Silvano y Herrera, ¿A qué Juegan?

Por Ricardo Rojas

Zitácuaro.- Al momento de escribir la presente entrega, van 24 días de paro magisterial y todavía no se vislumbra una solución. Es evidente la falta de interés del gobernador, Silvano Aureoles Conejo, de llegar a un arreglo, toda vez que a él le correspondería ser el que impulse la negociación y el diálogo, pero no es así.

El diálogo es promovido por el gobierno federal, cuando la problemática específica que reclaman los maestros es de competencia estatal. Silvano acude a la mesa de negociación, pero como mero invitado, sin querer asumir responsabilidades que destraben el problema.

No es muy complicado: los maestros piden que se les paguen los adeudos. Así que con saldar lo pendiente se solucionaría todo. Pero Silvano no quiere hacerlo, tanto porque no tiene recursos para ello, por la quiebra técnica en la que se encuentran las finanzas, como por el hecho de que lo que quiere es que la federación se haga cargo de todo.

Los líderes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (Cnte) acusaron este martes a Silvano de alargar la solución a propósito: “administra el conflicto”, dicen. Esto, porque quiere sacarle más y más dinero a la federación, para tapar los boquetes económicos que él mismo habría provocado.

Y sí, en Silvano todo es blof, mentiras y una campaña para hacer creer a la gente como que hace, cuando en realidad no tiene voluntad de avanzar. Esto, gracias a que la mayoría de los medios de comunicación del estado están amordazados con una buena cantidad de dinero.

Veamos: por ejemplo, este martes 5 de febrero anunció que dio la instrucción de pagarle a los maestros un bono de los que se les adeudaban, como muestra de voluntad. Pero es mentira.

Sí, si comenzó a pagar un bono, pero lo que no dice es que es uno que apenas se venció el 31 de enero de 2019. Se trata de una compensación anual que se da a todos los maestros del país.

Los maestros michoacanos con plaza federal lo recibieron junto con la segunda quincena de enero. Así que, en lugar de ceder y pagar a los maestros algo de lo que les adeuda, en realidad pagó el bono de enero con 5 días de retraso.

No abonó nada, ni un centavo, de lo que se les debe a los maestros michoacanos y que es motivo principal del paro. Esto, a pesar de que en el mes pasado recibió mil millones del gobierno federal para hacer frente a la mitad de los compromisos atrasados.

Así, en relación al bono que pagó este 5 de febrero, los medios estatales hicieron eco, en coro, a la “voluntad” del gobernador de pagar adeudo a los maestros que “se niegan” a ceder.

De esta forma no se va a avanzar. El conflicto ya se ha hecho viejo y cada vez serán más las consecuencias negativas que generará. Mientras que Silvano Aureoles está como si nada pasara, como si no le importara el estado que gobierna (supuestamente)…

Impuestos Polémicos

Tan con los pies se propusieron nuevos impuestos a diestra y siniestra, a nivel estatal, que el único fundamento era el recaudar más dinero para que el gobierno del estado no tuviera preocupaciones para pagar sus gastos de operación y Silvano Aureoles se la llevara de a muertito.

Pero las cosas se le han revertido a Silvano, al grado de que algunos de los mismos diputados de su partido que en diciembre votaron a favor de autorizar los nuevos impuestos ahora han firmado el recurso de inconstitucionalidad que presentaron los legisladores locales de Morena para echarlos abajo.

Con el fin de tratar de salvar un poco la situación y quedarse con algunos de los muchos impuestos que se inventó, el gobernador mandó hace unos días una iniciativa para eliminar algunos de ellos.

Se trata de los nuevos impuestos cedulares y notariales. Los primeros gravarían a personas físicas por la prestación de servicios profesionales. Y los segundos, cobrarían a negocios jurídicos o instrumentos notariales.

No obstante, se mantenían unos de los más gravosos, como el que aumentó en 50% el cobro del impuesto sobre la nómina y del hospedaje, que subió de 2 al 3 por ciento en ambos casos.

