Compromisos de Campaña Quedaron en el Olvido

Por Ricardo Rojas

Zitácuaro.- Fiel a su nueva costumbre de no hacer nada en su segundo período como alcalde, Carlos Herrera Tello se evita estrés y presiones y, simplemente, se olvida de sus compromisos de campaña y, valga la redundancia, no hace nada.

Se la pasa de viaje en busca de recursos. Pero, la pregunta es: ¿Para qué quiere dinero, si no tiene voluntad de hacer nada? Obvio, busca presupuesto para hacer obras, en las que pueda sacar algo de ganancia. Sólo eso.

En su segunda campaña, uno de sus pronunciamientos, el segunda vez candidato dijo:

“Le apostamos al campo para generar empleo y bienestar para los zitacuarenses”, indicó al presentar el segundo eje de su plataforma electoral, denominado Desarrollo Rural, Agroalimentario y Sustentabilidad Ambiental, en el que se expone el fortalecimiento a los sistemas producto”.

Sin embargo, luego de su cuestionado triunfo, Herrera no cumple lo que promete. La exportación del aguacate, que fue su “gran logro” de su primera administración, todavía no es una realidad. Y no lo será, por lo menos en los próximos meses.

Además, de las 5 mil hectáreas de aguacate, sólo 100 estarían en condiciones de exportar, el próximo año, si es que reciben el visto bueno de la oficina de agricultura de Estados Unidos.

Su promesa era sumar, cada año, 500 hectáreas de aguacate a la exportación. Pero ¿cómo si no ha hecho nada en los 3 meses que lleva como alcalde reelegido? Inclusive, quienes han tomado el asunto en sus manos son los habitantes de Aputzio de Juárez, quienes organizan su propia feria del aguacate, para promover la comercialización.

Como se menciona en el párrafo que incluimos de su promesa de campaña, Herrera afirmó que fortalecería los sistemas producto. Y, de los más fuertes y que han caracterizado a Zitácuaro a nivel nacional, es el de la nochebuena.

Herrera se olvidó de la nochebuena, tan ocupado, como está, en su pleito por cobrarle impuesto predial a la Comisión Federal de Electricidad, en venganza por el aumento de la tarifa al Sistema de Agua Potable.

¿Dónde quedó la Feria de la Flor de Nochebuena? Olvidada. No le importa al alcalde. No le interesa. Al fin y al cabo, de todos modos, el producto se vende, gracias a los esfuerzos de los productores.

Mientras el alcalde zitacuarense se duerme en sus laureles y se relaja, otros municipios se activan e impulsan a sus productores de nochebuena. Puebla y la Ciudad de México, que también cultivan esta flor, buscan impulsarla y obtener mayores ganancias.

Si bien Zitácuaro es una potencia nacional, el título bien pronto le podría ser arrebatado por otro municipio que promocione más y mejor su nochebuena, y en donde los productores reciban buen apoyo de sus autoridades.

Durante sus 2 campañas para la alcaldía, Herrera afirmó que fortalecer al campo sacaría adelante, económicamente, al municipio. Los productores agropecuarios no sólo tendrían mayores ingresos y elevarían su nivel de vida, sino que crearían un mayor número de empleos.

Esa era su apuesta. Y decimos era, porque no la ha sacado adelante. Una cosa es decirlo y otra, muy diferente, hacerlo. En su primer año como alcalde, en el último tercio del 2015, Herrera fortaleció las ferias de la guayaba, el aguacate y la nochebuena.

Respecto a ésta última, el apoyo fue tal que la feria de la flor de nochebuena 2015 duró 5 días. Del 13 al 18 de noviembre, en la plaza cívica Benito Juárez. Hoy, el alcalde Herrera no es ni la sombra de su yo de hace 3 años.

Los productores de nochebuena señalan que, si bien tienen confianza en sacar adelante la venta de sus 7 millones de plantas, la feria les da proyección nacional e internacional y los contacta con nuevos compradores.

Además, critican que el argumento de que no hay dinero sea válido para no hacer el evento. Consideran que, cuando mucho, se necesitarían 10 mil pesos. Todo lo demás es trabajo y aportación de los propios floricultores.

El problema no es tanto la falta de dinero, sino de ganas.

