Realiza Policía Municipal Otra Detención Ilegal Ordenada por su Director

Zitácuaro.- Una detención ilegal más, ordenada por el secretario de Seguridad Pública de Zitácuaro, Rafael Hernández Albarrán, tuvo lugar esta semana. El afectado fue privado de su libertad, sin que existiera motivo, ni orden de aprehensión ni denuncia.

Los hechos, que ya se han comenzado a hacer costumbre de la policía municipal, tuvieron lugar el pasado jueves, cuando el afectado, gerente de la tienda de empeños denominada Multiempeños, se encontraba en su negocio, como de costumbre.

En eso, llegó una abogada llamada Sandra M., acompañada de otro licenciado y dos elementos de la policía municipal. Le preguntaron que si era el gerente. Cuando respondió que sí, le pidió hablar con él.

Le dijo que tenía cargos en su contra por movimientos realizados y le pidió que la acompañara al Ministerio Público. El afectado accedió. Luego, los policías lo subieron a una patrulla, pero antes de ello, lo esposaron. Le dijeron que era “por protocolo”.

Mientras eso pasaba, la abogada le comenzó a sacar fotos. Fue llevado a las oficinas de Seguridad Pública, en donde estuvo detenido alrededor de 4 horas, sin que le dijeran de qué se le acusaba.

En eso, la abogada que lo abordó desde el principio le exigió firmar su renuncia voluntaria y le daría mil pesos, además de que “pararía todo el borlote”, pero dijo que estaba seguro de que no había cometido ningún delito.

Su celular sonó y le permitieron contestar, por lo que pidió que le avisaran a su abogado. Mientras estaba en la Fiscalía Regional le dijeron que lo trasladarían a la Barandilla, por 36 horas, mientras reunían las pruebas necesarias. Entonces verían que cargo le pondrían.

Uno de los policías preguntó por teléfono que qué cargo le pondrían y la respuesta que le dio al detenido fue: alteración del orden público. Y le dijo que el arresto había sido por órdenes del secretario de Seguridad Pública, ante quien lo habían acusado de malos manejos.

Cuando llegó su abogado pidió que le mostraran la denuncia, para poder defender a su cliente, pero le dijeron que no había ninguna. La directora de Carpetas de Investigación de la Fiscalía le pidió que “calmara a su gente que estaba afuera”. De lo contrario, los arrestaría a todos.

El abogado pidió que liberaran a su cliente o llamaría a los medios de comunicación, pero la empleada de la Fiscalía le dijo que era una orden detenerlo por 36 horas, que la decisión ya estaba tomada.

Sin embargo, se le mencionó que se hablaría con el Fiscal. La directora de Carpetas acudió a la oficina de su titular y, después de 5 minutos, le dijo que ya se podía retirar, sin una disculpa, sin una explicación por su acción.

Comments

comentarios