También mantenía Silvano los llamados impuestos “ecológicos” que gravarían a los basureros ubicados en la entidad y obligarían a los dueños de autos a verificarlos mediante un no muy claro mecanismo.

Pero los diputados de Morena están empeñados a echarlos atrás y presentaron la ya mencionada controversia constitucional. Afirman que probarán que los impuestos de Silvano son anticonstitucionales y no deberían de aplicarse.

Y, para mala suerte del gobernador, los legisladores de Morena no están solos, porque, como dijimos, se han sumado diputados de otras fuerzas políticas, como el PT y algunos perredistas. Los priistas aún lo piensan, pero quizá se cuelguen de esta lucha para sacar algo de raja.

Además, la iniciativa privada de Michoacán, tan castigada por la crisis estatal y de las finanzas del estado, tampoco está contenta y apoyaría esta controversia. En especial los hoteleros, que serían los principales golpeados por los impuestos al hospedaje.

Y es que, en realidad, parece absurdo que se quiera gravar más a la hotelería michoacana, cuando apenas comienza a recuperarse, poco a poco, de la falta de huéspedes en el estado, producto del clima de violencia en el que ha estado sumido Michoacán.

Esto provocaría, automáticamente, incremento de tarifas, lo que haría más caro el del por sí mercado turístico de Morelia, en comparación con costos de otras ciudades con más atractivos.

Pero es sorprendente el hambre de recursos que tiene Silvano. En fin. Veremos si los diputados de Morena le ganan la partida al de por sí ya debilitado, políticamente, gobernador…

Y Herrera, ¿a qué Juega?

Mal le salió la jugada a Carlos Herrera Tello al intentar echar a pelear a los trabajadores municipales con el magisterio. Al retenerles salarios y prestaciones, intentaba que éstos le reclamaran por su falta de pago a los maestros.

Pero no, si bien los integrantes del Sindicato Único de Empleados Municipales (Suem) sí hicieron un llamado a los maestros a retirarse de la presidencia, éste no fue enérgico ni agresivo.

Y es que los trabajadores municipales saben, como los ciudadanos de Zitácuaro, que no hay relación entre la toma de la Presidencia y la falta de pago a los empleados del Ayuntamiento.

Porque los salarios siempre se derivan de la participación que el Ayuntamiento recibe del gobierno del estado. Ese dinero sirve para pagar los gastos de operación y no puede (no debe) de ser desviado con otros fines.

Si el Ayuntamiento no completa con esta participación para pagar salarios es indicativo de que parte de ese recurso se ha desviado. El problema es que la administración de Carlos Herrera tiene tantas deudas que, con bloqueo o sin él, pronto comenzará a tener problemas para pagar nóminas.

Por otro lado, el alcalde zitacuarense, que habría quedado como el edil que devolvió la feria del pueblo a su fecha original del 5 de febrero, también será recordado como el que mató el sentido popular del festejo.

Esta podría ser, si no la peor, sí una de las más malas fiestas, hecha con los pies, para el beneficio de unos cuantos. De hecho, hace tiempo que los zitacuarenses no sentimos el ambiente festivo que debería de acompañar a la que era la principal feria del oriente y, quizá, del estado.

¿Qué festejamos? Nuestros antepasados, liberales como eran, aprovecharon la fecha de la promulgación de la Constitución para darle un día especial a la fiesta que anteriormente era religiosa. Y sentían la emoción y el fervor.

Pero ya no. Inclusive, es curioso que ni en el desfile improvisado y desorganizado, se promovió ninguna de las dos motivaciones del 5 de febrero para Zitácuaro. Ni se hizo alusión a la Constitución, ni a la feria. Nada, sólo contingentes que desfilaban. Algunos de ellos, quizá hasta obligados a hacerlo. Pero no hubo emoción, ni fiesta.

Además, para colmo, el discurso del acto cívico fue entregado, por el alcalde, a su esposa, Rosario Jasso Briseño. No tendría nada de malo si hubiera aprovechado para hacer un examen de autoanálisis de lo que ha significado la Constitución y retomar el compromiso de cumplir la ley. Pero no, sólo alabanzas a su esposo. Eso no…

Comments

comentarios