Derroche Electoral

Por M. en D. Joaquín R. Benítez V.*El presupuesto autorizado por la Cámara de Diputados local al Instituto Electoral del Estado de Michoacán, para el ejercicio en 2017 en el que no hay elecciones, lo fue por  $204,376,743.69  (Doscientos cuatro millones, trescientos setenta y seis mil, setecientos cuarenta y tres pesos 69/100), cantidad que resulta exorbitante y un agravio a los michoacanos, ante las graves carencias de infraestructura carretera, educativa, laboral, portuaria, turística, agrícola, pesquera, etc., pues parte de ese dinero pudo invertirse en dar sustentabilidad y estabilidad a las finanzas públicas estatales.

¿Cuál de los partidos políticos, llámese PAN, PRD, PRI, PT, MC, PVEM, PANAL y MORENA, estaría dispuesto a renunciar a su financiamiento público, para contribuir a paliar las finanzas del Estado? Ninguno. La partidocracia no quiere quedarse fuera de la repartición de recursos, después de todo es dinero obtenido sin trabajar, sin hacer nada, basta registrarse y succionar las ubres presupuestarias, para luego pasar al control del erario en los cargos de elección popular.

Mantener a la partidocracia mexicana, entre otras instituciones, está cavando el agujero negro en las finanzas estatales, las cuales tocarán fondo tarde que temprano; pero a los sátrapas de los políticos no les importa, después de todo el dinero sale de las contribuciones; del pan que falta en la mesa de los michoacanos, se convierte en el manjar de la clase política.

Ya es tiempo de que los partidos políticos y sus cachorros, se autofinancien de la manera legal más conveniente, poniendo las reglas que eviten los recursos de procedencia ilícita; la Entidad ya no está en condiciones de seguir manteniendo a la partidocracia, y el pueblo menos, cada vez son mayores la necesidades y pocas las oportunidades; ya no se puede seguir cuidando las manos de los gobernantes corruptos.

Al respecto, Arturo Jauretche escribió. “Esto ocurre aquí y en cualquiera de las llamadas grandes democracias. Mientras en los países totalitarios el pueblo es un esclavo sin voz ni voto, en los “democráticos” es un paralítico con la ilusión de la libertad al que las pandillas financieras usurpan la voluntad hablando de sus mandatos”, esas pandillas financieras también se hayan disfrazadas de institutos políticos; de dirigentes que usan trajes, relojes y zapatos de marca, comiendo en lujosos restaurantes, viajando por el mundo como hombres de negocios, sin importar el derroche, pues sólo basta firmar la cuenta y enviarla a la tesorería del partido.

Hay una partidocracia hueca e inhumana, que alaba a sus dioses del poder y dinero, no importa el hambre del pueblo mientras se le puedan agreguen dígitos a las cuentas bancarias; por qué renunciar al financiamiento público si se puede exprimir al ciudadano; por qué renunciar a los lujos cuando hay miles que pueden mantenerlos: los michoacanos.

En cada elección se debe estar consciente de que no se trata solamente de un costo que es pagado por la ciudadanía; las precampañas y campañas son un golpe al bolsillo de la economía de los contribuyentes cautivos; todo lo que un partido político haga o no, es gracias al dinero que los michoacanos aportan de manera directa o indirectqa, al gasto público

Se cree que la solución estará en los candidatos independientes, pero ellos también son financiados con recursos públicos, en una pequeña medida, pero al final siguen mermando las frágiles finanzas públicas de la entidad, lo cual representa seguir sangrando la economía de los michoacanos, al final son éstos quienes costean la partidocracia y los gobiernos municipales y estatales.

“El poder real es económico, entonces no tiene sentido hablar de democracia”, decía el novel de literatura José Saramago, y hoy, sus palabras están más vivas que nunca.

__________________________

jbenitezv_nos@hotmail.com

Comments

comentarios