Las Peligrosas Arenas Movedizas en la Economía

Por M. en D. Joaquín R. Benítez V.

¿Hacia dónde va la economía mexicana?, ¿se avecina un nueva crisis económica?, ¿nuevamente, políticos y empresarios están especulando con con las gasolinas para obtener millonarias ganancias? Las instituciones en esta materia, Secretaria de Hacienda y Crédito Público (SHCP) y Banco de México (Banxico), niegan una y otra vez que México se encuentra en una rescisión o crisis.

Aunque el discurso es optimista y lleno de buenos deseos, los hechos contradicen las versiones gubernamentales, el peso mexicano se sigue devaluado alcanzado un tipo de cambio de $19.30 pesos por dólar, ello gracias a la debilidad de la moneda americana, ante el cierre del gobierno federal por pare de Trump, el cual ya cumple más de 20 días; en días venideros se sumará el impacto del desabasto de desabasto de gasolinas.

Aunada a la situación económica, también sigue afectado el contexto en materia de seguridad pública, el cual incide en las turbulencias financieras por las que atraviesa el país, los inversionistas no ven con agrado la cancelación del Aeropuerto de la Ciudad de México, así como la inseguridad que azota al país; existen inversionistas que ni si quiera piensan en el país como una opción.

¿Qué haremos los mexicanos? Cuando el desempleo abunda por doquier, pese a estar “cada día más instruidos e informados”; cuando las fuentes laborales desaparecen y el comercio informal es la alternativa; cuando los trabajos existentes no alcanzan para cubrir las necesidades de los hogares; cuando abunda la desesperación por no tener que comer; cuando muchos no tienen para pagar la renta del lugar en que viven; entonces, ¿qué hacer?

Mientras los de abajo y olvidados deben apretarse más el cinturón, la clase política y gobernante sigue viviendo fastuosamente, a pesar de bajarse insignificante los salarios (véanse la simulación de Diputados y Senadores), los negocios al amparo del poder siguen vigentes como antaño; los recortes presupuestales que se incluyeron en el Presupuesto de Egresos de la Federación para 2019, desactivarán el dinamismo económico del país.

Pero el cinismo también es parte integrante de los gobernantes, el Secretario de Hacienda mencionó que la economía está bien, que lo que está mal es la percepción de los ciudadanos, en pocas palabras, las necesidades del pueblo no interesan, la microeconomía (la de los hogares) tiene años que no le importa a los gobiernos en turno, lo único que presumen son los números macroeconómicos.

De qué sirve que México sea el mayor fabricante de automóviles de América latina si en los bolsillos de las familias no hay el suficiente dinero para cubrir las necesidades básicas del hogar; de qué sirve ser un país petrolero cuando los precios de las gasolinas y diesel son de los más altos de la región; de qué sirve exportar los productos agrícolas, cuando cientos de jornaleros mexicanos terminan trabajando en los campos de los Estados Unidos.

El crecimiento debe venir de abajo hacia arriba y no al revés; de qué sirve que nuestro gobernantes sean egresados de grandes universidades, cuando en la mayoría del  país se cuenta con escuelas que no tiene los servicios básicos y profesores que no están debidamente preparados. Al final la economía se hunde sin que se tomen las medidas pertinentes para rescatarla.

Ojalá que las reestructuraciones del gobierno de AMLO den bueno resultados, por el bien de los mexicanos, se necesitan un viraje en el rumbo adecuado de la prosperidad, las cual no se conseguirá solamente con el combate a la corrupción ni con el aislamiento internacional que se pretende al no asistir a foros económicos como el de Davos, es allí donde se pueden tejer alianzas que beneficien a México.

_____________________

jbenitezv_nos@hotmail.com (comentarios y sugerencias).

Comments

comentarios