Cinismo de Carlos Herrera, Ante Linchamientos

Por Ricardo Rojas

Zitácuaro.- El alcalde Carlos Herrera Tello es un cínico al afirmar que en Zitácuaro no pasa nada, que hay paz y que el linchamiento es un acto que se da en todo “el planeta Tierra”. Esto, al tiempo en el que se detiene al jefe de tenencia de Francisco Serrato, no porque no tenga algo de responsabilidad, sino porque parece un chivo expiatorio.

¿Acaso el jefe de tenencia tiene más responsabilidad que el jefe de la policía, Rafael Hernández Albarrán, que no ha brindado condiciones de seguridad en el medio rural (no en la zona urbana, clara) para combatir la delincuencia? ¿Además de conocer los hechos y no haber evitado el linchamiento?

¿No es igual de responsable la Fiscalía Regional, que es omisa al momento de investigar robos y delitos que le son denunciados, por agentes del Ministerio Público que no actúan si no hay dinero de por medio?

Las autoridades se han ganado a pulso la desconfianza de la gente y la sensación de que es necesario, ante la falla del sistema de justicia, dar solución a su problemática. La barbarie es ilegal, pero la actuación, tanto del municipio, como del gobierno del estado, han orillado a la gente a actuar como lo hicieron.

Ambas instancias son tan responsables como quienes les quitaron la vida a 4 personas el domingo 11 de noviembre. Si no hay castigo para todos, no puede haber justicia efectiva.

Y, por lo visto, la investigación, que ha tardado más de una semana en dar resultados, a pesar de los recursos y atención que se le ha dado, ha llegado a la conclusión de que se debe de castigar al jefe de tenencia.

No podemos oponernos a que la justicia actúe. De eso se trata. Pero lo que no está bien es que no se llegue a fondo, que se busque un chivo expiatorio que, como siempre, es la parte más débil del eslabón.

Mientras se provoca a la comunidad con esta justicia selectiva, el alcalde mantiene en su cargo al violento, prepotente e inútil jefe de la policía, como una burla hacia todos los zitacuarenses que han sido víctimas de sus acciones ilegales.

Asimismo, él presume de una paz y tranquilidad que cada vez se aleja más de Zitácuaro, por la impunidad con la que la delincuencia y las policías actúan en contra de los zitacuarenses.

Carlos Herrera cada vez vive más en una fantasía en la que todo es bonito, está bien y en la que él es el gran gobernante del municipio. Pero la realidad es otra y mientras no ponga los pies en la tierra, las cosas continuarán de mal en peor.

En un país desarrollado, Herrera no sólo hubiera sido obligado a dimitir por no haber evitado el linchamiento y brindado condiciones de seguridad, sino que también tendría que responden a la justicia por sus actos. Pero no es el caso.

Quizá mientras esta columna esté en sus manos, la policía haya desalojado violentamente a los inconformes con la detención del jefe de tenencia indígena, quienes han tomado, la tarde de este martes 20 de noviembre, la carretera a México.

La represión y no la justicia, es lo que se preparaba la noche de este martes, ante la negativa de los manifestantes de retirarse de la carretera, hasta que el alcalde les diera la cara o hasta que hayan liberado a su representante.

Ninguna de esas dos alternativas estaba contemplada, ni en el caso del alcalde, ni del gobierno del estado. Así que la ley del garrote es la solución para regresar la paz a Zitácuaro y dar justicia a sus habitantes.

Todavía no sabemos qué vaya a pasar. Si los habitantes de la zona indígena se replieguen ante el temor de ser golpeados o si la represión los azuce más a tomar más medidas de presión. Pero lo que sí sabemos es que esa no es la solución para un municipio descompuesto.

Falta, no sólo sensibilidad, sino que cada quien asuma la responsabilidad que le corresponde. Y no, no es el caso. Tanto el gobierno del estado, como el municipio, buscan acallar a quienes también son víctimas, para que las cosas sigan igual… de mal, pero que es conveniente para ellos. Ojalá y no empeoren la situación. Esperemos el desenlace…

Oídos Sordos

Un discurso fuerte y crudo sobre lo que ha sido de los ideales revolucionarios, a 108 años de estallado el movimiento social de 1910, fue lo que pronunció el orador oficial del acto, en la plaza de Zitácuaro, Francisco Álvarez Díaz.

