Zitácuaro, Fiestas Patrias que dan Lástima

El presidente colocó un bando lleno de errores

Por Ricardo Rojas

Zitácuaro.- Los adornos de las Fiestas Patrias en Zitácuaro dan lástima, por lo viejos: son pocos y están viejos, casi pasan desapercibidos. Esto es un reflejo de la crisis con la que inició esta nueva administración. Transcurren los días y el alcalde pasa desapercibido. No sólo él sino las obras y acciones con las que debe de arrancar el nuevo-viejo gobierno.

Tampoco se nota el interés ciudadano común al iniciar una nueva administración, que se refleja en la intriga por conocer a los funcionarios que llegan a lo que será la forma de gobernar de la nueva autoridad, que llega con ganas de impresionar. No ahora.

Salvo las obras que quedaron pendientes, de recursos estatales y federales que estaban por aplicarse, pareciera que el gobierno municipal se detuvo, en este inicio. No se comenzó con entusiasmo ni dinamismo, sino con desidia.

Y, como ya lo habíamos mencionado, el primer ridículo se dio bien pronto, con la publicación del bando. De por sí es una programación con pocos eventos y, la mayoría de ellos, no tienen que ver con las fiestas patrias.

Para colmo, se cometió el error de suprimir la ceremonia de El Grito y equivocar la fecha del desfile. Nadie se dio cuenta hasta que el programa ya había sido fijado en las calles del centro, cuando los propios ciudadanos comenzaron a burlarse de la pifia de las autoridades.

El error se corrió en silencio. Quienes hayan sido los responsables de ello se limitaron a quitar los bandos de las calles, mandar imprimir otros y colocarlos dos días después.

Sin embargo, el bando no mejoró en nada. Ni una alusión a las fechas históricas de septiembre, que forman parte de las fiestas patrias. Solamente se incluyó el grito y se corrigió la fecha del desfile.

Lo peor es que ni el presidente Carlos Herrera, ni el funcionario que cometió el error se disculparon públicamente con los zitacuarenses. Porque se trató de una falta de respeto a los ciudadanos. Sí, aquellos a los que se les rogó el voto y ahora se les ignora.

Y es que, cuando el ahora alcalde ofreció continuidad, los ciudadanos pensamos en otra cosa y no que más de lo mismo se tradujera en insensibilidad e ignorar a los zitacuarenses…

Pendientes

Sin dinero, sin nada que ofrecer, serán unos 4 meses difíciles para Carlos Herrera. En especial porque coindice con el cambio de gobierno de la Presidencia de la República, lo que implica que los programas y recursos federales se detendrán y dejarán de fluir hasta que tome posesión el nuevo mandatario.

Pero esto no debe ni puede ser argumento para no cumplir con los pendientes. Entre ellos, el pago de becas municipales a los niños y jóvenes a los que no se les cumplió en los últimos meses.

También está pendiente la construcción del nuevo relleno sanitario. Carlos Herrera no invirtió ni un solo peso, en su primera administración, para realizar una nueva celda, que cumpla con la norma, para depositar la basura.

Actualmente, súper saturado el relleno que se hizo hace más de 5 años, ya no tiene capacidad para más. Es urgente uno nuevo, que eviten tanta contaminación como la que genera el actual, cuya penetración en el subsuelo puede afectar la presa de El Bosque, que se encuentra muy cerca.

Tampoco atendió el problema de la saturación del panteón, cuyo tema volverá a ser noticia ahora que se aproxima el Día de Muertos. Estos dos temas fueron ignorados totalmente por Herrera Tello. No podrá volver a hacer lo mismo en estos 3 años que tiene por delante.

Asimismo, tiene que iniciar, desde ya, la promesa de lograr la liberación de la guayaba, que será una de las bases del apoyo al campo, según su programa de campaña. Ya tuvo la experiencia con el aguacate: no es rápido, ni fácil, y cuesta mucho dinero. ¿Le invertirá lo necesario?

En el caso del aguacate, que tan cacareado fue por Carlos Herrera, han pasado más de 3 años y todavía no se cumplen todos los requisitos para entrar al mercado de Estados Unidos, contrario a lo que afirma el alcalde.

Si bien se avanzó mucho, no todos los aguacateros trabajaron y serán pocos, muy pocos, los que este mes o en el próximo, podrán exportar a la Unión Americana. Sólo unas 100 hectáreas de las 5 mil que se dedican a este fruto.

