Acción de Inconstitucional de Peña, Transgresión al Federalismo

Por M. en D. Joaquín R. Benítez V.

“La esencia del Gobierno es el poder; y el poder, radicado, como debe estarlo, en manos humanas, estará siempre expuesto a ser empleado para abusar”.

James Madison (político, escritor, diplomático y filósofo estadounidense).

El federalismo es una doctrina y forma de gobierno en la que una entidad política esta conformado por diversos organismos, generalmente Estados, lo cuales se asocian delegando algunas libertades y poderes propios, a una entidad superior, a quien pertenece la soberanía, creando el Estado federal o federación; esos Estados conservan cierta autonomía y competencias.

Cuando se dio la independencia de México, hubo un gran debate sobre la forma de gobierno que debería adoptar la nueva nación, por un lado, estaban quienes pugnaban por un centralismo como en algunos países europeos, por el otro, quienes se inclinaban por el federalismo norteamericano, siendo ésta última idea la que poco a poco empezó a permear entre quienes tenían la responsabilidad de dirigir a la nación.

Fue hasta 1823, ante la indecisión del Congreso de adoptar el federalismo, que varias provincias comenzaron a adoptar gobiernos estatales independientes, siendo la primera, la Diputación Provincial de Guadalajara, quien emitió una declaración de principios en la cual declaraba la soberanía del Estado de Guadalajara, respetando a los Poderes federales de una manera muy limitada; a Guadalajara se sumaron las provincias de Yucatán, Zacatecas y Oaxaca (siendo el primero en declararse como Estado federal).

Por ello y para evitar que la nueva nación se dividiera, la Constitución Política de 1824, adoptó el federalismo como una de las formas de gobierno, no obstante que el mismo también se consolidó en las Cartas Magnas de 1857 y 1917, en la práctica se implementó un centralismo administrativo, fiscal, económico y político, debilitando la autonomía y soberanía que le correspondía a las entidades federativas.

Por otra parte, durante el presidencialismo mexicano, la federación fue solamente de membrete pues se instauró “la dictadura sexenal”, en la cual, nada se movía en las Entidades federativas si no lo autorizaba el inquilino en turno de “Los Pinos”; la federación ejerció su control sobre los Estados a través de la asignación y distribución del presupuesto que les corresponde a Estados (y por consiguiente a municipios).

La semana pasada se dio a conocer que Enrique Peña Nieto, a través de la Consejería Jurídica de la Presidencia, promovió ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación, una controversia constitucional para reclamar posibles órdenes de aprehensión, arraigos, citatorios o carpetas de investigación por parte del Gobierno de Chihuahua, en el cual, el gobernador Javier Corral realizó las investigaciones por peculado por más de 250 millones de pesos del erario del Estado, que fueron a dar a las arcas del PRI estatal para ser utilizados en campañas políticas.

Con esta acción Peña Nieto pretende blindarse y de paso a sus “cuates”, pues en caso de que la Corte resuelva a su favor estará sentando el precedente de que los gobiernos locales no pueden investigar ni juzgar los delitos cometidos en su contra, por parte de funcionarios de la Federación, lo cual sería la cereza de pastel de los 6 años de un presidencialismo retrógrada, cínico, corrupto, deshonesto, inepto, saqueador e incompetente.

En caso de que la Suprema Corte de Justicia de la Nación, le dé la razón a la administración peñanietista, se estaría destruyendo el poco federalismo que se instauró con la alternancia del año 2000, en la cual los Estados comenzaron a recobrar su papel preponderante en la toma de decisiones del país y a exigir cada vez más, que en los hechos, México se comporte como un Estado Federal.

En las próximas semanas estará en juego la forma de gobierno del país; no se necesita ser una dictadura visible como la de Venezuela, también se le puede enmascarar bajo el velo de una democracia, pero que en los hechos se comporta de una manera autoritaria en la cual se podrá cambiar de presidente, pero la figura institucional seguirá mandando a su antojo y enviando el mensaje de que el Presidente es el Estado.

______________________

jbenitezv_nos@hotmail.com (comentarios y sugerencias).

Comments

comentarios