Carlos Herrera: ¿Está Contigo o Contra ti, Zitácuaro?

Por Ricardo Rojas

Zitácuaro.- Lo decíamos aquí, hace casi un mes. Y se hizo realidad: Carlos Herrera Tello, alcalde zitacuarense, se ha convertido en el paladín de los cobros injustos. Y ya lanzó su campaña “nacional” contra la Comisión Federal de Electricidad (CFE). Ya encarrerados, podría luchar contra los altos cobros del gobierno estatal contra los impuestos de autos.

Claro, hay muchas causas a las que nuestro paladín zitacuarense puede abocarse. Porque, en el caso del estado, Michoacán es el estado que más caras cobra las placas nuevas, así como el engomado, las licencias, etcétera. Y es injusto que un estado tan pobre tenga tarifas de Primer Mundo y servicios de tercera.

Yo respaldaría a Herrera en su cruzada contra Silvano, para que baje los impuestos vehiculares. Pero, ya que se inconformó contra la CFE por sus absurdos aumentos en materia de energía eléctrica, también debe de hacerlo contra el Congreso del Estado.

Los legisladores locales, hace unos días, nos acaban de recetar un aumento en el Derecho de Alumbrado Público, el famoso DAP que, por cierto, es un impuesto ilegal, cuyo cobro no está sustentado en la Constitución.

Ese aumento, que fue promovido por el propio Silvano y aprobado por los levantadedos estatales, nos causará un costo adicional a los ciudadanos, en nuestro recibo de luz, independientemente de los aumentos que ya de por sí aplica la CFE.

Así que, para ahorrar recursos, hay que meter todos estos cobros injustos en el mismo paquete y luchar por todo, ya que Herrera parece que no tiene nada más importante que hacer como presidente de Zitácuaro y parece que le sobran los recursos para pagar su cruzada.

Por cierto, ya encarrerado, el alcalde debería de protestar contra sí mismo, por los injustos e ilegales cobros que impone a los comerciantes y empresarios establecidos por la renovación de las licencias municipales que, según la ley, no tienen costo.

Sin embargo, en años anteriores se ha dado una batalla fuente entre la Cámara de Comercio y el Ayuntamiento, porque a fuerzas pretenden que los ciudadanos paguen una “donación voluntaria”, cuyo monto es impuesto por la autoridad.

En no muchos casos se ha recurrido al terrorismo fiscal, al amenazar a los comerciantes con aplicarles sanciones e, inclusive, cerrarles sus locales por no acceder a esas “donaciones” ilegales.

Así que Herrera, antes de saltar al plano nacional con su lucha contra los cobros injustos debe de comenzar por comenzar por manifestarse contra sí mismo, por abusar de su autoridad y pretender cobrar ilegalmente a los zitacuarenses.

Una vez que haya logrado que la abusiva autoridad municipal dé marcha atrás, entonces puede ir contra el estado y, finalmente, contra la federación, por los aumentos a la tarifa eléctrica, ¿o no?

Herrera argumenta en el caso de las alzas en las tarifas de energía, que la federación debería de hacer eficiente su operación, en lugar de querer pagar sus gastos a costa de los usuarios, con el aumento de las cuotas.

Eso mismo se le podría aplicar a sí mismo (si lo dice, es porque quizá él ha hecho lo mismo). En lugar de pretender ingresos extra a través de cobros ilegales, debería de hacer eficiente su operación, para no dañar a los ciudadanos.

Por otro lado, el dedicar tiempo a una lucha hace parecer como que no tiene nada que hacer en el municipio. ¿Qué le parecería dedicarse a gobernar y a echar a andar sus dependencias, que parecen paralizadas de tanto no hacer nada?

Y es que, ¿a quién quiere apantallar al hacer un pronunciamiento de su lucha aquí, en Zitácuaro, ante los ciudadanos del municipio? ¿Qué pretende? ¿Acaso eso le serviría de algo a su causa?

Si en verdad va a luchar contra la federación, el pronunciamiento lo hubiera hecho en la Ciudad de México, frente a Palacio de Gobierno, o bien, en las puertas de la sede nacional de la CFE, ante medios de comunicación de alcance en todo el país. O qué, ¿le da miedo?

