Comienza la Lucha Electoral

Ricardo Rojas Rodríguez*Zitácuaro.- Comienza el 2015 y el proceso electoral entra en su etapa crítica: la definición de los candidatos está en puerta. Algunos partidos, como el PAN, ha mostrado claramente sus cartas; otros, como el PRI, se ha metido en problemas por la falta de “línea”; mientras que en el PRD se busca la manera menos dolorosa de imponer a Silvano Aureoles.

Vemos. En el PAN es claro que la candidata será Luisa María Calderón Hinojosa, quien de hecho este viernes 2 de enero comenzó su precampaña, en forma abierta, como se lo permite la ley.

No tendría por qué hacerlo, porque es precandidata única; es decir, no tiene rival contra el quien competir, por lo que la elección interna será solamente simbólica. Así que no tendría necesidad de hacer proselitismo entre los militantes de su partido.

Pero, como mencionamos, la ley no se lo puede impedir. Y más que buscar el voto de los militantes de su partido, aprovecha este “hueco” legal para adelantar su campaña y realizar un primer recorrido por el estado, en este momento que va sola, que todavía no tiene rival. En fin.

El PRI suspendió este viernes la emisión de su convocatoria para elegir a su candidato a gobernador. Fue una decisión de último momento, por lo que no alcanzaron a notificar a los militantes priístas que se dieron cita en la sede del partido, para presenciar el lanzamiento.

La explicación oficial es que el retraso es cuestión de estrategia, que en unos días vendrá el meritito dirigente nacional del PRI, César Camacho Quiroz, a dar a conocer personalmente la estrategia. Será la clásica “demostración de fuerza y unidad” del PRI.

Pero no. Lo cierto es que la decisión de último momento de no dar a conocer la convocatoria huele más a falta de acuerdo entre los aspirantes, entre las corrientes que se sienten con derechos, dentro del priísmo michoacano.

Es decir, no hubo acuerdo, tipo PAN, en el que los suspirantes ya conocidos “declinaran” públicamente a favor del ungido desde Los Pinos. Prueba de ello es que al evento fallido sólo acudió uno de los 3 aspirantes con posibilidades.

Se trató del delegado de la Secretaría de Desarrollo Social, Víctor Silva Tejeda, a quien se considera como el favorito de Los Pinos. Es decir, no estuvo el senador Ascención Orihuela, ni el alcalde de Morelia, Wilfrido Lázaro Medina, a pesar de que el evento se realizó en la propia capital estatal.

No obstante, se considera que es cosa de horas para que las diferencias se arreglen y, entonces sí, aparezcan todos los priístas tomados de la mano, como hermanos (aunque sólo sea para la foto) en torno a quien será su precandidato.

En el PRD ya casi nadie tiene dudas de que el candidato a la gubernatura será Silvano Aureoles Conejo. Para eso ha trabajado los últimos 3 años. Para eso ha hecho amarres sólidos con el presidente de la República, Enrique Peña Nieto, con una fracción del PRI nacional y con el dirigente nacional de su partido, Carlos Navarrete.

La dificultad estriba en la “forma”. Obvio que conoce cómo son de viscerales sus compañeros de partido, que no aceptan con disciplina tipo PRI los dedazos. Así que se busca imponer la candidatura de Silvano de tal forma que haya la menos resistencia posible, que las tribus no se sientan lastimadas y corran a aliarse con los enemigos.

En eso están en el PRD. Es cosa de horas, quizá de días, porque al igual que Luisa María, es claro que a todos les agradaría aprovechar el plazo de “precampañas” para lanzarse públicamente a hacer proselitismo anticipado por todo el estado.

A Nivel Local

Carlos Herrera, Antonio Ixtláhuac, Rosa María Salinas, Alberto Hope, Carlos Paredes, Juan Carlos Orihuela, Amado Contreras, son algunos de los muchos nombres que, desde ya, se manejan como protagonistas del próximo proceso electoral, que en los últimos días del año ha acelerado su ritmo.

A raíz de la cuasi definición de los candidatos a gobernador, los aspirantes a las diputaciones y la presidencia municipal ha intensificado su actividad, tanto para darse a conocer, como para afianzar su posición al interior de los partidos.

