Gasto en Viáticos, Fuga de Dinero en Presidencia

Por Ricardo Rojas

Zitácuaro.- El alcalde Carlos Herrera Tello afirma que sus administraciones municipales (la primera y esta segunda) no despilfarran el dinero, que no pagan celulares y no compran autos para funcionarios. Pero lo que no dice es que sí se gasta dinero, y mucho, en viáticos, cuyo concepto es una sangría constante para el erario.

Hicimos un ejercicio de revisión de la información de los gastos en viáticos que erogó la administración de Carlos Herrera, tan sólo en el primer trimestre de este año. Y nos encontramos una desagradable sorpresa: tan sólo una persona gastó, en ese período, 180 mil pesos, sin que se explique por qué tanto y para qué.

Cabe destacar que el nombre del alcalde Carlos Herrera Tello no aparece en ninguno de los pagos de viáticos. Es curioso, porque el que sí aparece y 18 veces en el primer trimestre de este año, es el del tesorero, Bernardo Razo Dorantes.

Pero, antes de abordar el dato del tesorero, veamos este caso muy curioso: decíamos que el nombre del presidente nunca aparece en los viáticos. Pareciera que él mismo, de su propio dinero, se paga sus constantes viajes a Morelia, a México y otras ciudades… Pero creemos que no.

Si bien el alcalde no aparece en la relación de viáticos, sí lo hace otra persona, como “funcionario” de la oficina de Presidencia. Se trata de Alfredo Saucedo Hernández. Éste personaje, de quien desconocemos el cargo, en el primer trimestre de 2018 recibió dinero para viajar 12 veces.

Lo curioso es que cada que salía de viaje recibía 15 mil pesos. Así, ni más ni menos. Cada salida era de 15 mil pesos. Lo que el documento si dice es que este sujeto, Alfredo Saucedo Hernández, salía solo, sin acompañantes.

A lo largo del primer trimestre del año, como mencionamos, recibió viáticos en 12 ocasiones. Cada una, de 15 mil pesos, como ya mencionamos. Así, tan sólo de enero a marzo obtuvo, por este concepto, 180 mil pesos. ¿Cómo la ve?

Consultamos en la lista de personal de la Presidencia y no encontramos a ningún Alfredo Saucedo Hernández. ¿Quién es y por qué viaja tanto para Morelia y México? La información de la que se dispone en la página de transparencia del Ayuntamiento no aclara esta duda.

Lo buscamos en la relación de personal que la presidencia municipal publicó, como parte del presupuesto 2018, en el Diario Oficial del Estado y sí localizamos a una persona con ese nombre y apellidos.

Pero, lo curioso es que lo localizamos en la plantilla de la Secretaría de Seguridad Pública. De acuerdo a este documento, Alfredo Saucedo Hernández es un policía primero que gana 14 mil 739 pesos al mes, menos los descuentos del ISSSTE e impuesto sobre el trabajo.

¿Cómo un policía es comisionado por el alcalde para que salga, mínimo, una vez por semana de viaje y en cada ocasión reciba 15 mil pesos? No lo sabemos. Especulamos que sería el edil el que obtiene ese dinero, aunque sale a nombre de esta persona, para él no aparecer en la documentación. Sin embargo, esto es una suposición solamente.

Lo curioso es que este posible elemento policíaco ha recibido viáticos, al menos desde 2017, que fue lo que pudimos comprobar. No sabemos cuántas veces recibió dinero para viajar, el año pasado. Pero lo que sí observamos fue que también recibía sus respectivos 15 mil pesos, en cada ocasión.

¿Podría la Presidencia ser transparente en este caso y aclarar por qué 15 mil pesos y por qué tantas veces? No sólo es algo necesario, sino sano, para evitar especulaciones y suponer que hay un desvío de recursos…

Pero no sólo Alfredo Saucedo viaja constantemente. También lo hace el tesorero municipal, Bernardo Razo Dorantes. Nuevamente, nos remitimos al informe del primer trimestre del año, en el rubro de viáticos.

El tesorero viajó, ese período de enero a marzo, en 18 ocasiones. A diferencia del caso anterior, Razo recibía diferentes cantidades en cada viaje. Las más pequeñas fueron de 3 mil 500 pesos.

Sin embargo, a menudo ejercía viáticos por 11 mil, 12 mil, 10 mil y 14 mil pesos. Inclusive, durante el viaje que realizó el 23 de marzo de este año recibió 41 mil 040 pesos. En el caso del tesorero, el documento señala que sí llevaba acompañantes, aunque no dice cuántos ni quiénes.

Bernardo Razo, quien se supone que tiene que salir a la capital del estado a tramitar pagos y apoyos económicos, también ejerce una cantidad importante, por concepto de viáticos, cada mes.

Aunque en el caso del primer trimestre de este año no se hizo la cuenta, al menos erogo lo mismo que el caso anterior, de la persona que recibió el dinero por cuenta de la oficina de Presidencia.

¿Cuánto se ejerce en viáticos y porqué no se informa para qué han servido esos viajes y en qué se gasta el dinero, aparte del pago de gasolina y, en su caso, casetas? ¿Tanto se requiere para ir a Morelia a arreglar un asunto? Misterio…

El Panteón, la Asignatura

Pendiente

Estos son Días de Muertos, momento en el que los mexicanos pensamos, aunque sea una sola vez al año, en nuestros difuntos y les dedicamos unos minutos, durante la obligada visita al panteón.

También son días de reflexionar, de relajarse y de festejar esta tradición en la que se nos ha enseñado a ser un poco irrespetuosos con la muerte, de la que nadie de nosotros nos habremos de salvar.

Pero, en el caso de Zitácuaro, es cuando recordamos que los ciudadanos de esta cabecera municipal no tenemos un espacio seguro para cuando nos llegue el momento, porque el único panteón que existe hace varios años que está lleno.

No hay lugares, más que los que se puedan comprar en el mercado negro, a menos que pidamos permiso a nuestros familiares difuntos, para hacerles compañía, ahí, apretados, en la tumba.

El presidente municipal, Carlos Herrera Tello, ya lo sabía desde que fue candidato la primera vez, porque sus dos antecesores invirtieron millones de pesos en comprar terrenos para el nuevo panteón, que sólo sirvieron para desviar recursos.

Ninguno de los terrenos que adquirieron Antonio Ixtláhuac Orihuela, en una millonaria barranca, y Juan Carlos Campos, en un solar con venas de agua en su interior, eran aptos para panteón.

Eso no impidió que gastaran, entre los dos, al menos 7 millones de pesos. Dinero que se tiró a la basura, porque nunca fue recuperado. Carlos Herrera tenía el compromiso moral de hacerlo mejor. Pero no. Durante su primera administración, el tema nunca le importó.

Hizo algunos intentos de negociar con el panteón particular, para que le entrara al tema. Pero nunca un esfuerzo serio para solucionar esta problemática. Ahora, el problema es cada vez más grande.

Esta es una situación que no puede seguir así, porque la Constitución obliga a las autoridades municipales a brindar el servicio de panteones a sus ciudadanos. Es decir, es un asunto legal, que el alcalde no ha cumplido.

Lo que esperamos es que ahora sí le ponga atención al asunto y haga lo que se requiere para construir el nuevo panteón municipal que se requiere de forma urgente en la ciudad. Un lugar para que los zitacuarenses que en los próximos años fallezcan puedan descansar en paz. Ojalá…

Comments

comentarios