En el caso de la guayaba, no sólo se requerirá de sanear las huertas, sino que implicará millonarias inversiones en equipos para irradiar el fruto, procesarlo y, construir instalaciones especiales para congelar las guayabas.

No es barato ni, como dijimos, rápido. Para obtener resultados en los próximos 3 años debe de comenzar a trabajar ya, pero ya. No vemos nada claro.

Aunque el alcalde ha presumido los avances en materia agropecuaria de Zitácuaro, lo cierto es que nuestro municipio ha llegado tarde. Otros, con menos alharaca, nos han rebasado con mucho.

Por ejemplo, municipios como Tuxpan e Hidalgo han comenzado a exportar aguacates desde hace años a Estados Unidos, cuyos productores, apoyados por sus autoridades, han cumplido con las normas que exige el país vecino.

En el caso de las guayabas, Tuzantla y Jungapeo envían cargamentos, con las normas exigidas por Estados Unidos, mucho antes de que Zitácuaro lo haga. Inclusive, parece que nosotros, pese a lo que se presuma, hemos llegado tarde.

Por cierto, otro tema en el que se nota la ausencia de la autoridad municipal es en el bacheo de calles. Se ha anunciado un programa emergente, pero éste no se nota. Cada vez son más las vías de circulación que presentan baches, grandes hoyos y daños, a causa de las lluvias.

Si bien el centro de la ciudad se encuentra en regulares condiciones, no pasa lo mismo con calles con mucha circulación como Miguel Carrillo, Ignacio López Rayón, Rafael Landívar y el mismo libramiento Francisco J. Múgica, sólo por mencionar algunas.

Algunas de estas calles fueron objeto de obras de mala calidad, en administraciones anteriores, que en lugar de rehabilitarlas las dejaron peor. Pero, ahora que está en el cargo, es responsabilidad de Herrera de repararlas, porque los ciudadanos no tenemos la culpa y necesitamos nuestras vías en buenas condiciones. ¿Esto, cuándo?

Zenaida

Este viernes se instala la nueva legislatura del Congreso del Estado, la número 74. El distrito de Zitácuaro será representado por la morenista Zenaida Salvador Brígido, quien ganó la elección a pesar de casi no hacer campaña.

Se esperaría de ella más compromiso con los ciudadanos, por el discurso de su líder nacional, Andrés Manuel López Obrador, quien señala que la gente está primero. Pero no. Desde que ganó no se ha sabido nada de ella.

Este viernes, creemos que estará puntual en la cita, para recibir su acreditación como diputada, pero no se ha comunicado para nada con la ciudadanía. No sabemos en dónde está, qué hace y cuáles serán los compromisos que asumirá con los habitantes de este distrito. Eso es malo.

Inclusive, se sabe más de Adrián López Solís, el candidato del PRD que jugó por este distrito y perdió, pero que llegará al Congreso por la vía plurinominal. Inclusive, será el coordinador de su fracción parlamentaria.

López Solís ha dicho que estará al servicio de los zitacuarenses, a pesar de que el voto no lo favoreció. Ese papel le corresponde a Zenaida, quien está obligada a servicio a los ciudadanos de su distrito, pero de quienes se ha escondido, hasta el momento. Mal…

Sapas

Es cosa de trámite, pero en los próximos días se renovará la Junta de Gobierno del Sistema de Agua Potable, Alcantarillado (Sapa) de Zitácuaro. Luego de estrenar integrantes, éstos conocerán la propuesta para que Alejandro Zúñiga Camacho repita en el cargo.

Decimos, es cosa de trámite, porque la de Zúñiga será la única propuesta que el alcalde le presente a la Junta, misma que validará con su voto el nombramiento. En este caso, la continuidad parece que será positiva para Zitácuaro, porque se trata de alguien que luchó los últimos 3 años para combatir las fallas en el suministro.

Cuando tomó el organismo, la crisis por la falta de agua era tal que había un gran nivel de inconformidad ciudadana. Con eso tuvo que lidiar Zúñiga en su primer año. Pero las medidas que implementó pusieron solución al problema.

Ahora, hace falta consolidar lo realizado en el pasado. Se requiere renovar la red en varias zonas de la ciudad y buscar más fuentes de agua para las necesidades crecientes de la ciudad. Si hay apoyo económico del Ayuntamiento, Zúñiga podrá hacerlo…

Comments

comentarios