Podrá decirse que todavía no son “los tiempos”, que todavía no comienzan ni las precampañas, pero lo cierto es que ya hay quienes ya se adelantaron. Y otros, al ver que ya les llevan ventaja, han decidido también ponerse a trabajar.

Los que parece que están casi seguros (con la salvedad de que en la política las cosas suelen cambiar de la noche a la mañana) son Carlos Herrera Tello, como posible abanderado del PRD a la presidencia municipal.

En este caso, lo que está por definirse si Zitácuaro estará “reservado” o no, para evitar la elección interna. En todo caso, Herrera, ligado al grupo político de Silvano Aureoles, quien cuenta con su respectiva “bendición”, parece que no tendría problema.

También en el PRD quien pareciera seguro candidato a diputado federal es Carlos Paredes, alcalde de Tuxpan, quien ha sabido construir un capital político regional y no pareciera tener adversario en la interna. Además, también se erigiría como el enemigo a vencer, en la contienda constitucional.

En el PRI, las cosas están muy revueltas, reflejo de la situación a nivel estado, en donde, como se comentó, ya se hicieron bolas. Sin embargo, hay varios que ya realizan trabajo.

Por ejemplo, se dice que quien ya estaría “amarrado” para una candidatura es el ex alcalde Antonio Ixtláhuac. Sin embargo, se también se maneja que no sería para la presidencia municipal, como el querría, sin para la diputación federal.

De concretarse, sería una encomienda difícil para Ixtláhuac. Esto, porque su adversario sería, como ya se dijo, Carlos Paredes. Y, por otro lado, el PRD nunca ha perdido la federal desde hace más de 15 años.

Otros aspirantes que podrían tener posibilidades son: Juan Carlos Orihuela, actual diputado y quien se maneja como posible candidato a alcalde. Amado Contreras, hijo del ex alcalde y ex diputado Cenobio, quien podría ser abanderado a legislador local o presidente.

También se han “destapado” Ricardo Guzmán, ex alcalde de Tuzantla, para la diputación local, y Lucio Barrueta, para la alcaldía. Claro que también aparece José Alzati, quien aspira a la candidatura a la presidencia municipal.

Caso PAN

El PAN es tema aparte. Ya hay 3 planillas registradas para la elección interna por la candidatura a alcalde. Ya no hay dudas de que de dos de ellas saldrá el abanderado. Decimos dos, porque la de Pedro León se presentó incompleta y es casi seguro que el comité partidista no la valide.

La sorpresa es que las cosas no se le presentaron tan fácil a la empresaria Rosa María Salina, a quien ya se daba por sentado de que sería candidata, sin pasar por el enfrentamiento interno.

¿Qué pasó? Que de quienes la apoyaban hubo quien no estuvo de acuerdo en la posición que les dieron en la planilla, porque saben que no hay tantas posibilidades de triunfo y la única manera de asegurarse un futuro es si van como regidor uno o dos.

La “beca” de 50 mil pesos mensuales, sin hacer nada, volvió locos a los panistas, a quienes no les importa su candidato a alcalde, más que como trampolín para lograr sus fines. La ambición, el hambre de dinero, se impuso más que los “principios” y el “bien común”.

Así, Mirna Merlos se le volteó al grupo de ingeniero Alejandro Zúñiga y encontró en Alberto Hope la tablita de salvación que buscaba. De manera improvisada se hizo otra planilla en la que ella va en primera posición. Si logra ganar la interna, ya se aseguró el futuro por 3 años.

Veamos, independientemente de Rosa María Salinas, de Alberto Hope, son 4 los que, desde ya, podrían tener un puesto amarrado en la próxima administración: Mirna Merlos y Javier Macotela, por un lado, y Socorro Alcalá y Miguel Ángel Hernández, por el otro.

Esta situación no es privativa del PAN. Verá cómo en el PRI y en el PRD se dará la misma batalla de todos contra todos por amarrar las primeras 2 regidurías. Nadie quiere servir a Zitácuaro, ni sacrificarse por el pueblo, sino asegurarse un ingreso de 50 mil pesos mensuales por 3 años, sin arriesgar nada…

Comments

comentarios