Y, en realidad, 10 mil pesos no creemos que sea algo gravoso para el municipio. Lo que el nuevo Carlos Herrera nos ha demostrado es que no le interesa ya hacer nada. Y es que él mismo no tenía que organizar la feria, sino ordenas a sus subordinados. Pero ni eso.

Está desesperado por el dinero para obras. Eso es lo que quiere. Eso es lo que le interesa, no por el beneficio que pudiera generar para los zitacuarenses, sino el negocio que va asociado a esta actividad, entre autoridades y empresas constructoras consentidas.

Muy mal para Carlos Herrera. Con su actitud, que es bien evidente entre los ciudadanos zitacuarenses, lo único que hace es elevar el nivel de incertidumbre de la población, por una administración que se ve sin rumbo ni cabeza…

Una Carga Para Zitácuaro

Finalmente, después de 3 años, se inauguró, este viernes 30 de noviembre, la Casa del Adulto Mayor de Zitácuaro, en su primera etapa solamente. Un acto desagradable que sólo sirvió para el lucimiento de las presidentas del DIF estatal y municipal, Rocío Beamonte y Rosario Jasso, quienes se colgaron el mérito.

Hicieron su teatro, frente a los asistentes que tuvieron que esperar dos horas a que el gobernador llegara. Todo parece indicar que el helicóptero le falló, debido a las condiciones climáticas.

Así que Silvano se tuvo que “sacrificar” a viajar a Zitácuaro en su camioneta de lujo. Y el público se tuvo que aguantar. Con todo lo bueno que implica tener un lugar para albergar a los adultos mayores que se quedan desamparados en la etapa más frágil de su vida, hay aspectos malos.

El acto de inauguración se concentró en la miel que derramaban las protagonistas, pero no se habló de los datos duros: Es decir, ¿cuánto costó la obra? ¿De dónde salió el dinero? ¿Quién tendrá la autoridad para tomar decisiones: la iglesia católica, que aportó el inmueble, o el gobierno del estado, quien se adjudica el crédito de la inversión?

Lo peor es que, si bien no lo aclaró Silvano Aureoles, sí dejó entrever que ni el gobierno del estado ni el municipal pagarán ni un centavo para la manutención de la Casa del Adulto Mayor.

Todo parece indicar que los gastos deberán ser cubiertos por “la sociedad”; es decir, nosotros, los zitacuarenses. Lo dijo más o menos así: no quiero ver que en un tiempo no hay dinero para pagar a la señora que hace el aseo.

No quiero que no haya medicinas ni alimentos para los adultos mayores. Y, por eso, al final de su intervención hizo un llamado a la sociedad para que ayude con las cosas que requiera esta estancia y su servicio.

¿Es decir, los zitacuarenses debemos de pagar los gastos para su operación? ¿A nosotros nos carga la manutención del “sueño” de Rosario Jasso, esposa del alcalde, y de Rocío Beamonte? ¿Y, nosotros por qué?

Desde un principio es mejor transparentar, tanto el costo, como el nombramiento del personal, así como la operación de esta casa, cuyo objetivo es totalmente limpio y justificable. Pero no así la intención de los gobiernos estatal y municipal de lavarse las manos.

Es claro que Silvano Aureoles no le gusta hacerse cargo de los gastos del gobierno y por eso decidió entregar a la federación la nómina de los maestros estatales y piensa hacer lo mismo con la de otros sectores, como el de salud.

Le gusta manejar el dinero a su arbitrio y destinarlo a lo que quiera, sin presiones. Pero nada de esto tiene que ver con los intereses de los michoacanos. No por nada, la encuestadora Arias Consultores lo ubicó como el cuarto gobernador más repudiado del país.

Los otros son mandatarios que ya están al final de sus administraciones y que ya no tienen interés de hacer nada. Silvano cayó más de 20 puntos de agosto a la fecha. Según la empresa, sólo 12 de cada 100 michoacanos aprueba su trabajo.

En agosto, todavía un tercio de los habitantes de la entidad tenían la esperanza de que cumpliera sus promesas. Silvano se queda, cada vez, más sólo. No sólo eso, sino parece perdido, sin rumbo, con decisiones absurdas, que no sabemos a dónde nos llevarán. Pero lo seguro es que así Michoacán no saldrá de su rezago.

Comments

comentarios