta persona corta la punta sobrante de cada esfera, una quinta coloca el casquillo para que la puedas colgar en el árbol y una sexta las almacena por docenas en sus cajas y las alista para que sean vendidas.

En cada taller que labora en Tlalpujahua, cada día se fabrican más de mil esferas. Muchas son compradas por familias para adornar sus casas, pero otras tantas van a parar a estantes de prestigiosos almacenes, mercados y ferias

De acuerdo con datos de la dirección de Turismo municipal, aproximadamente 70 por ciento de la producción de esferas se vende en el mercado nacional y el resto se exporta a todo el mundo.

Aproximadamente hace 5 años las cifras de producción y exportación eran mayores, pero la expansión china golpeó directamente a la tradición de este pueblo mágico, que redujo su planta de artesanos de 2 mil a unos 500 actualmente.

Pero en Tlalpujahua no solo encontrarás esferas, también un amplio surtido de figuras para nacimientos, flores, adornos, tapetes, manteles, centros de mesa y villas navideñas.

Otro ejemplo de la destreza de estos artesanos: nochebuenas de vidrio pintadas a mano, que colocan en macetas totalmente acondicionadas para que no logres distinguirlas de las naturales a primera vista.

En una de las calles empedradas de este pueblo mágico de Michoacán encontrarás la casa de Santa Claus, quien te dará la bienvenida desde la puerta.

Este expendio, donde encontrarás cosas diferentes de las del mercado, es el reducto del taller que inició la producción de esferas en 1965, la cual se mantiene como la empresa más grande de esferas de todo Latinoamérica. Entrar y ver todo lo que ofertan es suficiente para quedar boquiabierto.

Las esferas de colección, de unos 15 centímetros de diámetro y con dibujos de paisajes navideños completos, se venden dentro de cajas especiales que identifican al municipio y que seguramente has visto en tiendas departamentales.

Las estimaciones oficiales señalan que cada año en Tlalpujahua se producen 36 millones de esferas… quizá las que penden del árbol de Navidad en tu casa hayan sido hechas por estos artesanos y tú no lo sabías.

Y aunque en este pueblo todo el año es Navidad, diciembre es ideal para que el municipio organice festejos especiales, como el desfile que recorre las calles del centro todas las noches de los sábados, desde mediados de noviembre hasta mediados de diciembre.

A bordo de uno de los carros alegóricos, rodeados de niños que bailan y familias que salen a aplaudir a su paso, podrás ver a Santa Claus y Merry Christmas saludando a la concurrencia.

Comments

comentarios