Fiel a su independencia de pensamiento, pudo hablar libremente de su propia perspectiva, que no buscó alabar a las autoridades en turno, como se acostumbra, ni quedar bien con ningún grupo político. Fue el punto de vida de un ciudadano sin ataduras.

En la cara le reprochó al alcalde Carlos Herrera Tello la irresponsabilidad de utilizar la policía para agredir a la ciudadanía y no de protegerla, como debe de ser. También le dijo que esta situación generaba conductas sociales ilegales, como el pasado linchamiento.

Herrera hacía como si no escuchara, como sino hablaran de él. Álvarez también se refirió a la reelección, que fue una de las banderas que enarbolaron los revolucionarios, por lo pernicioso de esta práctica, que perpetuaba dictadores en el poder.

Ahora, la “moda” impuso nuevamente la reelección, como una muestra de lo “moderno” de nuestra “democracia”. Pero, al menos en el municipio de Zitácuaro, vemos que los políticos no entienden que es una oportunidad de los ciudadanos para que cumplan sus compromisos.

Por el contrario, como parece suceder, lo ven como un regalo para que usen y abusen del poder que se ha dejado en sus manos. En Zitácuaro, la reelección ha dado como resultado un gobierno insensible, ajeno a los intereses de los zitacuarenses, que utilizar dinero y recursos para su propio bien… Mal.

Coincidimos con Álvarez en prácticamente todo su mensaje: No queda nada de los ideales de la Revolución, porque el sistema que nació a raíz del movimiento armado se corrompió y dio como resultado una clase política que se adueñó el país y juega con el destino de los ciudadanos.

No hay beneficios sociales, ni se ha erradicado la pobreza y la injusticia. Sólo se ha creado una clase alta cada vez más pequeña, pero cada vez más rica y poderosa, mientras que la pobreza y la imposibilidad de progresar es la regla en la mayoría de la población.

Así que no había nada que celebrar este 20 de noviembre, porque el movimiento revolucionario y los ideales que le dieron vida ya no existen, a 108 años de su nacimiento. Urge que los ciudadanos retomemos estos principios y luchemos por ellos, como lo hicieron los mexicanos de 1910…

Universidad Michoacana no Tendrá Dinero en 2019

Este martes, el gobierno del estado presentó su propuesta de presupuesto para 2019. En total, se planea el gasto de 67 mil 191 millones 516 mil pesos; es decir, casi igual que el de este año.

Por supuesto, este presupuesto no alcanzará para cubrir las necesidades del estado, ni a disminuir el grave déficit que dejarán las finanzas este año. Por el contrario, esa suma no hará sino aumentar la situación económica del gobierno, al que le urgen 500 millones sólo paga pagar a sus trabajadores en lo que resta de 2018.

Se trata de un presupuesto en donde las dependencias no recibirán el dinero que se requieren, ya no para realizar planes y programas en beneficio de los michoacanos, ni siquiera para cubrir sus propios gastos de operación.

La situación es especialmente crítica en lo que a la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo se refiere. La máxima Casa de Estudios acumula un millonario déficit que la ha puesto al borde de la quiebra, al no poder pagar los sueldos de su personal.

Pero en 2019 la situación será más crítica: El gobierno estatal le ha asignado un presupuesto de 2 mil 729 millones de pesos. Aunque parece una gran suma, sólo alcanzará para cubrir las 2 terceras partes de sus gastos para 2019.

Es decir, sólo cubrirá las necesidades de enero a septiembre del próximo año. La Universidad Michoacana necesita un presupuesto de 3 mil 871 millones de pesos; es decir, el gobierno estatal le dará mil 50 millones de pesos menos de los que requiere para operar sin problemas.

¿De qué se trata? ¿Acaso el gobierno estatal quiere matar de hambre a la Máxima Casa de Estudios del estado? ¿Dónde queda el principio constitucional de garantizar la educación gratuita? ¿Quién cubrirá el resto del presupuesto que se necesita? ¿Acaso es un intento de privatizar la institución?

Comments

comentarios