Detiene la Policía Ilegalmente a Reportero que los Balconeó

Zitácuaro.- El reportero Armando Linares, de El Despertar, fue privado de la libertad por elementos de la Policía Municipal, por el “delito” de documentar una detención ilegal que los elementos realizaban de un automovilista a quien agredieron y esposaron sin razón.

Linares, quien fue testigo del actuar de los policías, porque se encontraba en el lugar en donde ocurrieron los hechos, no dudó en sacar su teléfono celular para grabar y transmitir por Facebook el incidente de tránsito.

El comunicador menciona que los hechos ocurrieron alrededor de las 10 de la mañana del sábado 16 de febrero, circulaba en un vehículo, acompañado por otros reporteros, sobre la calle Salazar, casi esquina con Lerdo de Tejada, de esta ciudad.

Observó que un vehículo circulaba en sentido contrario y fue detenido por elementos de la Policía y Tránsito municipal. Sin embargo, en lugar de infraccionarlo y, en su caso, remitirlo al corralón, de inmediato sacaron al conductor de la unidad y lo detuvieron.

El automovilista iba con su hijo, de aproximadamente un año de edad. Los elementos se lo arrebataron y, sin mediar palabra, lo esposaron, para subirlo a una patrulla. Armando, quien ya transmitía el hecho, preguntó a los policías que qué protocolo se seguía para detener a un conductor, cuando sólo había cometido una infracción de tránsito.

Un elemento, identificado con el apellido Miranda, sacó su teléfono y comenzó a tomarle fotos al reportero. Luego le respondió que el automovilista venía en sentido contrario y al ser detenido había opuesto resistencia.

El reportero le comentó al policía que eso era falso, que él había visto y el conductor en ningún momento se resistió. Así que cambió su versión y dijo que lo detenía porque así lo estipulaba el Bando de Policía y Buen Gobierno.

Así que el oficial ignoró al comunicador. Armando Linares continuó con la transmisión, cuando otro oficial, que traía al niño del automovilista, se le acercó y le arrebató el celular. Después, el oficial Miranda lo tomó por detrás y lo esposó.

Linares fue subido a la patrulla. Cuando lo trasladaban, intentaron amedrentarlo. Le decían “que me iba a cargar la chingada por meter mis narices donde no debía”. También le comentaron que no por ser prensa iba a hacer lo que quería.

En la patrulla también estaba el automovilista detenido, al que Linares le preguntó si le habían entregado una infracción, a lo que respondió que no, que solo lo detuvieron sin darle tiempo de nada.

Unos 10 minutos después, detuvieron la patrulla y liberaron al reportero, pero no al ciudadano que habían detenido ilegalmente. Como el teléfono se lo habían entregado a un compañero periodista, se retiró.

Sin embargo, acudió a la Comisión Estatal de Derechos Humanos a denunciar el hecho y hará lo mismo en la fiscalía, donde presentará denuncia penal contra la actuación de la policía.

Comments

comentarios