Cada quien tiene su punto de vista, pero nosotros opinamos que Carlos Herrera debe de dejarse de faramalla y ponerse a trabajar. Esto no quiere decir que no se defienda del elevado aumento de la CFE.

Pero debe de hacerlo por las vías legales, a cargo de sus abogados, quienes podrían interponer un amparo, por ejemplo. Mientras él, que no es abogado, debe de dedicarse a trabajar por el municipio, que tantos problemas tiene.

Además, según la cuenta pública del tercer trimestre del año, todavía no había aplicado casi 100 millones de pesos destinados a inversión pública. A menos de que las cifras mientan, Herrera tiene mucho trabajo que hacer para invertir ese dinero de la mejor manera…

Fin a una Promesa de Campaña

Pues resulta que el populista programa Beca Futuro, que fue una de las banderas d campaña del gobernador Silvano Aureoles Conejo, se cancelará a finales del año. Ya no más.

De por sí, se trató de una burla para los jóvenes que creyeron en la promesa del mandatario. Muchos de ellos fueron registrados como beneficiarios, pero pocos, muy pocos, los que recibieron el apoyo real.

Inclusive, a principios del año, Silvano nos salió con el cuento de que los que no habían recibido el apoyo el año pasado ya no se los entregarían porque no había dinero, que mejor se abocarían a cumplir con las becas de este 2018. Pero ni eso.

El argumento para cancelarlo no puede ser más peregrino: El secretario de Desarrollo Social y Humano (Sedesoh), Juan Carlos Barragán Vélez, declaró que la Beca Futuro se va a cancelar, porque no va a “competir” con la federación en la entrega de apoyos a los jóvenes estudiantes.

Y eso, porque el presidente electo de la República, Andrés Manuel López Obrador, ha anunciado apoyos de 2 mil 400 pesos mensuales a todos los jóvenes estudiantes. Entonces, para no “opacar” a Obrador, mejor cancelarán ese programa, que nunca cumplió con su objetivo.

¡Qué estupidez! Los apoyos para los jóvenes que estudian nunca sobrarán, mientras mejores condiciones tengan, mejores posibilidades tendrán de salir adelante, en esta competida sociedad.

Entonces, ¿qué se hará con el dinero que se destinaba a la Beca Futuro (aunque casi nunca llegaba a su destino)? En lugar de salir con la burrada de que se cancelará el programa, se debería de implementar otra acción en bien de los jóvenes con el mismo recurso.

Porque en Michoacán faltan espacios para que los jóvenes puedan estudiar la licenciatura en una escuela pública. Ahí se puede destinar. O, inclusive, a crear fondos para los emprendedores, quienes pueden hacerse a sí mismos su fuente de empleo. En fin.

La Beca Futuro nunca cumplió su objetivo, porque en lugar de dar mil pesos al mes a los jóvenes, para apoyarlos a continuar sus estudios, sólo les quedó mal. Los hizo confiarse de que contarían con un dinero que, en muchos de los casos, nunca llegó; en otros, sólo se recibieron algunos pagos, pero no la mayoría.

El dinero, nadie sabe en donde quedó, porque se supone que el recurso para entregar estas becas estaba presupuestado y “etiquetado”; es decir, sólo se podría utilizar para este fin… pero no.

Y ahora nos sale el gobierno del estado con la tontería de que cancelará las becas, para no “competir” con la federación. ¿Qué sigue? ¿Cancelar las despensas a adultos mayores? ¿Los apoyos a madres solteras?

Porque López Obrador también ha anunciado apoyos a estos grupos vulnerables, así que Silvano dirá que no quiere “competir” ni hacerle sombra a López Obrador y por eso podría cancelar estos programas.

En fin. Desde otro punto de vista, quizá la Beca Futuro sí sirvió para el objetivo que Silvano se fijó a sí mismo: atraerle votos en la campaña a gobernador, aún a sabiendas de que no cumpliría con el programa.

Comments

comentarios