Se Cruza de Brazos Fiscalía Ante Grave Aumento de Desapariciones

Zitácuaro.- Ante el incremento de desapariciones de personas en Zitácuaro (presuntamente secuestradas), la Fiscalía Regional, dependencia que corresponde su investigación, ha actuado con negligencia y opacidad, al negarse a informar al respecto y no operar con urgencia para localizar a las víctimas.

El caso más reciente fue el de un taxista a quien le pidieron un servicio nocturno a Ciudad Hidalgo. Salió de su casa, pero no regresó. Al respecto, la denuncia que se presentó ante la Fiscalía, en lugar de ser atendida con la urgencia y prontitud que el caso requería, fue guardada en el escritorio de la fiscal que recibió el caso. Luego se fue de vacaciones.

Fue hasta que los familiares de las víctimas exigieron respuestas que la indagatoria fue recuperada y encargada a otro fiscal. Mientras, se perdió tiempo valioso que pudo haber servido para rescatar al taxista, ya que las primeras horas son las más importantes, en caso de desapariciones.

La excusa de la Fiscalía es que los casos de secuestros se atienden en Morelia, por parte de un grupo especial dedicado a ello. Sin embargo, la ley indica que el agente del Ministerio Público que conoce del caso debe de implementar acciones de urgencia, a fin de localizar al desaparecido, lo que no se ha hecho.

El problema es que tampoco ha habido prontitud para mandar los asuntos a la capital del estado, para que el grupo especial implemente los operativos correspondientes. Y, al tratarse de un hecho delictuoso, la Fiscalía no puede lavarse las manos.

Cifras extraoficiales señalan que de noviembre a la fecha ha habido al menos 30 casos de desaparición, tanto en Zitácuaro, como en los municipios de la región a cargo de la Fiscalía que tiene su sede en esta ciudad.

En ningún caso se han realizado los operativos correspondientes. Han sido los mismos familiares de las víctimas las que se han abocado a su búsqueda, tanto a través de las redes sociales como entre familiares y conocidos.

Respecto al caso del taxista, sus familiares se han organizado para llevar a cabo su búsqueda en todo el municipio. Han creado grupos que se movilizan en vehículos, por los lugares en donde se cree que podría estar.

De entrada, llegaron a la conclusión que nunca salió del municipio, porque no se encontró evidencia de que se hubiera dirigido a Ciudad Hidalgo. Luego de varios días localizaron el taxi, en un lugar abandonado e informaron a la Policía Michoacán para que fuera por la unidad. Luego, la corporación se atribuyó el crédito de la recuperación.

Asimismo, señalaron posibles lugares en donde podría haber tumbas clandestinas; sin embargo, la corporación no ha hecho nada por investigarlos. La Fiscalía se lava las manos.

Comments

comentarios