Se va Alfredo Castillo de Michoacán, sin Atrapar a La Tuta

México.- Alfredo Castillo se va de Michoacán, confirmó este jueves el secretario de gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong. Con su salida desaparece la figura de Comisionado para la Seguridad y el Desarrollo Integral de Michoacán. Deja pendiente su principal reto: atrapar a La Tuta.

A través de Twitter, la Secretaria de Gobernación (Segob) confirmó que, por órdenes del presidente Enrique Peña Nieto, Castillo concluyó su encomienda en la entidad.

Sin embargo, no concluye la presencia federal en la entidad, ya que Osorio Chong anunció también la designación del general Felipe Gurrola Ramírez al mando de la seguridad en ese estado.

De acuerdo con la información publicada en Twitter por la Segob, “Gurrola coordinará con autoridades estatales y municipales, el trabajo de más de 6 mil elementos de las fuerzas federales”.

La decisión del presidente Peña Nieto ocurre a sólo unos días de que Castillo cumplió un año a cargo de las labores de seguridad en Michoacán, un estado que se vio aquejado por la violencia de los cárteles del crimen organizado que causaron el surgimiento de grupos de autodefensa.

Posterior al anuncio de Osorio Chong, Castillo dio un mensaje en el que dio cuenta de sus actividades como comisionado federal en Michoacán.

El funcionario federal, que tomó el cargo como comisionado el 15 de enero de 2014, dijo que “aunque algunas voces pregonen lo contrario, hoy Michoacán ya no es como antes”.

Además, destacó que durante el año que estuvo en el estado, “la estructura criminal de los mal llamados Caballeros Templarios está prácticamente desarticulada, la gran mayoría de la dirigencia criminal ha sido abatida o capturada.

“Se detuvieron a 32 jefes de plaza y se abatieron a los dos principales jefes del grupo delincuencial: Nazario Moreno González, alias el Chayo, y Enrique El Kike Plancarte.

“Es importante señalar que serrando Gómez la Tuta nunca fue el verdadero líder de esta organización criminal sino que fue la figura mediática que asumió este rol para permitir que el verdadero líder, Nazario Moreno, hoy abatido, pudiera seguir actuando con total impunidad”.

En su mensaje, Castillo agregó: “La Tuta nunca fue el verdadero líder de Templarios; solo fue la figura mediática; ya no da la cara”.

Los hechos de violencia más recientes que Castillo tuvo que enfrentar fue el enfrenamiento en La Ruana –donde murieron 11 personas, entre ellas el hijo del fundador de las autodefensas, Hipólito Mora– y otro ocurrido en Apatzingán –un enfrentamiento que terminó con 9 personas muertas y señalamientos de detenciones arbitrarias–.

Comments

comentarios